Entrada destacada

Bebés gemelos: Similares pero diferentes

 #bebés #bebésgemelos #padresdegemelos #consejossobrebebés #bebéscomportamiento La naturaleza es tan sabia que proporcionó nueve me...

viernes, 30 de diciembre de 2011

Yoga en el tercer trimestre de embarazo


Continúa haciendo con regularidad los mismos ejercicios de gimnasia suave que te recomendamos en el segundo trimestre y que a estas alturas debes conocer ya de memoria.

La sesión está calculada para que se adapte a los últimos seis meses del embarazo. El vientre no te molestará, y esos movimientos, que tienden, extienden y flexi-bilizan tu cuerpo, te enseñarán también, de manera inconsciente, la relajación y la manera correcta de respirar, preparándote, en las mejores condiciones, para vivir el parto ya cercano.

Cuidado con no forzar. Si un ejercicio te cansa o te parece demasiado difícil, no insistas. Ya lo intentarás unos días más tarde. De momento, pasa al siguiente. Por otra parte, las cifras que doy en cuanto al número de veces que se ha de repetir cada ejercicio no tienen más que un valor indicativo. Si estás demasiado cansada, detente antes de terminar la serie. Tú sola puedes juzgar lo que te ocurre. Permanece siempre atenta a tu cuerpo, que será tu mejor guía.

Importa saber que la sesión representa un todo homogéneo y equilibrado. Existe una relación lógica entre los diversos ejercicios.

Si uno de ellos fatiga un poco, allí está el segundo para procurar el descanso y la relajación. Si uno pone en movimiento ciertos músculos y ciertas partes del cuerpo, el siguiente moviliza los que no trabajaron en el anterior. Por ese motivo, más vale ejecutar toda la sesión al propio ritmo, en vez de forzar al principio y detenerse a medio camino.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

La Silueta del tercer trimestre


Esta vez, ya no puedes ocultarlo. No cabe duda de que estás encinta. Ahí está tu silueta para demostrarlo. En este estado del embarazo, la modificación no se reduce a un cambio de volumen del vientre, sino que se extiende a toda la apariencia física.

El tamaño de los senos se ha estabilizado desde el comienzo del segundo trimestre y, si pones mucho cuidado en no aumentar demasiado de peso, no hay ninguna razón para que la cara, la espalda, los brazos, los muslos y las piernas cambien de tamaño o de volumen. Todo lo más, advertirás una ligera pérdida de musculatura, que será menos importante si has practicado regularmente la natación y/o la gimnasia suave.

Al iniciarse el tercer trimestre, el fondo del útero se encuentra muy por encima del nivel del ombligo y, en el noveno mes, alcanza la punta del esternón. Ciertos órganos empiezan a manifestar síntomas de compresión. El espacio ocupado por la vejiga se reduce, lo que provoca frecuentes ganas de orinar.

La parte inferior de los intestinos tiende a llenarse de manera insuficiente y se observa con frecuencia un estreñimiento debido a la presión sufrida. La capacidad de expansión de los pulmones de la futura madre disminuye, por lo que puede sentirse oprimida, tener palpitaciones. También el estómago está comprimido. En esta fase del embarazo, se alcanza el máximo de volumen aparente.

Durante estos últimos meses, el útero se prepara ya para la expulsión. Toma la forma de una pera vuelta hacia abajo. Se desarrolla pues, en la parte superior del vientre femenino, al cual da perfiles diferentes, ya sea con el vientre apuntando hacia adelante, ya sea redondeado desde una cadera a la otra. Según la tradición popular, la forma del vientre varía de acuerdo con el sexo del niño que va a nacer: chico si la tripa apunta hacia adelante, chica en el caso contrario. Puedo asegurarte que no hay la menor verdad en eso.

En realidad, el perfil de una mujer al final del embarazo varía con el peso del niño, el volumen del líquido amniótico y el estado de su pared abdominal.

Durante el tercer trimestre, no es raro sentir contracciones. Las fibras musculares del útero se endurecen como lo harán en el momento del parto, con la sola diferencia de que las contracciones son en este momento espaciadas, irregulares y casi siempre indoloras.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Los senos en el tercer trimestre de embarazo


Los senos se mantienen en su volumen máximo. Los vasos sanguíneos que los irrigan suelen transparentarse mucho bajo la piel tensa. Los pezones están ya dispuestos para la lactancia y segregan de vez en cuando un poco de calostro, el líquido amarillento al que ya me he referido.

Ciertos médicos recomiendan incluso apretar sistemáticamente los senos, con objeto de que el calostro abra los canales galactóforos, favoreciendo así el mecanismo de la lactación.

En realidad, se trata de un ensayo de la verdadera subida de la leche, que no tendrá lugar hasta el tercer día después del parto.

Si has decidido amamantar a tu hijo, la única preparación para la lactancia materna consiste en una buena higiene. Evita resecar los pezones hacia el final del embarazo enjabonándolos con exceso.

Dales masaje a diario, en el sentido de las agujas del reloj, con el mismo producto que hayas elegido para el resto del cuerpo: aceite de germen de trigo o de almendras dulces, por ejemplo. También puedes tirar a diario de los pezones, suavemente, a fin de hacerlos sobresalir durante unos minutos.

Todos esos cuidados específicos no son indispensables, pero quizá contribuyan a favorecer una lactancia sin problemas.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Parto sin dolor


La mayoría de los médicos recomiendan por regla general a sus pacientes al comienzo del tercer trimestre del embarazo que sigan una serie de clases preparatorias para el parto sin dolor o psicoprofiláctico.

Esas clases, colectivas o individuales, las da una profesora, que suele ser también comadrona. También la Seguridad Social imparte para las mujeres con Cartilla de embarazada unos cursillos de preparación prenatal, totalmente gratuitos.

Tienen por objeto procurar a la mujer embarazada:

- En primer lugar, una preparación intelectual: cursillo de información sobre la fisiología del embarazo y del parto.

- En segundo lugar, una preparación psíquica, con el fin de desvanecer al máximo (en caso necesario) el temor al parto ya próximo.

- Por último, una preparación física, que comprende cuatro tipos de ejercicios:

— musculación;

— flexibilización;

— relajación (para saber relajarse durante las contracciones);

— los distintos tipos de respiración que se han de utilizar durante el parto.

Evidentemente, hay que repetir después esos mismos ejercicios en casa.
El mérito principal de esas clases consiste en infundir confianza a la mujer embarazada.

Cuanto más informada se está, menos miedo se tiene. La mujer empieza entonces a ser capaz de imaginar el parto: los síntomas anunciadores y los tres períodos del trabajo (dilatación, expulsión del niño y expulsión de la placenta). Durante el embarazo, oye contar tantas historias, cada una más edificante que la anterior, que al final ya no sabe distinguir entre lo real y lo falso.

Si la profesora que te da las clases de parto sin dolor es comadrona, sería ideal que estuviese presente durante el parto.

Así te asistiría, te ayudaría a adoptar sin asustarte los diferentes modos de respiración, a relajarte entre las contracciones, a empujar o a contenerte cuando sea necesario. En resumen, y como se dice comúnmente, a no perder la cabeza, lo que significa muchísimo.

Pero quizá has elegido otra manera de dar a luz. Esa discusión no es de mi incumbencia. Debe tener lugar entre el médico y tú. De todas formas, has de saber que existen varios métodos de atenuar, incluso de suprimir totalmente el dolor. Tienes derecho a elegir el que te convenga más, salvo, claro está, si hay imperativos de orden médico que imponen el recurso a otro.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Dolor de espalda en el embarazo


El verdadero problema que se plantea a lo largo de todo el tercer trimestre, directamente vinculado al peso y al volumen del vientre, consiste en la aparición de dolores en la espalda a veces violentos.

Como suele decirse, se tiene dolor de ríñones.

A medida que el vientre aumenta de tamaño, se tiene tendencia a arquearse, a hundir los ríñones, a echar instintivamente los hombros hacia atrás para buscar un nuevo punto de equilibrio, para obligar a ese cuerpo, tan distinto de aquel con el que estamos acostumbradas a vivir, a adoptar una nueva postura.

Por desgracia, la posición que se elige al principio, sin darse cuenta, es muy pocas veces la buena. Al cabo de un momento, la espalda nos llama al orden. Y al sentirnos molestas, cambiamos de postura.

Has de saber que, cuanto más musculadas estén la banda abdominal y la espalda, cuanto más se haya flexibilizado la pequeña musculatura, muy profunda, de la columna vertebral, cuanto más se haya nadado, cuanto más regularmente se hayan practicado los ejercicios de gimnasia suave indicados, más conciencia se tendrá del propio cuerpo y menos molestará la región de las vértebras lumbares. Así se adopta de manera natural una buena postura.

martes, 20 de diciembre de 2011

Consejos de alimentación para embarazadas


- Cena de manera muy ligera.
En muchos casos, en cambio, las cenas resultan demasiado copiosas. No se precisan muchas calorías para dormir. Durante el sueño, se consumen muy pocas. Un exceso de calorías en la cena cuenta doble, y una comida ligera facilita el sueño.

