Entrada destacada

Para evitar la anemia

Ingredientes Col cruda 150 ml de zumo de naranja 1 cucharada de hojas de menta (12 g) 1 cucharada de jugo de limón Preparación ...

Mostrando entradas con la etiqueta alimentación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alimentación. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de noviembre de 2015

Una alimentación sana para los niños desde el primer año de vida


 #alimentación #alimentaciónbebés #bebéscuidados #bebésconsejos #bebésdesarrollo

Proporcionar una alimentación adecuada de la edad de su bebé y crear un niño con hábitos alimenticios saludables. Todo depende de los padres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud (MINSA), recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, es decir, el niño debe recibir solamente leche materna y ningún otro líquido o sólidos con a excepción de la medicina solo.

La leche humana (LH) ofrece para el niño hasta los seis meses de vida nutrientes (vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas, lípidos, agua) lo suficiente en cantidad y calidad y la seguridad microbiológica.

Raras son las contraindicaciones de la lactancia materna y en tales casos que sólo profesional de la salud capacitado puede indicar la mejor manera de salir es encontrar un Banco de Leche Humana. El Banco recibe donaciones de leche humana y tiene en su estructura un laboratorio de calidad para analizar, pasteurizar, envasar y distribuir correctamente esta leche para los bebés que necesitan.

La lactancia materna es un acto de amor que sólo trae beneficios para la madre y el niño:

Beneficios para la madre, reduce las posibilidades de desarrollar cáncer de mama, ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo, mejora la unión madre-hijo, ayuda en la adecuada regulación de las hormonas maternas, entre otros beneficios.

Los beneficios para el niño: favorece un buen desarrollo / crecimiento prevenir la desnutrición (sobrepeso / obesidad y bajo peso / desnutrición), previene enfermedades crónicas no transmisibles (ENT), como la obesidad, la diabetes, la hipertensión, el síndrome metabólico. Además, el niño alimentado con leche materna es más seguro punto emocional / afectivo de vista.

¿Cómo debe el poder de mi niño para promover el crecimiento y desarrollo óptimo?

Hasta seis meses: sólo con leche materna.

Àgua: incluso en las ciudades más calientes no hay ninguna recomendación de añadir agua en la alimentación del niño hasta los seis meses de vida. La madre, por su parte, tienen que mantenerse hidratado por la ingesta de agua, jugo de frutas, frutas jugosas. Nunca pienses de hidrato de ti mismo con refrescos y bebidas azucaradas ya que además de promover el aumento de peso, no cumplir con la función de la hidratación.

Tomar 6-8 tazas / día (se recomienda 1 taza / hora en el rango de 8 a 19 horas, respetando los intervalos después de las comidas).

¿Cuál sería el riesgo de dar agua a los niños amamantados exclusivamente?

Incluso el agua embotellada que compramos puede ser de dudosa procedencia y utensilios comúnmente utilizados para proporcionar agua para el niño (tazas, chuquinhas, etc.) pueden ser fuentes de contaminación, aún siendo limpiado y se almacena para el manejo de la cuenta a la hora de dar agua para el niño. Además, el bebé la lactancia materna tiene unos 900 ml de agua / día, lo que es más que suficiente, y más lejos sería considerado excesivo.
Mi bebé tenía seis meses de edad y hasta el momento es único lactancia, preciso añadir algo de comida?

SÍ. En este punto la necesidad de añadir existe otro alimento. ¿Por qué? La leche materna por sí sola no será suficiente a esta edad, para satisfacer todas las necesidades nutricionales del niño, para mantener un crecimiento adecuado. Además, hay una necesidad de una consistencia líquido de alimentación diferente, de modo que hay aprendizaje masticación, deglución y desarrollo adecuado de la arcada dental y también desarrollar un buen comportamiento de alimentación.

¿Que significa eso?
Si proporciono para mi bebé, refrescos, dulces, azúcar refinada, chocolates, botanas, frituras, etc. Yo estoy enseñando a mi hijo a preferir estos alimentos a una edad posterior. Este conocimiento adquirido influirá en la determinación de la salud y la edad adulta actual.

Por lo tanto, los padres también somos responsables por el aumento en el desarrollo de las enfermedades no transmisibles en nuestra familia y por lo tanto en nuestro país.

Siempre oír los padres se quejan de que el niño no acepta frutas, verduras, etc., cuando en aprender a aceptar el sabor de muchos alimentos saludables hecho de que no se proporcionaron en el momento apropiado.

A veces los padres ofrecen un momento u otro de estos alimentos, pero no entran en los hábitos alimenticios de la familia, o lo hacen incorrectamente, mezclando todas las verduras en una sopa, por ejemplo.

Bueno, yo soy un padre, la madre, el bebé y el cuidador quieren lo mejor para él y decidieron influir positivamente en las futuras condiciones de salud y promover un estilo de vida saludable, lo que interfiere en una vida más larga con una mejor calidad de vida.

