Entrada destacada

Para evitar la anemia

Ingredientes Col cruda 150 ml de zumo de naranja 1 cucharada de hojas de menta (12 g) 1 cucharada de jugo de limón Preparación ...

Mostrando entradas con la etiqueta contracciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta contracciones. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de noviembre de 2014

Nacimiento, hora de parto


 #parto #trabajodeparto #horadeparto #contracciones #partoconsejos

Conozca las señales para reconocer el momento tan esperado de nacimiento y el nacimiento de su bebé.

Un gran signo de interrogación invade mis momentos mamma antes de que el bebé finalmente emerge al mundo.

La razón es simple: la inseguridad de saber cuándo es el momento de tener en realidad el bebé en sus brazos es inmenso, sobre todo con las madres primerizas. ¿Cómo saber si usted siente las contracciones son verdaderas?

El cuerpo de la madre se prepara para el nacimiento de unas pocas semanas antes de la fecha prevista para el nacimiento del bebé. Algunos aparecen como contracciones falsas, llamadas contracciones de Braxton Hicks. Es indoloro, irregular y no más de cuatro contracciones por minuto durante el descanso. Ten cuidado si este número es mayor, puede ser el signo de un parto prematuro.

Algunos de los síntomas pueden aparecer para advertir que la hora de trabajo está por venir. El bebé se coloca bajo, lo que da una sensación de compresión en el abdomen inferior que puede estar acompañado de un dolor de espalda más intenso y secreciones vaginales. El abdomen se endurece.

El tapón mucoso que bloquea el cuello uterino sale de la vagina (parece una gelatina de color rosa) y puede ocurrir hasta 72 horas antes del comienzo del trabajo. ¿Es la dilatación del útero comienza.

Las contracciones suelen comenzar después de la ruptura de la bolsa de agua. Cuando estalló la bolsa, llame inmediatamente a su médico o partera que le guiará por lo general va para la maternidad.

Los recién llegados - En una primípara (que tienen su primer hijo), trabajan duro trabajo un promedio de 12 a 14 horas. Para las madres que ya han tenido hijos, el tiempo promedio es de 8.6 horas de duración.

Al comienzo del trabajo de parto, las contracciones aparecen intervalos regulares de cinco a diez minutos. Al final, mamá debe sentir cada dos o tres minutos de duración de 30-45 segundos. Como una ola, creciendo poco a poco, llegar a un pico y luego comenzará a declinar.

El papel de las contracciones es abrir el cuello uterino en 10 cm o más para formar un canal que permite el paso del bebé. Un buen consejo es para moverse, caminar durante el parto, ya que ayuda al bebé y disminuir el dolor de las contracciones. Las técnicas de respiración y relajación también son importantes para aliviar el dolor.

domingo, 10 de febrero de 2013

El dolor del parto


Dolor en la mano de obra es, para la mayoría de las mujeres, inevitables. Como ya anticipó el nacimiento de nuestra hija, yo sabía que antes de que yo me cogió del recién nacido en mis brazos, yo tendría que someterse a una cierta cantidad de dolor. El dolor no es algo que busco, pero el dolor de la mano de obra era algo que yo había tratado de prepararme para la única manera que sabía, por no detenerse en él. Yo ya había tenido una labor muy intensa con mi hijo. Decidí hacer un trabajo de intervención libre y la entrega con mi hijo. He encontrado una partera que apoyó el tipo de parto que estaba buscando.

Yo no sabía qué esperar para el dolor del parto con mi primer embarazo. A diferencia de la mayoría de las parejas, mi esposo y yo no tomé clases de los niños para dar a luz, porque "naturales" las clases de parto no se les ofreció en nuestra área. Yo quería que mi trabajo para liberarse de las restricciones y el protocolo. Yo quería que la libertad de la mano de obra de todas formas quería incluyendo la capacidad de moverse en cualquier posición que me ayude con el dolor de cada contracción. Yo no quería que se impuso por un monitor fetal, las drogas, o iv una Con mi segundo embarazo que estaba buscando las mismas libertades en la mano de obra para ayudar a controlar el dolor.

La verdad es que el trabajo me duele ... un lote. El dolor del parto es único porque es el único dolor que he experimentado que es normal y natural. El dolor experimentado durante el parto significa que las cosas van como deberían. El dolor es bueno. Una mujer en trabajo de parto, si sin obstáculos, a hacer lo que tiene que hacer, ya se trate de cambiar su posición o el canto, para obtener a través de cada contracción. Yo quería otra natural, libre de drogas, la intervención libre de la mano de obra, y el nacimiento. Durante cuatro horas, tuve contracciones fuertes, intensos y dolorosos.