- Come con tranquilidad.
Mucha gente come mal y con apresuramiento a mediodía. Mastica concienzudamente los alimentos (te dará la impresión de comer más) y relájate. Eso favorece la digestión.

- No comas entre horas.
Si tienes mucho apetito, tómate un yogur o cómete una manzana o una zanahoria. Ten cuidado con las chucherías, como una tostada de pan con mantequilla, unas cuantas galletas, ios caramelos, una pastilla de chocolate, etc. Suponen una mina de calorías escondidas. Sin darte cuenta, puedes llegar a doblar tu ración diaria de calorías y engordar dos kilos sin entender por qué. No andes picando entre horas. Hacerlo desajusta el equilibrio alimentario, sobre todo durante el embarazo.

- Cocina con la menor cantidad de grasa posible.
Una cocina demasiado grasa no beneficia al organismo. Aporta calorías superfluas y ocultas, que pueden ser perjudiciales. Aprovecha el hecho de estar embarazada para cambiar de costumbres dietéticas y alimenticias. Haz disfrutar de ellas a toda tu familia. Todo el mundo se sentirá mejor. El embarazo es la ocasión soñada para familiarizarse con la dietética.

- Reduce al máximo el consumo de azúcar.
Como ya he dicho, el azúcar —o los alimentos azucarados— llama al azúcar, con lo que se entra en un círculo vicioso. Cuanto más azúcar se toma, más necesidad se experimenta de él. En la medida de lo posible, suprime el azúcar de tu alimentación.
Mucho cuidado con las bebidas azucaradas, muy ricas en calorías. Todo lo azucarado hace engordar: galletas, chocolate, caramelos, todos los dulces, los helados, los pasteles... Naturalmente, no se trata de prohibir todo eso. Pero si tienes tendencia a engordar, considéralos como tus enemigos y no reemplaces nunca una comida por ellos. El volumen no tiene gran cosa que ver con el aporte calórico. Aprende a elegir tus alimentos con discernimiento. Así podrás preparar tu propio régimen, tomando en cuenta tus gustos y tus costumbres en materia de alimentación.

- Bebe por lo menos litro y medio de agua diarios.
Se pueden pasar algunas semanas sin comer, pero no se puede vivir más de tres días sin beber. Nuestras necesidades cotidianas se elevan a unos dos litros y medio de agua al día. Claro que, los alimentos que tomamos a diario nos proporcionan ya de por sí cerca de un litro de agua.

Para completar este aporte, se necesita litro y medio de bebida al día (una botella grande de agua mineral). En realidad, esta cantidad de líquido se distribuye entre el desayuno (té, café, leche, etc.) hasta la última bebida de la noche, pasando por la que se toma en las comidas y durante el resto del día.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Cuidado de dientes en segundo trimestre de embarazo


Segundo trimestre = segunda visita de comprobación al dentista. El embarazo requiere una vigilancia regular de la dentadura.

Por otra parte, si han empezado a tratarte la boca antes de quedar embarazada, nada te impide continuar. Si fuese necesaria una intervención importante, los únicos que pueden aconsejarte son el dentista y el ginecólogo.

Uno de los pequeños males que más me han hecho sufrir durante mis embarazos, sobre todo en las proximidades del segundo trimestre, es la gingivitis. A priori, parece algo sin importancia, pero en realidad te envenena la vida. Las encías se hinchan, se tensan, sangran por cualquier motivo y a veces duelen muchísimo. Ni pensar en morder una manzana ni en lavarse la boca con un poco de fuerza.

Para colmo, pueden aparecer aftas en la mucosa del interior de la boca. El embarazo causa con frecuencia este género de problemas, clásicos de él. La gingivitis desaparece de modo automático después del parto, y las aftas se alivian localmente mediante un gel prescrito por el médico. A veces ayudan también las gárgaras de agua tibia con un poco de agua oxigenada.

En todos estos casos, utiliza un cepillo de dientes muy suave.

Sabes que estás guapa y te sientes en plena forma. Eso no te autoriza a exagerar. Al contrario, aprovecha este período en que te hallas en estado de gracia para organizar tu vida cotidiana y aligerar poco a poco tus actividades. Mientras estás embarazada, no tienes la misma resistencia que antes. Sé prudente y cuídate a diario, tanto de ti misma como del niño que llevas en tu seno.

viernes, 16 de diciembre de 2011

El busto en el segundo trimestre


No hay ninguna novedad con respecto al busto durante el segundo trimestre. El volumen del pecho se hace estable. No pierdas las buenas costumbres adquiridas durante los tres primeros meses del embarazo.

- Lleva siempre un sostén confortable, bien adaptado al tamaño de tu pecho. Usalo de día y de noche si tienes el pecho demasiado voluminoso. La naturaleza no ha previsto músculos especiales para sostener el pecho durante el embarazo.

- Date masaje y más masaje cada día, en el sentido de las agujas del reloj, con una buena crema o con aceite de almendras dulces (o de germen de trigo). No olvides el pezón.

- Practica la gimnasia suave. La sesión incluye dos ejercicios destinados especialmente a fortalecer los músculos pectorales.

A partir del quinto mes, no te extrañe ver que, si presionas la punta de los senos, salen algunas gotas de un líquido ligeramente opaco y amarillento. Se trata del calostro segregado por las glándulas mamarias. Prepara la llegada de la leche. Cuanto más avance el embarazo, más cantidad saldrá espontáneamente. Lávate a fondo los pezones todos los días durante la ducha o el baño.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Alimentación en embarazadas con peso ideal


Régimen para embarazadas en peso ideal

En general, puedes estar en tu peso ideal por dos motivos: o bien porque tienes la suerte por naturaleza de comer todo lo que quieras sin engordar un gramo, o bien porque cuidas tu alimentación.

Si te encuentras en el segundo caso, no hay ninguna razón a priori para que te abandones durante el embarazo. Sigue mostrándote igual de vigilante y adopta el régimen n.° 2 si has aumentado demasiado de peso de una vez.

Regla general: aplícate el régimen básico (p. 58) y añádele:

— 80 g de queso diarios (nada más, debido a las grasas que contiene; haz la prueba siguiente: pon al sol un trozo de gruyere, por ejemplo, vuelve al cabo de una hora o dos y te encontrarás con aceite en lugar de queso);

— una rebanada de pan (con preferencia integral) por comida.

Atención: las 200 calorías suplementarias autorizadas al día no deben provenir de cualquier cosa, sino que han de estar constituidas por proteínas y calcio. 200 calorías de caramelos no le interesan ni a tus caderas ni al niño que estás gestando.

lunes, 12 de diciembre de 2011

La Piel en el segundo trimestre de embarazo


Aunque tengas una tez resplandeciente, luminosa, no descuides el cuidado de la cara. En este momento, la piel presenta una tendencia mayor que nunca a deshidratarse. De hecho, no hace más que reflejar lo que ocurre en el interior de tu cuerpo. Si te sientes en plena forma, tu cutis lo estará también. Pero si no le prestas atención, tal vez te encuentres un buen día con el cutis completamente deshidratado y reseco.

Desmaquíllate cuidadosamente todas las noches con una buena leche de belleza. A continuación, con ayuda de un algodón, pásate una loción tónica sin alcohol por toda la cara. Algunos especialistas recomiendan darse después un masaje suave a la cara con una buena crema alimenticia y conservarla durante toda la noche. (Cuidado con el contorno de los ojos)

La piel es particulamente frágil en este punto, y la crema puede provocar hinchazones anormales.) Otros dicen que hay que dejar que la piel respire durante toda la noche y que, de todas maneras, no se debe mantener una crema nutritiva sobre la cara más de veinte minutos, ya que su acción se anula después de ese lapso de tiempo. Si eliges esta segunda fórmula, aplícate, por ejemplo, la crema antes del desayuno y el baño (o la ducha) y retira después lo que no haya sido absorbido con un pañuelo de papel.

De todos modos, la crema nutritiva no reemplaza la base hidratante y protectora que llevarás durante el día, bajo el maquillaje si tienes la costumbre de maquillarte.

Atención: por el simple hecho del embarazo, puedes sufrir una alergia a una crema que habías estado usando hasta ahora. En ese caso, cambia de crema y elige productos analérgicos, ya sean de perfumería o de farmacia.

A mí me encanta, por las mañanas, antes de aplicarme la base hidratante, despertar mi cutis enjabonándolo —con un jabón transparente especial— mediante un cepillo muy suave, especialmente ideado para este objeto. Después, me enjuago con una buena cantidad de agua, primero tibia y luego fría. Es estupendo. Se acaba limpia y sonrosada.

Si estás acostumbrada a maquillarte, continúa haciéndolo. Atrae la atención sobre tu rostro. Es lo mejor que tienes durante el embarazo.

Piensa en acudir de vez en cuando a un instituto de belleza, para que te hagan una limpieza a fondo de la piel. Con eso, tu cutis estará más bello todavía.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Peluquería en embarazadas


En general, estará acorde con tu salud y con tu tez: brillante, suave, sedoso. Todos los peluqueros lo dicen: no hay ningún peligro de que se caiga hasta después del parto.