Gracias a los padres actitudes conscientes tendrán una población que va a vivir más y sufrir menos la diabetes, la hipertensión, la obesidad, la desnutrición.
¿Qué alimentos puedo incluir en la alimentación de mi hijo, que completó seis meses?

1) Mantener la lactancia a demanda. A esta edad el niño ya establecer la frecuencia y la duración de la lactancia materna, de acuerdo con sus necesidades fisiológicas.

¿Cómo voy a saber si este paso se estableció de manera apropiada?
Para el crecimiento y el aumento de peso de los niños. En la consulta, el pediatra y / o nutricionista evaluarán la tabla de crecimiento si su bebé está creciendo de acuerdo a su potencial (a). La curva debería estar creciendo para arriba, nunca hacia abajo o estacionado.

2) Añadir el primer Papa de la fruta en la merienda en la mañana del tiempo, por lo general entre 9:09: 30.

El primer Papa de la fruta debe estar compuesto por fruta madura, puré. Una fruta se debe ofrecer a la vez.

Esta fruta debe ser ofrecido por 3 días, escuchando en busca de signos de intolerancia o alergia (picor, hinchazón, enrojecimiento, síntomas respiratorios, gastrointestinales). Cada tres días, cambiando el tipo de fruta.

¿Qué fruto debo ofrecer?

Cualquier fruta, si bien desinfectado. Prefiero las frutas de temporada / estación que son más nutritivos y más barato.

Nota: El niño tiende a empujar con la punta de la lengua aplastado fruta, debido a un reflejo normal que todavía está presente en esta etapa - la protuberancia. Esto no quiere decir que no le gusta y está rechazando ese alimento.

El niño no sabe lo amargo dulce, salado, porque la leche materna tiene un sabor único que no se encuentra en ningún otro alimento. En esta etapa es importante no tomar decisiones para el niño. Si se empuja con la lengua, haciendo una mueca, no significa que no te gusta. Es sólo una adaptación a la novedad, un nuevo sabor a la vez.

lunes, 26 de octubre de 2015

Alimentos para bebés - porciones dadas a niños menores de dos años


 #alimentación #alimentaciónbebés #cantidaddealimento #proporción #bebésde2años #bebésdemenosde2años

Vamos a cubrir de una manera simplificada en un cuestionamiento muy frecuentes sobre la porción de cada alimento que podemos ofrecer a bebé de edad hasta 2 años.

Hasta seis meses: ya sabemos que la indicación es la lactancia materna exclusiva a la demanda. Se recordando que es importante tener en cuenta que es necesario vaciar un pecho antes de pasar a la siguiente de mama, por lo que el niño tendrá acceso a la leche final que es más rica en excelente grasa perfil nutricional y por lo tanto permiten una ganancia de peso adecuada.

Después del sexto mes de suministro de alimentos suplementarios, manteniendo la lactancia materna, como ya se ha detallado en la publicación Alimentación saludable para los niños desde el primer año de vida.

Importante:

- No fuerce al niño a comer más de lo que acepta esa comida. El apetito del niño será autorregulado con la introducción adecuada de alimentos. Es importante mantener los intervalos entre comidas 2 a 3 horas.

- Nunca ofrezca compensación (regalos, golosinas, dinero, etc.) para que el niño acepte alimentos, son mecanismos de compensación que llevan a los niños a desarrollar malos comportamientos alimentarios.

- Las cantidades o preparaciones alimenticias que son diferentes para cada niño, a pesar de que estos son de la misma edad. Esto dependerá en gran medida de metabolismo, situaciones biológicas que pueden aumentar o disminuir el apetito de cada niño. Así pues, nunca establecer comparaciones con otros niños, en las preferencias de alimentos o cantidad ingerida en cada comida.

- Las preferencias alimentarias se establecen en función de los alimentos que se ofrecen a los niños. Así que una oferta de comida monótona debe ser evitado. Es común que los cuidadores del niño mantener el suministro de alimentos ya conocido por el niño en varias ocasiones. Esta actitud es perjudicial para la formación de hábitos alimentarios saludables a lo largo de su vida;

Bebé con la cuchara en la boca haciendo cara triste - foto: Gresei / ShutterStock.com

Vamos a directrices sobre las porciones de comida para los niños menores de dos años, recordando el esquema para la introducción de alimentos complementarios, los alimentos que se pueden ofrecer a los niños:

Tabla 1 - Esquema para la introducción de alimentos complementarios

Edad Tipo de alimento

Hasta completar seis meses de lactancia exclusiva
Una vez transcurridos 6 meses la leche materna, papa fruta *, papa salada **
Al completar siete meses Lunes Papa sal **
Al completar ocho meses Poco a poco pasar a la comida de la familia
Al completar 12 meses Family Food

Fuente: Adaptación de la Sociedad Brasileña de Pediatría (2006)

Fruit Papa: se refiere a una preparación de base frutal triturado o picado.