Trátalo bien desde ahora mismo. Uno o dos lavados de cabeza a la semana (no más) con un buen champú, y cepillados regulares con un cepillo suave.

Muéstrate prudente con las permanentes y los tintes. Pueden provocar alergias, e incluso no surtir ningún efecto. Pide consejo al peluquero. Sin duda te someterá a un «toque de ensayo» unos días antes para comprobar cómo reaccionas.

Mi peluquera opina que el embarazo no es un buen momento para emprender grandes —y tal vez irreversibles— cambios capilares. «Desconfíe de sí misma, de sus caprichos repentinos —me dijo—. Casi siempre son momentáneos y se deben al cambio que se está operando en usted. Cuanto más sencillo sea su peinado, más guapa estará.

Espere hasta dar a luz para saber si le sigue apeteciendo transformarse en punk o en bomboncito sexy.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Régimen embarazadas delgadas


Régimen para embarazadas delgadas

Es muy raro ver a una mujer embarazada demasiado delgada, pero sucede a veces.

Si este es tu caso, tendrás que:
Regla general: observar el régimen básico sin saltarte nada de nada. Añade a este régimen en cada comida:
— 5 cucharadas soperas de alimentos feculentos cocidos y salados, a los que pondrás un buen trozo de mantequilla cruda,
— 80 g de queso,
— galletas secas, si te apetecen.

Atención: las galletas suponen un suplemento. No hay que comerlas en lugar de otro alimento que te guste menos. Engordarías, cierto, pero no te alimentarías de modo conveniente.

Ten cuidado en no subalimentarte por coquetería, por no engordar demasiado. La subalimentación es peligrosa para el niño, claro está (peligro de nacimiento prematuro, con un retraso marcado en su crecimiento), pero también para la salud de la madre.
Si no engordas más de 10-12 kilos durante el embarazo, no tendrás ningún problema de peso después del parto, convéncete de eso.
En este momento, tienes una doble responsabilidad, la de tu persona y la de tu hijo. No te prives inútilmente.

Las cantidades de proteínas y de calcio contenidas en estos tres regímenes están perfectamente calculadas. No hagas lo que te venga en gana. Muy pronto sentirías los efectos. Se traducirían, por ejemplo, en un aumento de peso excesivo, que te costaría mucho trabajo dominar.

Y come diciéndote que todo lo que estás tomando es bueno para el niño. Una alimentación sana y equilibrada supone el primer regalo —y no el de menor importancia— que se hace al futuro hijo.

El segundo trimestre del embarazo causa muchos menos problemas determinados directa o indirectamente por la alimentación que el primero.

martes, 6 de diciembre de 2011

Deporte y caminatas en embarazadas


El hecho de que te sientas mejor, en plena posesión de todas tus facultades psíquicas, no significa que te permitas hacerlo todo. Una amiga mía esquió hasta el séptimo mes de embarazo. Siempre se ha vanagloriado de eso y, sin embargo, no había de qué pavonearse. ¿Y si llega a caerse?

Lo mismo que en el primer trimestre, los dos deportes recomendados a la mujer embarazada son la marcha y la natación.


Entiendo por marcha al andar a pie, es decir, ni participar en un maratón, ni dedicarse a mirar los escaparates. Procura caminar tranquilamente durante un cuarto de hora, por la mañana y por la tarde. Trata de encontrar un lugar en que puedas oxigenarte al máximo y no respirar el humo que sale de los tubos de escape.

Ten cuidado. Cuando emprendas una marcha, has de pensar siempre en el regreso. No presumas de tus fuerzas. Me acuerdo de que, durante mi segundo embarazo, salí sola a dar un gran paseo, tan fatigoso que creí que nunca conseguiría volver. No se veía un taxi libre, los autobuses iban atestados...Hubiese llorado de agotamiento.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Luz verde en el Segundo Trimestre


¿Baños o duchas?
Como ya he dicho, no hay ninguna prohibición relativa a los baños o las duchas en este estadio del embarazo, sino al contrario. Tal vez experimentes la necesidad de refrescarte más a menudo, ya que la transpiración aumenta notablemente.

Prefiere la ducha al baño; es más tónica. Pero en contra de un bulo muy extendido, si deseas relajarte o si no consigues dormirte, no vaciles en darte un buen baño, ni demasiado caliente, ni demasiado frío, ni demasiado largo. Lo ideal es de cinco a diez minutos a 38 °.


El sueño
Durante este primer trimestre, te entrará sin duda con frecuencia un sueño irresistible. Sólo hay un remedio: duerme, duerme, duerme... No resistas al sueño.

Todo vuelve a la normalidad en el segundo trimestre. Acuéstate temprano. Pasa la noche tranquila y relajada, durmiendo por lo menos ocho horas. Si te es posible, echa la siesta después de comer. Ese reposo a mitad de la jornada resulta irreemplazable para evitar el cansancio y favorecer la digestión y la circulación.

La moda prenatal
No te plantea ningún problema. Teóricamente, no habrás engordado un gramo durante los tres primeros meses. Sigue llevando la misma ropa que antes.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Consejos en Yoga para embarazadas


La serie de ejercicios que vamos a indicarte está destinada a procurarte nueve cosas esenciales:

- Toma de conciencia y mayor control de tu cuerpo.

- Buena respiración y aumento del volumen torácico.

- Mantenimiento de los músculos pectorales.

- Mantenimiento de los músculos del perineo y de su región.

- Flexibilización de la pelvis.

- Alivio de los posibles dolores en la espalda.

- Evitar el estreñimiento.

- Concentración.

- Descanso y relajación.

No olvides que, a partir del segundo trimestre, la respiración comienza a acelerarse. El corazón latirá con mayor rapidez al menor esfuerzo. Su cadencia debe aumentar para hacer circular una masa sanguínea mayor. No sobrepases tus posibilidades.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

La Silueta del Segundo Trimestre


Sí, tu silueta es hermosa durante el segundo trimestre del embarazo. Tu pecho se ha ensanchado, tu pequeño vientre aumenta ligera y graciosamente de volumen y te mantienes muy erguida. En resumen, llevas bien el embarazo. No aproveches para abandonarte por completo, ya que esta forma física óptima no durará mucho tiempo.

Si desde el punto de vista psíquico, hay que saber vivir plenamente durante el embarazo el momento presente, desde el punto de vista físico hay que pensar siempre en el futuro, en el después.

Ten en cuenta que el después te planteará muchos más problemas si no te ocupas de él antes. No te dejes desbordar por completo por tu físico, diciéndote: «Por ahora, quiero vivir tranquila. Ya se verá más tarde. Siempre habrá tiempo, después del parto, de solucionar los problemas».

En primer lugar, después del parto, la mujer está con frecuencia muy ocupada con sus nuevas tareas y un poco desmoralizada (lo que los anglosajones llaman el baby-blues). Si a esto se añaden problemas del tipo: «No quepo en mis vestidos, estoy demasiado gruesa; tengo la tripa como la de una mujer embarazada de seis meses, los pechos caídos, completamente flojos, los muslos blandos...», la depresión es inevitable.

Además, merece la pena cuidarse. Los pequeños ejercicios que te recomendamos practicar durante el embarazo no son duros y, cosa nada despreciable, facilitan el parto y ayudan a recuperar tu silueta muy rápidamente, cosa que causa una gran satisfacción.

Por el contrario, si no has hecho nada durante estos nueve meses, tendrás que reparar los daños después. Y en la mayoría de los casos, la cosa no resulta nada fácil.

Muchas de mis jóvenes amigas necesitaron un año para parecerse de nuevo a las mujeres que eran antes de quedar embarazadas. Cuando así ocurre, más vale no tener embarazos muy próximos. Eso era lo que sucedía aún no hace mucho tiempo. Las mujeres no salían nunca indemnes de esta experiencia. Se sometían con todo su físico, en primer lugar al embarazo, después a su condición de madres.

Se convertían en mujeres sin forma y sin edad. Habían vuelto una página de su vida para siempre.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Estrías y Embarazo


Las estrías

En ellas consiste la angustia de esta fase del embarazo. En la mayor parte de los casos, esas pequeñas estrías hacen su poco agradable aparición hacia el quinto mes, en el vientre, las caderas, la parte superior de los muslos, a veces incluso en los senos. Presentan primero un color rosa violáceo y, después del parto, se vuelven poco a poco de un blanco nacarado. Son indelebles.

¿Qué hacer para evitarlas? Nada, en principio. Es triste decirlo, pero, dado el estado actual de las investigaciones, no existe posibilidad ni de impedirlas, ni de suprimirlas. Se deben a una rotura irreversible de la fibra elástica de la piel. Todo depende de la calidad de la piel desde el principio, y en cuanto a eso...

De todas formas, se ha comprobado que, además de aparecer en la mujer embarazada, se dan también en ciertas personas —hombres o mujeres, indistintamente— que pasan por variaciones de peso espectaculares.

No te hagas demasiadas preguntas, ya que no poseemos las respuestas. Se ha comprobado simplemente que, evitando un aumento de peso excesivo y prestando algunos cuidados a la piel, se obtienen los mejores resultados posibles en la prevención de las veteaduras.

Eso no quiere decir que la cosa funcione siempre. Yo no tengo ni una sola después de tres embarazos. Pero nunca sabré si es una consecuencia directa de la calidad de mi piel o si se debe a ciertas precauciones que tomé y que voy a indicarte.

- No engordes demasiado, no más de 10-12 kilos en total. Sigue concienzudamente el régimen alimenticio. Comerás de manera útil y aumentarás de peso de manera regular, sin fabricar grasa.

- Prefiere la ducha al baño y practica el sistema de la ducha escocesa. Ese masaje con agua, primero tibia y luego fría, favorece la circulación de la sangre y la mejora en un grado considerable.

- Si dispones de medios para ello, haz que un buen kinesitera-peuta te de masajes dos veces por semana. Así tendrás la piel mejor irrigada.

- Después de la ducha, ponte una capa de una buena crema o de aceite de almendras dulces (o de germen de trigo) en todas las partes del cuerpo en que pueden aparecer veteaduras. Hazla penetrar bien, efectuando movimientos circulares con la palma de la mano.

Espero que todas estas precauciones no serán inútiles y que tus esfuerzos se vean coronados por el éxito. En todo caso, vale la pena probar, aunque el resultado no esté garantizado.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Embarazo - aspectos a tener en cuenta


El trabajo casero
No cambies en nada tus costumbres si no sientes la necesidad de hacerlo. Simplemente, mantente atenta a tu cuerpo y así te darás siempre cuenta por ti misma de sus límites.

Un consejo: no te canses demasiado, aun en el caso de que, como le ocurre a la mayoría de las mujeres, se apodere de ti unas ganas irresistibles de arreglar y organizar tu casa con vistas a la llegada del pequeño. No hagas esfuerzos. No lleves paquetes demasiado pesados. Pide ayuda.

Si estás obligada a mudarte de casa, cosa que sucede con frecuencia, procura, si te es posible, hacerlo durante el segundo trimestre del embarazo.

La actividad profesional
No olvides de decirte: «Estoy embarazada, pero no paralítica».

Las mujeres de las sociedades primitivas trabajan hasta el final del embarazo. No te lo aconsejo. De todos modos, te verás forzada a tomar en consideración los límites que has de imponer a tus actividades.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Embarazo normal igual a vida normal


El 95 % de las mujeres disfrutan de un embarazo normal y siguen llevando prácticamente la misma vida que antes de quedar encinta. No obstante, todo y nada va a cambiar durante este período.

Ahora bien, dado que cada embarazo supone un caso especial, no se pueden prever esas modificaciones, ni sus necesidades ni sus caprichos. Por fortuna para nosotras, no se considera como antes el embarazo como una enfermedad, un período maldito lleno de prohibiciones: nada de viajes, nada de relaciones sexuales, nada de baños...

Ya no se reduce todo al cuerpo, sino que se viven plenamente esos momentos fantásticos. Aun así, hay que estar bien informadas y no caer en el exceso inverso y correr riesgos inútiles.

La mayor parte de las mujeres saben ahora que la proporción de abortos es mucho mayor durante el primer trimestre del embarazo.

Por eso, aunque en la vida diaria no se «sienta» todavía embarazada, puesto que no ha engordado, el cuerpo no ha cambiado —a excepción del pecho, más abultado por regla general que antes—, no percibe aún los movimientos del minúsculo feto, tiene que tomar ciertas precacuiones desde el primer momento.

martes, 22 de noviembre de 2011

Yoga en Primer Trimestre del Embarazo


Como he dicho ya en otros artículos sobre el primer trimestre (primer trimestre del embarazo), los ginecólogos recomiendan por regla general esperar al segundo trimestre del embarazo para empezar a practicar a diario una gimnasia suave.

Durante el primer trimestre, la mujer suele sentirse más cansada que de costumbre, pierde más el aliento, tiene menos resistencia. No es el momento ideal para emprender este género de ejercicios físicos. Abandonarías muy pronto.

En cambio, desde el principio del segundo trimestre del embarazo, te encuentras maravillosamente bien. En forma. Radiante. Te «sientes embarazada» por fin, como sin duda lo habías imaginado antes.

Sin embargo, la silueta no comienza a modificarse hasta el final del cuarto mes: la cintura se borra, las caderas desaparecen y el vientre aumenta de volumen.

Pero esta impresión se debe quizá al hecho de que una mujer embarazada por primera vez (se le llama entonces primípara) siente moverse a su hijo hacia los cuatro meses y medio de embarazo y, si se trata del segundo o del tercero (o sea, multípara), sabrá reconocer los movimientos a partir de los tres meses y medio. Por último, el niño está mucho más presente.

Por regla general, los ginecólogos recomiendan una ecografía al comienzo del segundo trimestre. La mujer embarazada toma entonces doblemente conciencia de la existencia de su hijo. No sólo lo siente, sino que también lo ve.

Has llegado a un equilibrio en esta vida de dos. Te sientes bien mentalmente. Aprovéchalo para ocuparte de tu cuerpo. Ya te urge prepararlo para vivir un buen parto y para volver a ser muy pronto «después» lo mismo que eras «antes». ¿Y por qué no mejor?

No obstante, has de respetar un imperativo. No empieces esta gimnasia sin autorización del médico. En ciertos casos, puede haber contraindicaciones. No corras ningún riesgo inútil.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Viajes y embarazo


Quien dice viaje dice cansancio, pero, evidentemente, no es cuestión de prohibir todo viaje a una mujer encinta; como se hacía antes. De todos modos, hay que saber que son particularmente peligrosos durante el segundo y el sexto mes del embarazo.

La mayoría de los abortos espontáneos tienen lugar durante el segundo mes. Por este motivo, el doctor Rene Guglielmina, ginecólogo, se muestra categórico: Nada de viajes durante el segundo mes del embarazo, ni durante el sexto. Pero del sexto hablaremos cuando llegue su momento.

Quien dice viaje dice medio de locomoción. ¿Cuál elegir? Siempre el más cómodo, ya que un cansancio excesivo aumenta los riesgos de aborto espontáneo o de parto prematuro.

El coche se considera con toda razón como el peor de los medios de locomoción. Si no te queda más remedio que usarlo, procura sentarte a gusto, multiplica las etapas y detente a menudo para estirar las piernas.

No olvides nunca ponerte el cinturón de seguridad. Tan pronto como el vientre te moleste, colócalo a ambos lados de éste, a fin de enmarcarlo y no comprimirlo.

El tren no presenta riesgos, salvo el cansancio y el dolor de espalda debidos a la posición sentada prolongada. Para un trayecto largo, viaja en coche cama o litera. Siempre con preferencia al coche.
Para las distancias largas y durante el primer trimestre del embarazo, el avión constituye el medio de transporte más indicado.

Con toda evidencia, el embarazo no es el período ideal para dedicarse a viajar a troche y moche. Un poco de sentido común, y nada de excesos.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Consejos sobre ejercicios en el Embarazo


- Regularidad: deberías realizar los ejercicios dos veces al día, durante media hora, con preferencia al levantarte y al acostarte. Si te es imposible, hazlos por lo menos una vez, evitando siempre el momento de la digestión (tiene que transcurrir al menos una hora después de la ingestión de alimentos).

- Tranquilidad: elige con preferencia un momento en que sabes que no te van a molestar, ni los niños (si ya los tienes), ni el timbre del teléfono, ni siquiera el hombre de tu vida.

- Descanso: tómate siempre un momento de reposo, de descanso entre cada ejercicio. No pases nunca al ejercicio siguiente antes de que el ritmo de tu respiración vuelva a ser tranquilo y regular.

- Comodidad: ponte cómoda y adopta una ropa confortable. Los pies deben estar descalzos.

- Respiración: se inspira y se espira siempre por la nariz, profunda y lentamente. Se empieza por vaciar el aire de los pulmones y luego, mediante una profunda inspiración, se hincha primero el vientre, después los pulmones y, por último, la parte superior de la caja torácica. Se espira lentamente, tratando de frenar el aliento.

- Relajación: al final de cada sesión, se observa siempre un momento de relajación total. Echada boca arriba, con los brazos y las piernas ligeramente separados, las palmas vueltas hacia arriba, los ojos cerrados, pasa revista mentalmente a todas las partes del cuerpo e intenta hacerte lo más pesada posible, como si quisieras hundirte en el suelo.

- Desperezamiento: después de la relajación, se despereza una con gran fuerza, muy despacio y todos los miembros, como un gato, bostezando o lanzando un suspiro.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Problemas Urinarios en el Embarazo


Los problemas urinarios

Aparecen en general:
- al segundo/tercer mes,
- al octavo/noveno mes.

Es la primera fase de riesgo, los problemas urinarios se deben esencialmente a un fenómeno de compresión: el útero, al desarrollarse, empuja la vejiga. A esto viene a añadirse un trabajo mucho más intenso de los ríñones y el hecho de que también la vejiga sufre el bombardeo hormonal. La futura madre ha de permanecer muy alerta a la posibilidad acrecentada de una infección urinaria.