Papa sal se refiere a una preparación a base de arroz, frijoles, verduras, legumbres, carne o pescado, etc.

lunes, 23 de junio de 2014

Comer durante el embarazo puede prevenir la enfermedad en el bebé


Una mujer embarazada no debe comer por dos. Ella tiene que elegir lo que vas a comer mejor para proporcionar más atención de la salud para ella y el bebé.

Una dieta equilibrada es un hábito que debemos tener en toda su vida. Sabemos que no es una tarea fácil, ya que cada día tenemos menos tiempo para sentarse en la mesa para un buen almuerzo, además de la invasión de productos grasos. Una mujer embarazada tiene una responsabilidad aún mayor para su alimentación, ya que en sus manos (en la barriga, más bien) será el sano desarrollo de toda una vida apenas comienza.

Estos nueve meses o menos, la madre tiene que poner en la cabeza la siguiente misión: 'll necesidad de alimentos saludables para proporcionar la formación de un bebé sano.

El poder de la madre durante el embarazo afecta la salud del bebé durante toda su vida. El riesgo de que el bebé va a tener para varias enfermedades comienza con la comida que reciben durante su desarrollo intrauterino.

Una nutrición adecuada durante las primeras semanas del embarazo asegura un desarrollo completo del organismo responsable de la oxigenación y nutrición del feto, la placenta y la llamada al sistema circulatorio del bebé.

Todavía es temprano en el embarazo, primer trimestre de embarazo, se forma el sistema nervioso del feto. Así que la ingesta de ciertas vitaminas es esencial. Coma alimentos ricos en ácido fólico o incluso tomar cápsulas de ácido fólico previene malformaciones del tubo neural (que sale de la médula ósea parcialmente expuesta). Otros alimentos importantes son el salmón, la trucha y la linaza, rico en ácidos grasos omega-3 que permitan el pleno desarrollo del cerebro y el sistema nervioso.

Para la prevención es la alimentación ideal de grasas insaturadas y monoinsaturados como el de oliva y de maní, aceites de girasol y canola, en lugar de grasas saturadas o trans, presentes en los productos procesados ??y margarina, por ejemplo.

Entre los días 28 y 40 semanas de gestación se produce un aumento de 350% baby. Con este rápido crecimiento, el nivel de glucosa en el torrente sanguíneo de la madre es alta puede causar aumentar el crecimiento de la circunferencia abdominal del bebé. Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades tales como problemas de la obesidad, diabetes y del corazón.

viernes, 10 de mayo de 2013

Recetas para embarazadas y para bebés


Ingredientes

1 lata de leche condensada
2 cucharas (sopa) de compuesto en polvo sabor fresa
1 cucharada (cucharadas) de mantequilla baja
1 paquete de gelatina de fresa

Azúcar cernida

Preparación

Mezcle los ingredientes y cocine a fuego bajo. Agitar para aflojar la parte inferior de la sartén. Colocar en un plato hondo y dejar enfriar a encresparse. Las manos de grasa con mantequilla para hacer bolas con la masa. La medida puede ser una cucharadita (tsp). Cuando todo se deshace, rodar en el azúcar cernida y servir.

viernes, 12 de abril de 2013

Jugo tricolor


Ingredientes

1 taza de jugo de naranja de tamaño mediano-file
1/4 de remolacha cruda
2 cucharadas de zanahoria cruda
1/4 cucharada de hojas de menta

Preparación

Retire la cáscara de remolacha y zanahoria. Batir todos los ingredientes en la licuadora y ¡voilá!

lunes, 14 de enero de 2013

Alimentos para aliviar el dolor durante el embarazo

La hinchazón en los pies, ardor de estómago, náuseas y calambres son síntomas comunes durante el embarazo, después de todo, el cuerpo está cambiando constantemente. Estas molestias son causadas por el aumento de la producción de hormonas y también dependerá de la sensibilidad de cada mujer.

Las náuseas y los vómitos, por ejemplo, suelen aparecer al principio del embarazo y puede durar hasta 12 semanas de gestación. Hasta las madres al nacer el bebé puede sufrir otras molestias como mareos, fatiga o estreñimiento. Para aliviar estos síntomas, lo mejor es mantener una dieta balanceada con vitaminas, proteínas y minerales.

Según Liliane le sugiera Oppermann, el menú de la futura madre necesita ser bien variado de nutrientes en la pregunta. "Lo ideal es comer de forma sana y sin excesos. Es importante consumir cereales, frutas, carnes, productos lácteos, productos de grano entero, pero todas se consumen en las cantidades adecuadas ", explica.

Los alimentos buenos

Liliane revela lo que son los alimentos que pueden interferir con el cuerpo y aliviar estos problemas. Las mamás, tome nota en la agenda y no se olvide de los consuma;

Espinaca, rúcula, cítricos y granos enteros: aliviar las náuseas;
Plátano Nanica: Reduce los calambres;
Piña: Alivia la ansiedad y vómitos;
Fibra (papaya, ciruela, salvado de avena y harina de linaza): Disminuye el estreñimiento.
Los hidratos de carbono (patatas, arroz, pan y pasta): Evite la fatiga.
Hierro (frijoles, hígado y verduras): Ayuda a formar las células sanguíneas del feto.
El calcio y el fósforo (leche y productos lácteos, yema de huevo, cereales integrales y carnes magras): Inhiben la malformación ósea, gingivitis y calambres.