 Durante todo el embarazo, se tienen ganas de orinar con mucha mayor frecuencia que antes. Pero cuidado, mantente vigilante:
- No se debe sentir nunca quemazón en el canal.
- No es normal eliminar tres gotas cada tres minutos.

En cualquiera de estas dos hipótesis, ponte enseguida en contacto con tu ginecólogo. Más vale prevenir que curar. No olvides nunca que un problema urinario importante puede provocar una infección en el hijo que estás gestando.

A título preventivo, existe la posibilidad de analizar regularmente la orina en casa con la ayuda de unos bastoncitos que se venden en la farmacia y que puede recetarte el médico.

Pero una vez más, sé prudente. No dejes pasar una infección urinaria!.

lunes, 14 de noviembre de 2011

La Mente y el Primer Trimestre


El primer trimestre de embarazo se caracteriza sobre todo por el hecho de que la esperanza es por completo inmaterial. Una se siente un poco decepcionada por la falta de manifestaciones positivas del embarazo.

Los senos se hinchan, a veces duelen, se saliva mucho, se está fatigada, nerviosa, se tienen ganas de dormir, de orinar con mayor frecuencia y, no se sabe por qué, dan asco el café, por ejemplo, el tabaco, ciertos olores, ciertos perfumes. Los sentidos se exacerban y es más difícil dominarse. Todo esto resulta más bien desmoralizador.

Pero significa sin la menor duda una manera de materializar lo inmaterial. Porque, en el fondo del cuerpo de la mujer embarazada, vive un niño incapaz de manifestarse todavía. Sólo la inteligencia percibe el embrión. De hecho, todo se resume en una afirmación del médico: «Está usted embarazada».

Algunas mujeres no se convencen de su nuevo estado hasta que sienten a su hijo vivir en ellas. Por fortuna, hoy en día la ecografía permite muy pronto tomar conciencia de la realidad de lo invisible.

A lo largo de todo el embarazo, la mayoría de las mujeres reviven su infancia, pero esto se hace particularmente flagrante durante el segundo y el tercer mes. Esta vuelta atrás puede traducirse por una angustia, que desaparecerá hacia el cuarto mes, cuando la percepción de los movimientos del niño asegurará a la futura madre del embarazo y la presencia del hijo.

El primer trimestre se caracteriza también por el miedo a un aborto espontáneo. Todas las mujeres saben ahora que esos abortos han de temerse sobre todo durante el segundo mes del embarazo.

Además como ya he dicho antes, una mujer, por muy feliz que se sienta de estar embarazada, puede oscilar entre dos sentimientos en apariencia contradictorios: la alegría y el temor a lo desconocido. No hay nada de anormal en todo eso.

La mujer, al aceptar su embarazo, al tomar la inmensa responsabilidad de traer al mundo un nuevo ser, tiene derecho a sentirse a veces invadida por el vértigo. Se trata de un hito que tiene que sobrepasar. Se verá obligada a abandonar de manera definitiva la infancia para convertirse plenamente en adulta.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Medicamentos no en el Embarazo


Los medicamentos en el Embarazo

Todas las mujeres saben que puede resultar muy peligroso tomar ciertos medicamentos durante el embarazo, pues se corre el riesgo de traer al mundo un niño anormal.

Está demostrado que ciertos productos farmacéuticos son tóxicos para el futuro niño. La placenta, que representa el papel de filtro entre la sangre de la madre y la del feto, elige los elementos que va a dejar pasar. Sólo que a veces se equivoca en su elección.

Acuérdate de la talidomida, de la que tanto se ha hablado (un simple medicamento contra el dolor de cabeza, que dio lugar al nacimiento de niños anormales).

El período en que el embrión se encuentra más expuesto abarca del día decimoquinto al final del tercer mes de embarazo. Para él, cada día, cada semana cuenta y ve el desarrollo de un órgano diferente. Tercera semana de embarazo: formación de los miembros; cuarta semana: aparato respiratorio, esófago y arteria traqueal; quinta semana: catarata...

No vamos a pasar revista aquí a todos los medicamentos tóxicos para el niño vendidos en la farmacia. Fíjate una regla, una sola: no tomes ningún medicamento sin solicitar antes el consejo del médico.

No tomes tampoco cualquier vitamina sin preguntar al ginecólogo. Por ejemplo, la vitamina A le está prohibida a la mujer embarazada.

Durante el embarazo de sus pacientes, los ginecólogos sólo prescriben medicamentos en caso de necesidad absoluta, y siempre de manera moderada.

viernes, 11 de noviembre de 2011

El Cabello en embarazadas


Por regla general, los problemas con respecto al pelo no se presentan durante el embarazo, sino después de los tres o seis meses que siguen al parto. Durante todo el embarazo, suele aparecer más suave, más brillante que de ordinario.

La seborrea disminuye, incluso desaparece. ¡Un verdadero sueño! Cuídate el pelo como de costumbre, aunque poniendo atención a un posible exceso de sequedad. Utiliza champús suaves y de buena calidad, para no desoxidar con exceso el cuero cabelludo, lo que provocaría la aparición de caspa. De todas formas, aunque tengas el pelo graso, no emplees nunca champús demasiado agresivos. Eso no resolvería tus problemas capilares, sino todo lo contrario.

Si llevas el pelo largo y lo tienes particularmente seco, peínalo antes del aclarado con una loción especial para desenredarlo. Aclárate después con agua tibia y termina con un chorro de agua fría con limón. Las escamas del pelo se aproximarán unas a otras y tu melena quedará suave y brillante.

Procede a buenos cepillados, regulares y no demasiado enérgicos, a fin de airear el pelo.

Si te sientes con valor suficiente o si estás en el verano en una playa, úntate el pelo con aceite de coco, como las tahitianas. Déjalo así durante varias horas y lávate después con champú. El pelo quedará perfectamente nutrido.

En esta fase del embarazo, ten cuidado con los caprichos súbitos —y pasajeros— de cambiar de peinado. Será mejor que esperes a haber dado a luz para cortarte el pelo. Cabe muy en lo posible que entonces ya no lo necesites.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Gemelos Siameses


GEMELOS SIAMESES

Rara vez la subdivisión embrionaria que normalmente lleva a la formación de gemelos monovitelinos permanece incompleta y da por resultado un embrión normal, en el que algunas partes o casi todo el cuerpo están duplicadas.

Este tipo de gemelos fusionados se designan con el nombre de gemelos siameses o hermanos siameses. El grado de unión entre los hermanos puede variar desde los casos extremos o monstruosos (dos cabezas y un tronco, unión por la cabeza o por el esternón...) hasta los llamados teratomas, que no son más que restos de uno de los hermanos incluidos en el cuerpo del otro.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Relaciones Sexuales en el Embarazo


La mayoría de las mujeres embarazadas no hablan nunca de su sexualidad con el ginecólogo. Sin embargo, el embarazo modifica con frecuencia la sexualidad.

Se comprueba a menudo un aumento de los apetitos sexuales de la mujer, debido en gran parte a la dilatación de los órganos sexuales. Los sueños eróticos se hacen más numerosos. En contraposición, se observa también una disminución del deseo sexual, que quizá tenga por causa el miedo a hacer daño al niño, como si el pene del hombre, al penetrar en la vagina de la mujer, pudiese tocar físicamente al embrión.

No hay nada de eso. Que las mujeres y sobre todo los hombres inquietos a este respecto se tranquilizen. El hecho de que la mujer esté embarazada no supone nunca una contraindicación para una vida sexual normal y feliz de la pareja.

Sólo se aconsejan algunas precauciones en ciertos momentos del embarazo. Durante el primer trimestre, en el caso de un huevo mal implantado en la pared del útero y de relaciones sexuales que provoquen orgasmos violentos y repetidos, tal vez se dé un riesgo suplementario de aborto espontáneo.

De todas maneras, cuando existe una mala implantación del huevo, hay siempre un grave peligro de aborto por cualquier otro motivo.

Debes saber una cosa: incluso estando embarazada, la mujer es más frágil durante los días que hubieran correspondido al período de las reglas. Se ha de tener en cuenta lo que se llama el ciclo subyacente. Ciertos ginecólogos aconsejan a sus pacientes interrumpir las relaciones sexuales durante este breve período.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Consejos para mantener un busto firme


En resumen, para conservar bien el busto, se necesita:

- Evitar las variaciones de peso excesivas.

- Seguir concienzudamente el régimen, para gozar de una alimentación rica en proteínas y en calcio, pobre en grasas.

- Evitar los baños demasiado calientes.

- Practicar sobre el busto el sistema de la ducha escocesa: agua tibia y luego fría. Así mejorará la circulación de la sangre.

- Dar masaje a diario a los senos con una buena crema, aceite de germen de trigo o aceite de almendras dulces.

- Hacer los ejercicios diarios.

- Comprar y usar un buen sostén.

- Vigilar que el sostén no se quede demasiado pequeño.

- Nadar, en caso de que sea posible.

- No ponerse a pleno sol con el pecho al descubierto.

- Mantenerse muy erguida.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Los Dientes en embarazadas


Antiguamente, se decía: «Un hijo más, un diente menos». Hoy en día, este dicho no se ajusta ya a la realidad. Se sabe que el embarazo no provoca las caries. De todos modos se han de tomar algunas precauciones.