Consejos del experto

1 - Prefiera los carbohidratos integrales
2 - Coma fruta en tres a cinco días. Uno de cada comida;
3 - Preparar y cocinar los alimentos de manera sencilla, sin demasiadas especias o sal;
4 - Beber mucha agua;
5 - Lavar bien los alimentos antes de comer.

lunes, 6 de febrero de 2012

No comer demás en el embarazo


No comer menos de las cantidades indicadas.

No sirve de nada pasar hambre, ya que no se aguantará mucho tiempo. El régimen básico proporciona de 1000 a 1500 calorías diarias, según las cantidades y los alimentos elegidos. No bajes de esta ración diaria, pues te abrumaría muy pronto el cansancio y te obligaría a abandonar. La cuestión está en comer regularmente, sin saltarse ninguna comida y sin reducir las cantidades para adelgazar con mayor rapidez.

La naturaleza es muy astuta. Cuando se disminuye la ración diaria de calorías, las células grasas modifican su comportamiento, y nuestro organismo llega en un solo mes a reducir sus necesidades a la mitad. Entra automáticamente en estado de hibernación, es decir, para ejercer la misma actividad, el cuerpo consume mucho menos carburante y quema, en consecuencia, menos calorías.

Vemos con frecuencia a nuestro alrededor mujeres que se pasan la vida engordando y adelgazando, sin conseguir nunca estabilizar su peso.

La mayor parte de las veces se debe al hecho de que pasan del régimen más estricto —casi de hambre aguda—, seguido durante unas semanas (el tiempo de perder los kilos suplementarios), al abandono alimenticio más absoluto. De repente, ingieren todavía más grasas, más azúcar, salan más sus comidas y toman alimentos más ricos en calorías que antes.

El organismo, que no había necesitado más que un mes para frenar y reducir su consumo de calorías, tardará seis para aumentarlo de nuevo y volver al mismo nivel que antes de emprender el régimen. Es traidor.

Por lo tanto, no te molestes en reducir las cantidades indicadas en el régimen. No lo soportarías mucho tiempo y, al detenerte, recuperarías todavía más kilos de los que habías perdido.

miércoles, 11 de enero de 2012

La Sal en la alimentación en el embarazo


No pongas más ni menos sal que de costumbre. Salvo en ciertas complicaciones del embarazo (hipertensión, albuminuria, edemas), y sólo si el médico te lo exige, no disminuyas la cantidad de sal que sueles tomar en época normal: de 10 a 12 g diarios como término medio.

Pocas veces es necesario un régimen sin sal muy estricto, y sólo para las mujeres que tengan un problema médico muy preciso.

Para todas las demás, un régimen sin sal, incluso ligero, no hará más que privarlas inútilmente.

En el caso de que hayas engordado demasiado, ten en cuenta que el suprimir la sal no te servirá para adelgazar. Se trata de un simple truco: como los alimentos no salados parecen insípidos, automáticamente se come menos y, por consiguiente, se adelgaza. Esto es cierto tanto durante el embarazo como fuera de él.

Ciertos ginecólogos ordenan aún por sistema a sus pacientes que sigan durante el último mes del embarazo un régimen sin sal, con objeto, dicen, de evitar una retención de agua en los tejidos maternos y facilitar así el parto. Tal relación de causa a efecto no se ha demostrado hasta el momento, y los resultados difieren según la mujer de que se trate.

En cambio, de lo que sí se está seguro es de que el parto será tanto más fácil cuanto menor haya sido el aumento de peso durante los nueve meses.

Un régimen sin sal, por muy estrictamente que se siga durante el último mes del embarazo, no permitirá nunca perder un excedente de peso constituido por grasa. Sólo se perderá agua. El adelgazamiento será por lo tanto artificial, ya que, si bien es cierto que la sal retiene el agua, los kilos excedentes no están formados por agua, sino por grasa. Al fin y al cabo, no somos esponjas.

martes, 20 de diciembre de 2011

Consejos de alimentación para embarazadas


- Cena de manera muy ligera.
En muchos casos, en cambio, las cenas resultan demasiado copiosas. No se precisan muchas calorías para dormir. Durante el sueño, se consumen muy pocas. Un exceso de calorías en la cena cuenta doble, y una comida ligera facilita el sueño.

- Come con tranquilidad.
Mucha gente come mal y con apresuramiento a mediodía. Mastica concienzudamente los alimentos (te dará la impresión de comer más) y relájate. Eso favorece la digestión.

- No comas entre horas.
Si tienes mucho apetito, tómate un yogur o cómete una manzana o una zanahoria. Ten cuidado con las chucherías, como una tostada de pan con mantequilla, unas cuantas galletas, ios caramelos, una pastilla de chocolate, etc. Suponen una mina de calorías escondidas. Sin darte cuenta, puedes llegar a doblar tu ración diaria de calorías y engordar dos kilos sin entender por qué. No andes picando entre horas. Hacerlo desajusta el equilibrio alimentario, sobre todo durante el embarazo.

- Cocina con la menor cantidad de grasa posible.
Una cocina demasiado grasa no beneficia al organismo. Aporta calorías superfluas y ocultas, que pueden ser perjudiciales. Aprovecha el hecho de estar embarazada para cambiar de costumbres dietéticas y alimenticias. Haz disfrutar de ellas a toda tu familia. Todo el mundo se sentirá mejor. El embarazo es la ocasión soñada para familiarizarse con la dietética.

- Reduce al máximo el consumo de azúcar.
Como ya he dicho, el azúcar —o los alimentos azucarados— llama al azúcar, con lo que se entra en un círculo vicioso. Cuanto más azúcar se toma, más necesidad se experimenta de él. En la medida de lo posible, suprime el azúcar de tu alimentación.
Mucho cuidado con las bebidas azucaradas, muy ricas en calorías. Todo lo azucarado hace engordar: galletas, chocolate, caramelos, todos los dulces, los helados, los pasteles... Naturalmente, no se trata de prohibir todo eso. Pero si tienes tendencia a engordar, considéralos como tus enemigos y no reemplaces nunca una comida por ellos. El volumen no tiene gran cosa que ver con el aporte calórico. Aprende a elegir tus alimentos con discernimiento. Así podrás preparar tu propio régimen, tomando en cuenta tus gustos y tus costumbres en materia de alimentación.

- Bebe por lo menos litro y medio de agua diarios.
Se pueden pasar algunas semanas sin comer, pero no se puede vivir más de tres días sin beber. Nuestras necesidades cotidianas se elevan a unos dos litros y medio de agua al día. Claro que, los alimentos que tomamos a diario nos proporcionan ya de por sí cerca de un litro de agua.

Para completar este aporte, se necesita litro y medio de bebida al día (una botella grande de agua mineral). En realidad, esta cantidad de líquido se distribuye entre el desayuno (té, café, leche, etc.) hasta la última bebida de la noche, pasando por la que se toma en las comidas y durante el resto del día.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Alimentación en embarazadas con peso ideal


Régimen para embarazadas en peso ideal

En general, puedes estar en tu peso ideal por dos motivos: o bien porque tienes la suerte por naturaleza de comer todo lo que quieras sin engordar un gramo, o bien porque cuidas tu alimentación.

Si te encuentras en el segundo caso, no hay ninguna razón a priori para que te abandones durante el embarazo. Sigue mostrándote igual de vigilante y adopta el régimen n.° 2 si has aumentado demasiado de peso de una vez.

Regla general: aplícate el régimen básico (p. 58) y añádele:

— 80 g de queso diarios (nada más, debido a las grasas que contiene; haz la prueba siguiente: pon al sol un trozo de gruyere, por ejemplo, vuelve al cabo de una hora o dos y te encontrarás con aceite en lugar de queso);

— una rebanada de pan (con preferencia integral) por comida.

Atención: las 200 calorías suplementarias autorizadas al día no deben provenir de cualquier cosa, sino que han de estar constituidas por proteínas y calcio. 200 calorías de caramelos no le interesan ni a tus caderas ni al niño que estás gestando.

lunes, 17 de octubre de 2011

Educación en la alimentación en bebés


El aspecto educativo de la alimentación

Dar de comer al niño significa mucho más que meter el alimento en su boca. Supone un importante acto educativo, que se inicia en los primeros días de la vida. Los primeros reflejos condicionados nacen de la alimentación. A través de ella se establece la relación básica entre madre e hijo y constituye también la base para la aparición de las capacidades, las actitudes y los hábitos.

Por lo tanto, aliméntale cuando tiene hambre, está tranquilo y en buena salud. Concédele toda la independencia posible y no combines la alimentación con situaciones y estímulos desagradables: regaños, cólera, precipitación, imposición de la comida o castigos. Respeta el estado del pequeño. Si está cansado y tiene sueño, déjale dormir primero o, mucho mejor aún, no permitas que llegue a estar cansado y soñoliento. Y cuando esté enfermo, dale de comer con el máximo de consideraciones.

Estimula a tu hijo a que sea activo durante la alimentación mostrándole el biberón y dándoselo de manera que incline la cabeza y atraiga la tetina por sí mismo. Algunos niños sujetan el biberón con las manos. En el cuarto mes, a veces antes, se les puede enseñar a comer con una cucharilla.

Si le metes la cucharilla mientras tiene aún la boca llena, dejará de abrirla cuando la vea y echará la mano a ella. No le abras nunca la boca con la cucharilla. En el sexto mes, ponle un pedazo de pan o de manzana en la mano, para enseñarle a meterse el alimento en la boca. Al principio, se limitará a chuparlo. Luego lo morderá.