Muchas mujeres embarazadas descuidan prestar una atención particular a su dentadura. Hacen mal, ya que, teniendo en cuenta la pérdida de calcio durante el embarazo, las caries ya existentes pueden agravarse muy de prisa. Desde el comienzo, y luego varias veces durante el embarazo, acude al dentista para que te examine y, en caso necesario, te haga las curas correspondientes.

Y además, no descuides la higiene dental cotidiana. Cepíllate los dientes después de cada comida, con un cepillo blando, de arriba abajo y de abajo arriba, durante tres minutos. Pon un reloj de arena en el lavabo. Ya verás lo larguísimos que te parecen esos tres minutos.

Teóricamente, estás ahora —o te encuentras a punto de estarlo— guapa, embarazada y en forma. Sin embargo, el embarazo es un período durante el cual las mujeres se plantean mil pequeñas cuestiones, que no siempre se atreven a formular al ginecólogo. Dichas cuestiones se refieren sobre todo a la vida diaria. Voy a intentar ahora responderlas, antes incluso de que empieces a interrogarte.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Piscina para bebés


La piscina vadeable. Una piscina vadeable resulta ideal para jugar en el exterior durante los cálidos días del verano.

Llénala con agua templada, y el niño de cuatro meses aprenderá a permanecer en ella boca arriba, con la cabeza alta, y a jugar allí con sus juguetes. Una piscina semejante puede hacer feliz a un niño durante toda su edad preescolar.

Ya sé que se ha puesto de moda enseñar a los bebés a nadar. Ahora bien, de acuerdo con mis investigaciones, no favorece en nada la salud o el desarrollo del niño, sobre todo en lo que se refiere a la respiración.

En realidad, es mucho más fácil y mucho menos arriesgado que aprenda a nadar entre los dos y los tres años. Por ese motivo, no encontrarás ninguna indicación en cuanto a la natación en este libro dedicado a los niños de los cero a los doce meses.

lunes, 31 de octubre de 2011

Prevención y tratamiento del Sarampión


Las complicaciones más comunes son: otitis, sordera o disminución de la audición y neumonía. La encefalitis es una grave complicación que puede producirse en 1 de cada 600 casos, estadísticamente, en algunos países.

Esto no depende del estado previo del enfermo sino de una circunstancia completamente azarosa, que determina que se produzca esta localización. Cuando el afectado es muy pequeño o su estado físico es deficiente la posibilidad de complicaciones (y aun de mortalidad) aumenta.

En la actualidad contamos con importantes elementos para prevenir esta enfermedad. Se dispone de una vacuna de virus vivos atenuados, de probada inocuidad y eficacia, y basta una sola dosis para conseguir inmunidad.

Es aconsejable administrarla a partir de los 12 meses de vida, momento en que el organismo está en condiciones de producir los anticuerpos necesarios. Cada uno de nosotros, en forma individual y colectiva, debemos ser promotores de la educación para la salud, en nuestro ámbito de acción.

Esto es necesario, pues siempre se ha puesto el énfasis en las acciones de reparación, es decir, cuando ya han fracasado todas las medidas de fomento de la prevención. El hecho de que sigan muriendo niños como consecuencia del sarampión demuestra un desprecio de los medios con que contamos para prevenirlo.

sábado, 29 de octubre de 2011

Superficie inclinada para bebés


La superficie inclinada, una tabla para gimnasia. Crearás fácilmente una superficie inclinada colocando un extremo de una cama sobre una o dos sillas.

O bien utilizar el tablero de una mesa, de sesenta a noventa centímetros de ancho por metro y medio a un metro ochenta de largo, forrada con algodón o gomaespuma y cubierta de hule.

El niño utilizará este tablero para jugar, o bien, puedes ponerle encima de él y utilizarlo como tabla de gimnasia para los ejercicios.

Si la pones en el suelo y levantas uno de los extremos de modo que forme un ángulo, el niño podrá rodar por ella, intentar subirla a gatas y, más tarde, trepar. Más tarde todavía, coloca el tablero sobre soportes de unos veinte centímetros de alto, y el niño lo empleará para aprender a trepar a una superficie más alta y a descender de ella.

jueves, 27 de octubre de 2011

Herencia y edad en el gemelismo


HERENCIA Y EDAD DE LA MADRE

En la especie humana el gemelismo responde a una tendencia hereditaria.

Por otra parte, se ha comprobado que existe una curiosa relación entre la edad de la madre y la frecuencia de monovitelinos y bivitelinos. Desde los 15 a los 39 años aumenta la tendencia a dar a luz gemelos, de forma relativamente débil para los monovitelinos y más notable para los bivitelinos.

En las madres de 40 a 44 años la frecuencia de monovitelinos sigue aumentando, mientras que la de bivitelinos disminuye rápidamente.

La concordancia entre los gemelos varía con la edad. Los monovitelinos, cuando más se diferencian es en el momento de nacer (en caso de que haya desacuerdo circulatorio la diferencia es notable); luego se parecen cada vez más, hasta llegar al período puberal, en cuyo transcurso se van diferenciando.

Después de dicho período vuelven a converger. En los gemelos bivitelinos también se presentan discrepancias en la pubertad, pero el grado de semejanza de estos gemelos es menor, y es en el momento de nacer cuando más se parecen.

martes, 25 de octubre de 2011

Consejos para futuras embarazadas


Si es necesario, cambie su método anticonceptivo. Deje la pildora tres meses antes de tratar de concebir y el DIU dos meses antes. Aunque no parece haber perjuicio para concebir inmediatamente después de interrumpir estos métodos, es mejor regresar a su patrón hormonal normal. Si no espera los tiempos recomendados, su obstetra tendrá dificultad para señalar la fecha de su embarazo con exactitud.

Establezca un cuidado especial si tiene un gato. En este caso deje que un mes antes a su concepción otra persona comience a cambiarle el aserrín. Esto disminuirá su riesgo de contraer toxoplasmosis, infección causante de abortos, nacimientos prematuros o defectos con-génitos, que se trasmite a través de las heces de los gatos. Evite comer carne poco cocida o cruda, que también la pone en riesgo de contraer un virus.

Una vez que deje los anticonceptivos, evite situaciones en las que su temperatura se eleve peligrosamente (saunas, baños de inmersión o fiebre), que pueden sobrecalentar al feto y causarle problemas. Eluda también exponerse innecesariamente a los rayos X, aunque las radiografías dentales no son peligrosas, siempre y cuando su pelvis esté protegida.

Los futuros padres deben evitar los saunas y baños calientes tres meses antes de tratar de concebir. "El esperma de hoy fue producido, en realidad, varias semanas antes. Y si se expusieron a temperaturas muy elevadas pueden afectarse en forma inadecuada", explica la Doctora Nelson.

La vigilancia previa al embarazo es la más fina de todas las medicinas preventivas. Agrega la Doctora Nelson: "La planificación pre-concepcional es una asociación única entre lo mejor de los cuidados ginecológicos y obstétricos".

domingo, 23 de octubre de 2011

Gemelos


Se denomina gemelo a cada uno de los dos o más individuos nacidos del mismo parto. Se sabe, desde hace tiempo, que hay dos tipos diferentes de gemelos. Unos son tan parecidos que se llaman gemelos idénticos o mo-novitelinos y los que no tienen más parecido entre sí que los demás hermanos son los gemelos no idénticos o bivitelinos.

Los gemelos idénticos o monovitelinos son siempre del mismo sexo, puesto que proceden de un solo óvulo que ha sido fecundado por un espermatozoide.

Antiguamente se creía que la fecundación era realizada por un espermatozoide de dos cabezas, o bien hacían intervenir un óvulo con doble vesícula germinativa, pero estas afirmaciones no han podido mantenerse a través de la investigación moderna, sino que se ha demostrado que el embrión, en su origen, se ha formado a partir de un óvulo y un espermatozoide, y que, posteriormente a la fecundación, se ha dividido.

El diagnóstico del embarazo gemelar es frecuentemente difícil, pero el examen radiológico supera la mayor parte de estas dificultades.

Se ha comprobado que los gemelos bivitelinos son más frecuentes que los monovitelinos.

En los Estados Unidos de América, el 34,2 por ciento de los nacimientos de gemelos en la población blanca, y el 28,9 por ciento en la negra eran monovitelinos, es decir, que uno de cada tres conjuntos de gemelos eran monovitelinos.

sábado, 22 de octubre de 2011

El corralito


El corralito ideal

En mi opinión, a los cuatro o cinco meses, hay que colocar al niño sobre un suelo limpio y cálido, cubierto con gomaespuma de unos noventa por ciento ochenta centímetros y unos cinco centímetros de espesor, con una sábana o una manta encima.

Idealmente, el corralillo debería ser de madera, de unos sesenta centímetros de alto y lo bastante espacioso (90 x 90 x 180 cm). Si el padre o el abuelo son aficionados al bricolaje o un poco mañosos, pueden construirlo por sí mismos. Lo mejor es que sea desmontable. Los cuatro laterales servirán más tarde como escalas.