Puedes enseñarle a comer sin mancharse casi desde el principio. Si le das de comer con cucharilla, ponle un babero, limpíale la cara cuando se manche, manten la mesa limpia y convéncete de que si demuestras que una cara y una mesa sucias te resultan poco agradables crearás una actitud de rechazo frente a la suciedad.

jueves, 25 de agosto de 2011

Alimentación en Bebés - Palabras de expertos


Si bien el alimento es necesario para el niño a fin de lograr el crecimiento físico, el amor no le es menos indispensable para desarrollarse emocionalmente. Dar al niño el máximo de amor posible ha sido y sigue siendo uno de los fundamentos de toda sociedad tradicional. Y esa ternura no se contradice con una severidad que sin embargo falta en la educación contemporánea [...] La insuficiencia de los padres en la sociedad contemporánea produce frutos que se manifiestan en el desconcierto de los jóvenes, ya sean obreros o estudiantes. Cosechamos lo que hemos sembrado. A causa de que el principio de su existencia ha sido fallido, millones de hombres y mujeres sienten una insatisfacción tan fundamental que no pueden reconciliarse con el mundo en que deben vivir.
ARNAUD DESJARDINS.

Un niño al que se ama es un niño cuyas necesidades maternales están satisfechas. El niño que no es amado sufre porque se halla frustrado. El amor elimina su sufrimiento. El niño amado no siente la necesidad de ser alabado, pues no ha sido denigrado antes. Es apreciado por lo que es, y no por lo que puede hacer para satisfacer las necesidades de sus padres [...]. La necesidad de ser tenido en brazos y acariciado forma parte de la necesidad de ser estimulado. La piel es nuestro órgano sensorial más extenso, y reclama al menos tantas estimulaciones como los demás órganos de los sentidos.
ARTHUR JANOV.

Los bebés necesitan leche, cierto, pero más aún ser amados y recibir caricias [...]. En los bebés, la piel supera a todo lo demás. Es el primer sentido [...] Es preciso cuidar esa piel, nutrirla. Con amor, no con cremas. Ser llevados en brazos, acunados, acariciados, frotados... constituyen alimentos para los bebés, tan indispensables —si no más— como las vitaminas, las sales minerales y las proteínas.
En los países que han conservado el sentido profundo de las cosas, las mujeres todavía saben todo eso...
FREDERIK LEBOYER.

jueves, 7 de julio de 2011

Alimentación y Belleza en el Embarazo


Como se puede apreciar, cuando una mujer está embarazada algún defecto estético tiende a aparecer; pero con todo lo expuesto en esta nota, no hay ninguno que no se pueda prevenir o atenuar. Y aunque algunas futuras madres no experimenten esa sensación, es verdad que se las ve más lindas que nunca.

De cómo ella viva esta circunstancia, dependerá en mucho lo que sienta desde el punto de vista emocional y psicológico. Si la próxima llegada del hijo representa para ella un evento feliz, se verá rejuvenecida en su aspecto general.

Si ese nacimiento le provoca inquietud y conflictos, todas las molestias físicas y estéticas aumentan. Cuando empiece a ver que su panza crece y sus pechos se vuelven más grandes y que se le hinchan los pies, puede alegrarse o sentirse descolocada ante los cambios inevitables que se están produciendo en su cuerpo.

En todos los casos será imprescindible que tenga en cuenta que no serán suficientes las cremas o tratamientos dermoestéticos, si no alcanza ella durante ese período, de todos modos maravilloso, una armonía interior que es la que embellece auténticamente.

Se aconseja para la buena alimentación de la madre y el bebé lo siguiente:

Privilegiar una alimentación equilibrada, sana, natural pero también sabrosa y no excesivamente reducida en calorías
Usar sal de cocina y condimentos con moderación

Evitar los caldos en cubos o concentrados y con conservantes Moderar el consumo de dulces Suspender el alcohol, moderar el café, eliminar el cigarrillo

Controlar con regularidad el peso Proteínas: Son indispensables para la construcción de los tejidos. Consumir diariamente leche y yogur (no más de 500 gramos) y al menos en una comida carne roja, o pollo, o pescado y alternativamente legumbres o cereales.

Grasas: Son necesarias en cantidad moderada para la absorción de las vitaminas liposolu-bles: A,.D, E, K. Deben preferirse las de origen vegetal a las de origen animal.

Carbohidratos: Están contenidos en los cereales, las legumbres, el azúcar en la verdura y en la fruta y representan junto con las grasas la fuente de la energía.

Vitaminas y minerales: Son particularmente ricas en ellas las hortalizas, las legumbres, las verduras y las frutas

sábado, 25 de junio de 2011

Dieta Mediterránea para Embarazadas


La dieta mediterránea incluye pastas y arroz. Consiste en una alimentación sabrosa, rica en propiedades, variadas, que satisface perfectamente las necesidades de la embarazada, sin producir aumento de peso.

Desayuno
Té o café poco azucarado o directamente amargo.
Leche o yogur. Descremados 200 gramos. Enteros 150 gramos, con un huevo al poché.
Galletas integrales o cereales (30 gramos), pan (40 gramos) frutas frescas enteras, exprimidas o ralladas.