Esas partes podrán ser utilizadas también como puentes, pantallas para colocar ante la chimenea o la estufa, barreras en los umbrales y para que el niño aprenda a andar (el niño se apoya en el borde y anda a lo largo de ellas).

Puedes forrar las barras de uno de los lados con mangueras de caucho. Esa escala así forrada te será muy útil cuando se trate de enseñarle a trepar en el tercer trimestre. Los barrotss no deben estar separados más de cinco centímetros.

viernes, 21 de octubre de 2011

Cromosomas en el Embarazo


CROMOSOMAS DE MAS Y DE MENOS

Los mecanismos de reparto de cromosomas en la fabricación del óvulos y el espermatozoide, normalmente son eficaces, pero el proceso es delicado y pueden formarse cigotos con cromosomas de más y de menos.

La mayoría de las veces estos cigotos son inviables y abortan espontáneamente (ésta es la causa de algo más de la mitad de los abortos espontáneos).

Comparado con el número total de nacimientos, los niños portadores de anomalías genéticas son casos aislados. Sin embargo, se presentan. Un ejemplo de anormalidad en el número de cromosomas es el Síndrome de Down, en el que el individuo porta 47 cromosomas en lugar de los 46 normales.

El síndrome conlleva alteraciones físicas, motoras y psíquicas de consideración variable, según los casos. Las combinaciones de los cromosomas sexuales también puede originar anormalidad, como por ejemplo:

- una mujer XO, que tiene un solo cromosoma sexual, presenta, además de un cierto retraso mental, un aspecto aniñado.

- un hombre XXY, al que le sobra un cromosoma X, muestra una apariencia afeminada.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Consejos para antes del Embarazo


Comience a practicar gimnasia. El embarazo no es la mejor época para comenzar a practicar gimnasia, pues el bebé hará demandas extras a su cuerpo y usted tendrá menos energía de la habitual. Pero si comienza una rutina de gimnasia por lo menos tres meses antes de la concepción, hay evidencias a favor de un embarazo y un parto más fáciles.

Caminar a paso vivo tres o cuatro veces por semana, o una combinación de ejercicio aeróbico con un régimen de entrenamiento de fuerza son buenas actividades que pueden continuarse durante la gestación.

Hable con su médico acerca de enfermedades crónicas. Si usted tiene un problema de salud -como alta presión, diabetes, asma o problemas de coagulación- es de importancia vital para usted y su bebé que lo tenga controlado tres meses antes del embarazo.

Si usted está medicada por una enfermedad crónica consulte a su médico acerca de la seguridad que ofrece a su embarazo o si tiene que cambiar de remedio o de dosis. Incluso, deben evitarse medicamentos de venta libre. "Lea las etiquetas con cuidado pues contienen advertencias acerca de drogas que no deben ser usadas durante el embarazo y la lactancia", dice la partera Sandra Deitch de Nueva York.

Las enfermedades y medicamentos usados por los hombres también tienen que ser examinados; muchas drogas están implicadas en dañar la calidad y la cualidad del esperma, que pueden afectar la fertilidad e incluso causar abortos o defectos de nacimiento.

Apliqúese todas las vacunas
necesarias.Para prevenir defectos en los recién nacidos hágase un análisis de sangre de rubéola cuatro meses antes de la concepción esperada; si no tiene anticuerpos a esta enfermedad en su sangre (lo que significa que nunca tuvo rubéola ni fue Inmunizada contra ella) vacúnese. Si nunca tuvo varicela y trabaja en un centro de salud, usted querrá saber cuál es su situación ¡nmunológlca.

Si bien no existen vacunas para prevenirla (los investigadores están probando una contra la varicela), evitar este virus durante el embarazo puede proteger de futuros problemas a su hijo.

lunes, 17 de octubre de 2011

Educación en la alimentación en bebés


El aspecto educativo de la alimentación

Dar de comer al niño significa mucho más que meter el alimento en su boca. Supone un importante acto educativo, que se inicia en los primeros días de la vida. Los primeros reflejos condicionados nacen de la alimentación. A través de ella se establece la relación básica entre madre e hijo y constituye también la base para la aparición de las capacidades, las actitudes y los hábitos.

Por lo tanto, aliméntale cuando tiene hambre, está tranquilo y en buena salud. Concédele toda la independencia posible y no combines la alimentación con situaciones y estímulos desagradables: regaños, cólera, precipitación, imposición de la comida o castigos. Respeta el estado del pequeño. Si está cansado y tiene sueño, déjale dormir primero o, mucho mejor aún, no permitas que llegue a estar cansado y soñoliento. Y cuando esté enfermo, dale de comer con el máximo de consideraciones.

Estimula a tu hijo a que sea activo durante la alimentación mostrándole el biberón y dándoselo de manera que incline la cabeza y atraiga la tetina por sí mismo. Algunos niños sujetan el biberón con las manos. En el cuarto mes, a veces antes, se les puede enseñar a comer con una cucharilla.

Si le metes la cucharilla mientras tiene aún la boca llena, dejará de abrirla cuando la vea y echará la mano a ella. No le abras nunca la boca con la cucharilla. En el sexto mes, ponle un pedazo de pan o de manzana en la mano, para enseñarle a meterse el alimento en la boca. Al principio, se limitará a chuparlo. Luego lo morderá.

Puedes enseñarle a comer sin mancharse casi desde el principio. Si le das de comer con cucharilla, ponle un babero, limpíale la cara cuando se manche, manten la mesa limpia y convéncete de que si demuestras que una cara y una mesa sucias te resultan poco agradables crearás una actitud de rechazo frente a la suciedad.

sábado, 15 de octubre de 2011

Los Genes en el Bebé


¿RUBIO O MOROCHO?

Como ya dijimos un feto es portador de 23 cromosomas procedentes de la madre y de otros 23 procedentes del padre. Estos se organizan formando parejas.

Los genes de cada par de cromosomas pueden ser dominantes o recesivos. Dominante es aquel que se manifiesta siempre (por ejemplo, los ojos y cabellos oscuros). Recesivo es el que pasa inadvertido en presencia del dominante (como los ojos azules y el cabello rubio).

El gen recesivo sólo tiene efecto cuando se une con otro recesivo, es decir un individuo tendrá la característica correspondiente si la hereda de ambos progenitores. Puede que no se manifieste en sus padres, si en ellos va escondida tras un gen dominante.

El color de la piel depende de varios genes, lo que explica la gran variedad de tonalidades que puede adoptar. La estatura responde a más genes aún lo que hace todavía más complejo su estudio.

Sin embargo, aislando factores de tipo ambiental como la alimentación y la salud, los genetistas consideran que la estatura está genéticamente determinada en un 80 por ciento.

jueves, 13 de octubre de 2011

Definición del Sexo en Bebés


LA DEFINICION DEL SEXO

Existen dos tipos de cromosomas sexuales: los X y los Y. Los óvulos sólo son portadores de cromosomas X y los espermatozoides pueden llevar cromosomas de tipo Y o X.

De la unión de un X materno con un X paterno, nacerá una niña. En cambio, si el X materno forma pareja con un Y paterno, nacerá un niño. Es, por lo tanto el espermatozoide quien determina el sexo.

Si consideramos que los X e Y se encuentran en partes iguales en el semen, la probabilidad de que nazca un hijo de uno u otro sexo es, en caso de embarazo del 50 por ciento.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Desarrollo del Lenguaje del Bebé


Sonríele a fin de no inhibir su placer en emitir sonidos, pero no repitas los de esa clase. Y deja poco a poco de recompensarlos, ni siquiera con una sonrisa.

Así lo hacen la inmensa mayoría de las madres —de manera más o menos consciente—, debido a que prácticamente todos los niños del mundo emiten los mismos sonidos durante los primeros seis meses de su vida. Las diferencias en el balbuceo, de acuerdo con las diversas nacionalidades, aparecen hacia finales del noveno mes.

Si empiezas a diferenciar ya en el quinto mes los sonidos emitidos por tu hijo, recompensando algunos y otros no, su repertorio irá incluyendo los primeros con mayor frecuencia, mientras que los segundos desaparecen.

Esto significa que el niño comienza a imitar los sonidos de su lengua materna, siempre, claro está, que haya pronunciado ya espontáneamente algunos similares. Este estadio de modelación precede al de la verdadera imitación, que suele desarrollarse al final del quinto mes.

Veamos ahora cómo enseñar al niño a utilizar sus expresiones vocales como un medio de establecer el contacto social. Durante el quinto mes, empieza a murmurar y a tratar de suscitar deliberadamente reacciones de su entorno. Pronto descubrirá que dichas reacciones son de dos tipos.

Sus murmullos no provocan ninguna reacción en el mundo en general, pero pueden causar un efecto considerable en las personas que le rodean. Esta experiencia es la condición indispensable para que comience a usar sus expresiones vocales como medio de establecer el contacto social. Hasta entonces, había reaccionado pasivamente en sus contactos con la gente.

Por ejemplo, volvía la cabeza en la dirección desde la cual le llamabas. En el sexto mes, en cambio, empezará por regla general a servirse de su voz para establecer un contacto directo contigo. Cuando no le hagas caso, intentará llamar tu atención emitiendo sonidos. Se trata de un estadio importante en el proceso de socialización.

Sin embargo, no es exclusivo de los seres humanos, ya que muchos animales atraen voluntariamente la atención hacia ellos. El murmullo emitido para llamar tu atención tiene el mismo propósito que el llanto primario, pero se distingue de él por el hecho de ser deliberado, no reflejo, y porque va dirigido a una persona específica, no a cualquiera.

martes, 11 de octubre de 2011

Un bebé feliz


El humor general de una persona está determinado no sólo por factores hereditarios, sino también por factores del medio ambiente. Quizá estos últimos sean los más importantes. Los seres humanos se muestran más receptivos a este respecto durante la primera época de su vida.

Por consiguiente, la alegría de vivir, la necesidad de ser activo y el optimismo dependen en gran medida del medio ambiente educativo al comienzo de la vida. Resumiré una vez más los medios para que el niño se sienta feliz y satisfecho.

Un buen humor exige la satisfacción de las necesidades biológicas y psicológicas del bebé. Entre ellas, hay que insistir sobre la necesidad de actividad.

Ha de disponer de espacio, tiempo y medios para jugar o para ocuparse en pequeñas tareas, de manera que pueda hacer u observar algo por sí mismo. Un niño inactivo no cuenta con nada que le haga feliz y, por lo tanto, se sentirá solitario. Y existen todavía más probabilidades de que ría felizmente cuando juegue contigo o con otras personas allegadas.

domingo, 9 de octubre de 2011

Desarrollo del Sueño del bebé


Objetivo: hasta los seis meses dormirá probablemente de dieciséis a diecisiete horas diarias. De diez a once horas corresponden a la noche, las restantes son cuatro períodos de sueño de una y media a dos horas.

Estará despierto cinco veces durante el día, en períodos de una y media a dos horas. Después del tercer mes, los períodos de vigilia diurnos se hacen más largos.

Incluso a esta edad, la vigilia y el sueño experimentan cambios y pueden ser influidos, para bien o para mal, por elementos exteriores. Si mantienes a tu hijo ocupado durante sus períodos de vigilia en la forma que he descrito en este capítulo, permanecerá activo mientras esté despierto y dormirá tranquilo.

Existen grandes diferencias individuales en las necesidades de sueño de los niños. Por consiguiente, los estándares del sueño y de vigilia que incluimos anteriormente suponen sólo términos medios. Muchos niños tienen necesidades superiores o inferiores.

Te aconsejo que observes sin cesar a tu hijo y le acuestes tan pronto como veas los primeros síntomas de cansancio. Si le llevas a dormir en el momento oportuno, es casi seguro que se dormirá enseguida y lo hará tranquilo.

En cambio, si prolongas el período de vigilia más allá de lo conveniente, se dormirá con dificultad, se despertará pronto y estará irritable y nervioso durante el próximo período de vigilia. Si continúas alargando los períodos de vigilia, acabará por acostumbrarse, pero su sistema nervioso se dañará, creándose incluso las condiciones que favorecen la aparición de las neurosis.

viernes, 7 de octubre de 2011

Reconocimiento de objetos en bebés


Volver la cabeza hacia un objeto nombrado en distintas condiciones. En diversos ejercicios, la reacción se produce enseguida si se mantienen las condiciones estables. Pero tan pronto como se altera alguna de ellas, la reacción del pequeño se hace insegura.

Por ejemplo, lo más probable es que no reaccione si la pregunta proviene de su abuela, en lugar de formularla tú. El presente ejercicio está destinado a enseñarle a reaccionar aunque se modifiquen las condiciones. Empieza por sentarte en un punto distinto con respecto al objeto, obligando así al niño a girar la cabeza en otra dirección.

Sostenlo de otra manera, por ejemplo no en brazos, sino sentado en tu regazo. Más tarde, puedes alterar la entonación de tu voz. Por último, pronunciarán la palabra el padre, la abuela u otra persona allegada. Sólo el objeto, en este caso la lámpara, ha de continuar siendo el mismo. Con esto se crea una asociación entre dos fenómenos fundamentales, la palabra y la lámpara.

Los demás detalles perderán poco a poco su significación. Observarás que este ejercicio favorece también la capacidad infantil de abstracción.

Distinguir entre objetos nombrados verbalmen-te. No se debe intentar este ejercicio hasta que el niño domine los ejercicios, cosa que logrará, en general, durante el séptimo mes. Sirve para recompensar y perfeccionar las respuestas aprendidas con los dos ejercicios anteriores.

Coloca sobre la mesa o en cualquier sitio en que estén dentro del campo de visión del niño dos o tres objetos que él conozca bien. Siéntale en tu regazo y pregúntale: «¿Dónde está el osito?» Una vez que haya mirado hacia el juguete, alábale por su respuesta y pregúntale: «¿Dónde está la lámpara?» Alterna las preguntas. Después de uno o dos minutos, cambia los objetos de lugar y pregúntale de nuevo. Elogíale y acaricíale a cada respuesta correcta. Si comete algún error, corrígele cariñosamente, diciendo: «No, eso no es la lámpara. Eso es el osito».

miércoles, 5 de octubre de 2011

El bebé y su entorno


Todas las actividades que he descrito favorecen unas relaciones emocionales más estrechas y más firmes entre el niño y sus padres. Hacia el quinto mes, será capaz de demostrar las diferencias entre las relaciones con sus padres y las que sostiene con otras personas allegadas, por una parte, y con los extraños, por otra.

Preferirá siempre a sus padres a los demás, buscará su protección y su ayuda. Pero es obvio que al niño no le conviene rechazar a las demás personas ni temerlas. Si permites que tu hijo se apegue con exceso a ti, le crearás dificultades en su vida futura.

Acostumbrar al niño al contacto con otras personas. A partir del quinto o sexto mes, empieza a habituar a tu hijo a las visitas de tus amigos, parientes y vecinos y pídeles que juegen con él de dos a tres minutos, que lo tomen en sus brazos, lo paseen por la casa, le hablen, le enseñen juguetes u otros objetos o le hagan realizar algún ejercicio sencillo.

Así se acostumbrará a las personas desconocidas, dejará de tenerles miedo y establecerá contacto con ellas. Naturalmente, has de estar presente en esos momentos, a fin de que establezca primero ese contacto a través de ti.

Los niños que se habitúan a la gente exterior al círculo de su familia inmediata no temerán más tarde a los extraños, ni se negarán a reunirse con extraños y hablarles. Muchos adultos tienen menos éxito del que deberían tener porque se lo impiden sus inhibiciones con respecto a los contactos sociales.

Si empiezas a acostumbrar a tu hijo a la gente a los cinco meses, se socializará con toda facilidad. Es importante para él habituarse no sólo a un contacto pasivo (es decir, que se limite a no protestar ante la simple presencia de una persona desconocida), sino a que el extraño haga algo con él y a reaccionar en este caso sin inhibiciones.

lunes, 3 de octubre de 2011

Comunicación Madre y Bebé


«Conversación». Cuando el niño empiece a murmullar a menudo, podrás «charlar» con él. Persuádele para que emita sonidos, como hiciste en otros ejercicios. Cuando lo haga, imítale y en seguida guarda silencio. Cuando murmulle de nuevo! replícale otra vez. Charla con él de este modo con frecuencia, pero ten cuidado de no cansarle con este juego.

«Hablar a gritos». Una vez que el niño se ha acostumbrado a «hablarte» cuando estás cerca de él, intenta hacer lo mismo (durante el quinto y el sexto mes) desde una distancia mayor. Para que el pequeño te oiga, tendrás que gritar. Así aprenderá a gritar alternativamente contigo.

Los niños cuyas madres responden casi siempre a sus murmullos emitirán sonidos con mayor frecuencia que aquellos cuyas madres tienen menos tiempo disponible para ellos o que los niños criados en instituciones, donde las encargadas de su cuidado no disponen del tiempo suficiente para dedicar demasiado a cada niño en particular.

Del cuarto al sexto mes, el niño aprende a formar varias sílabas. Algunas de ellas son similares a las voces de los animales. Otras parecen pertenecer a diversas lenguas. Alrededor del quinto mes, aprende a gruñir, chillar, refunfuñar, ronronear, dar besos sonoros, sacar la lengua y expulsar el aire para emitir vibraciones, etc. Tararea melodiosamente y articula varias vocales, con combinaciones como «a-o-a-o» y otras por el estilo.

Alrededor del sexto mes, empezará probablemente a formar algunas consonantes. Las más frecuentes son: b, p, m, d, t, v (con el sonido que tiene en otros idiomas, no en español, próximo a la f). Algunos niños empiezan ya a esta edad a combinar las vocales con las consonantes para formar una sílaba. Balbucean.

Como he dicho, en el cuarto mes es conveniente repetir todas las expresiones vocales del niño. A partir del quinto mes, hay que empezar a diferenciar. Has de repetir los sonidos que se parezcan a los de vuestra lengua materna, pero pronunciados correctamente. Recompensa menos los que no pertenezcan a ella (por ejemplo, los gruñidos, los chillidos, los refunfuños, el chasquear los labios, los carraspeos).