Almuerzo
Plato único a base de cereales, acompañado por otro alimento como pasta seca con diversos tipos de salsas o una tortilla cocida con jugo de tomate.
Verdura, toda la que quiera (una porción abundante).
Fruta de estación.

Merienda
Leche o yogur descremados o enteros reduciendo la cantidad.

Cena
Carne roja o pescado o pollo o legumbres.
Verdura toda la que quiera. Pan (50 gramos). Fruta de estación.

miércoles, 22 de junio de 2011

Problemas con la alimentación del niño


Amenudo, los padres se preocupan mucho por el apetito de sus hijos. Para que este tema deje de ser un problema, le sugerimos algunos consejos para cuando les dé de comer:

- Controle el horario de comida, el ritmo, la duración y el lugar.

- Prepare una dieta equilibrada de acuerdo a sus necesidades

- No le ofrezca golosinas a cualquier hora ni para calmarlo cuando llora ni para satisfacer sus ansiedades.

- Evite premiar con dulces su buen comportamiento ni lo castigue con comidas que no le gustan. Lo alimentos no deben tener ninguna connotación simbólica, ni de premio ni de castigo.

- No pretenda ganarse su cariño a base de golosinas

- Trate de que la hora de la comida se desarrolle en un ambiente apacible.

- Cuide la presentación de sus platos para que sean atractivos.

jueves, 2 de junio de 2011

Alimentación en el embarazo - Pescado


El pescado magro

Resulta particularmente interesante por ser poco rico en calorías (lo mismo que el marisco).

El pescado se prepara:

- Simplemente escalfado: colocar el pescado en un plato y depositar este plato en la cesta metálica de la olla exprés. Un poco de agua en el fondo de ésta, sal, pimienta, hierbas y e! caldo corto habitual. Cerrar la olla. Dejar cocer a fuego lento unos minutos.

- A la plancha: bajo el grill del horno o en una plancha normal.

- Asado: el mismo procedimiento que para un asado de carne. Colocar el pescado sobre un papel de aluminio abierto; añadir sal, pimienta y hierbas; disponer alrededor tomates, setas y cebollas pequeñas; añadir un poco de vino blanco si se quiere; dejarlo asar a fuego bastante vivo (25 minutos para una dorada mediana, por ejemplo); servir con perejil picado y zumo de limón.

Derrite un poco de mantequilla para las personas de la familia que no tienen problemas de peso.

domingo, 29 de mayo de 2011

Alimentación en el embarazo - Los huevos


Los huevos

Los huevos constituyen una mina de buenas recetas con pocas calorías:

— huevos duros;
— huevos revueltos en la sartén de teflón con tomate, setas, cebolletas, etc.;
— tortilla a la francesa (siempre en la sartén de teflón, a fuego lento, sin grasa);
— piperada de hortalizas (plato vasco): huevos revueltos con hortalizas diversas, calabacines, berenjenas, tomates, hierbas, etc.

Los huevos permiten también hacer soufflés o flanes, salados o dulces.

Soufflé salado, para una persona:
Dos yemas de huevo, sal, pimienta, hierbas, unos trocitos de jamón (facultativo). Batir las claras a punto de nieve (con una pizca de sal); mezclarlo todo. Meterlo en el horno a temperatura mediana, en un molde especial para soufflés (moldes que no se pegan). Alrededor de diez minutos de cocción.

Soufflé dulce:
Igual que el anterior, pero sin jamón, claro está. Reemplazar la sal por un edulcorante. Añadir una vaina de vainilla y una gota de licor, si te apetece. A fuego vivo, te saldrá un soufflé; a fuego mediano, un flan, que se come caliente o frío.
La clásica «isla flotante» se puede hacer con leche desnatada + edulcorante + yemas de huevo + claras de huevo batidas a punto de nieve firme y puestas encima.

(Veremos más adelante otras recetas a base de huevo, cuando hablemos de los productos lácteos desnatados.)
Piensa en utilizar las providenciales claras (una clara = 20 calorías). Batida a punto de nieve muy firme con un edulcorante (y siempre con una pizca de sal), hace muy buen efecto sobre un café helado o caliente, creando un «café de Lieja», que te quitará el hambre durante la jornada.

sábado, 12 de febrero de 2011

Nutrición en el Embarazo - una alimentación equilibrada


Los alimentos malos deben reducirse en el curso del embarazo a fin de poder aumentar ligeramente los que vamos a compartir a continuación en nuestro post de hoy, indispensables para el crecimiento del bebé, sin por ello correr el riesgo de ganar peso.

El resto de sustancias necesarias son aportadas en cantidad suficiente por una alimentación variada, ya se trate del calcio o de las vitaminas.

A veces, los trastornos atribuidos a una insuficiencia de calcio son debidos, de hecho, a una modificación del mismo en el organismo, causada por las hormonas específicas del embarazo. Incrementar la cantidad de calcio no cambia nada, ya que el exceso se elimina por la orina.

En cuanto a las vitaminas, éstas son ampliamente suministradas en una alimentación normal.

Así pues, las consignas alimentarias pueden resumirse en tres reglas sencillas:

1. Alimentación variada, reduciendo azúcares y grasas en beneficio de las proteínas.

2. Control cotidiano del peso. En ningún caso debes ganar más de un kilogramo al mes, es decir nueve kilos en todo el embarazo. Tu balanza te indicará si es conveniente o no seguir un régimen. Y no olvides que en los últimos meses es cuando más engordarás.

3. Régimen obligatorio en caso de ganar demasiado peso. Se basará en la supresión más o menos completa de azúcares y grasas.
Estos consejos han reducido de modo espectacular ciertas complicaciones graves del embarazo, como la toxemia y la eclampsia convulsiva.

Sin duda comprendes ahora la importancia de seguir escrupulosamente estas consignas, incluso a pesar de la tendencia de ciertos médicos a descuidar la vigilancia del peso.

martes, 8 de febrero de 2011

Consejos dietéticos para mujeres embarazadas


A título indicativo, transcribo a continuación los consejos dietéticos que doy a las pacientes cuyo aumento de peso es superior a un kilogramo mensual.

1. Reemplazar el azúcar por sacarina.

2. Alimentos terminantemente prohibidos: pan, mermeladas, pastas, legurnbres secas harinosas (alubias, etc.), cuscús, pizza, aceite de oliva, embutidos, fiambres, carne en salsa, despojos, pimientos, frituras, nata, quesos grasos, pasteles, chocolate, frutos secos (dátiles, nueces, etc.), bebidas alcohólicas, cerveza, agua con gas.

3. Alimentos qUe se pueden consumir con moderación: leche, café, té, mantequilla, nuevos, pescado azul, carne de cerdo, patatas, coles, vino.

4. Alimentos recomendados: biscottes de régimen, leche descremada no azucarada, verdura de hoja, tomates, alcachofas, carnes rojas a la plancha, pescado blanco a la plancha, lechugas, limones, yogur y quesos de régimen, frutas frescas (con moderación), agua-mineral sin gas.

Es recomendable eliminar la sal y también el azúcar. El régimen sin sal, antañp impuesto hacia el final del embarazo, ya no se suele aconsejar, ahora que se conoce mejor la fisiología de la mujer encinta. Eso nq significa que haya que salar demasiado los alimentos; el exceso es Siempre perjudicial. La prudencia aconseja utilizar la sal moderadamente, sin suprimirla por completo, lo que podría alterar el equilibrio biológico de la futura madre.

Sin embargo, es absolutamente imprescindible suprimir el azúcar si se tiene tendencia a engordar. No hay que olvidar que se trata de un factor esencial en el aumento de peso. Y no sólo el azúcar con que endulzamos el café, sino sobre todo en sus restantes formas: pasteles, refrescos, zumos de frutas, frutas frescas o secas, mermelada, etcétera.

lunes, 7 de febrero de 2011

Alimentación en Embarazadas - proteínas, grasas y más!


El tema de la alimentación de la futura madre ha sido —y seguirá siendo— objeto de acaloradas discusiones entre médicos y pacientes, y aún más entre madres e hijas.

Pocos, capítulos han provocado tanta controversia como el relativo al régimen de la mujer encinta, y pocos autores se han privado de llenar páginas para tratar una cuestión en definitiva tan sencilla. No hay necesidad de complicadas tablas ni cálculos elaborados; basta con un pocote seltido común.

Con tal de que sea variada, la alimentación cotidiana normal aporta a la futura madre, en cantidad suficiente, todos los elementos que precisa, sin necesidad de correr tras las vitaminas o las proteínas. El problema radica en limitar el alimento, y no en aumentarlo. Hay que rechazar de modo definitivo el célebre dicho «comer por dos», demasiado a menudo confundido con «comer como dos».

El embarazo supone, en efecto, un aumento del apetito, sobre todo en el curso de los últimos meses, y con frecuencia lleva a la futura madre a ingerir una excesiva cantidad de alimentos.
En su obra Guide pratique de diététique, el profesor C. Sureau escribe: «El régimen ideal de una mujer encinta sana difiere poco del de una mujer de edad y actividad similares no embarazada».

Las necesidades energéticas de una mujer no encinta son de 2.200 calorías por día, aproximadamente. En la embarazada, dichas necesidades se mantienen a un nivel equivalente durante el primer trimestre del embarazo, pasan a 2.400 calorías en el segundo trimestre y alcanzan 2.600 calorías en el tercero. Es decir, supone un incremento de tan sólo un 20 %.

Existen tres categorías de alimentos:

1. Las proteínas: carne, huevos, pescado.

2. Las grasas: mantequilla, aceite, alimentos grasos.

3. Los hidratos de carbono: azúcar, mermelada, miel, pasteles, pastas, legumbres, frutos secos, etcétera.