Me levanté, me acerqué, me puso en cuclillas, me puso a mi lado, me metí en la piscina del nacimiento a través de contracciones. La única posición que he encontrado para ser insoportable por la que se fue sobre mi espalda (yo lo hice un par de veces para que la partera y la enfermera puede revisar mi cuello uterino). Con cada contracción llegó el dolor intensifica. Me dolió. Las contracciones seguían llegando y yo seguía respirando a través de ellos. Algunas veces se puso bastante difícil permanecer concentrado en cada contracción, pero yo tenía un gran sistema de apoyo que incluía a mi esposo, la comadrona y la enfermera. Hubo contracciones que casi lloré, pero seguí a través de la respiración y movimiento. La única manera de sobrellevar el dolor es tomar cada contracción, ya que viene y dejar que la contracción de hacer su trabajo.

Otra verdad es que el dolor del parto natural (sin el aumento de cualquier tipo) es total y completamente manejable. El dolor es el empoderamiento y la liberación. El dolor está ahí como una guía. El dolor me dijo lo que tenía que hacer para el nacimiento de mi hija (y su hijo). El dolor me dijo que me empuja. Una vez que nació mi hija, el dolor había desaparecido!

lunes, 19 de noviembre de 2012

Temor en el embarazo


Seis semanas después de su segundo embarazo, Kim Schuler Heinrichs pensé que todo estaba perdido. Después de enterarse de que estaba embarazada, Schuler, ahora una madre de tres niños en Allentown, Pennsylvania, comenzó a sangrar y calambres. "Mi marido y yo estábamos seguros de que estaban perdiendo el bebé", dice ella, "pero pronto el doctor encontró un latido del corazón." A sin problemas siete meses más tarde, Schuler dio a luz a una niña sana.

Pocas mujeres pasan por el embarazo sin un momento de ansiedad (o más) como este a lo largo del camino. Afortunadamente, la mayoría van a tener embarazos normales y bebés sanos. Mientras que las mujeres con condiciones especiales de salud o antecedentes de parto prematuro, o aquellos que están llevando múltiplos, deben prestar especial atención cuando algo inusual ocurre, la mayoría de las mujeres pueden relajarse y dejar que la naturaleza siga su curso.

Estamos aquí para ayudarle a hacer precisamente eso. Las siguientes son las preocupaciones más comunes entre las mujeres embarazadas, con información acerca de por qué es probable que no tiene que preocuparse y cuándo debe hacerlo. Tenga en cuenta que estos son sólo directrices, llame a su médico si tiene preguntas o preocupaciones específicas de su embarazo.

Sangrado

¿Por qué sucede: Sangrado durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre, es bastante común. De hecho, aproximadamente el 25 por ciento de las mujeres experimentan algo de manchado o sangrado más abundante en las primeras 13 semanas más o menos, de los cuales más de la mitad llegan a tener bebés perfectamente sanos.

Aunque el sangrado, especialmente si van acompañados de cólicos, puede ser un signo de aborto involuntario, a menudo tiene otras causas. La más común tiene que ver con la implantación del óvulo en la pared del útero, dice Landers Daniel, MD, especialista en medicina materno-fetal en la Universidad de Minnesota, Twin Cities. Pólipos cervicales benignos, que son bastante comunes si usted está embarazada o no, también puede ser el culpable. Otra posible causa es la hemorragia cervical, que puede ocurrir después de relaciones sexuales en las mujeres embarazadas con tejidos tiernos. Finalmente, el sangrado puede ocurrir cuando el tapón de moco que sella el cuello del útero se pierde en trabajo de parto prematuro.
Cuándo llamar al doctor: Si experimenta cualquier sangrado, no importa cuando suceda.

Contracciones

¿Por qué sucede: Muchas mujeres embarazadas experimentan contracciones al azar, a menudo llamadas Braxton-Hicks, después de 24 semanas. Esto es normal, siempre y cuando sean irregulares y esporádicos (a diferencia de las contracciones de parto reales, que ocurren a intervalos regulares y el aumento en la frecuencia e intensidad). "Aunque nadie sabe a ciencia cierta qué propósito sirven estas contracciones, la diferencia importante entre las contracciones Braxton-Hicks y las contracciones del trabajo de parto real es la regularidad", dice Landers.
Cuándo llamar al médico: Si las contracciones parecen ser regular (por ejemplo, cada 10 minutos). Tiempo para estar seguro.

Calambres

¿Por qué sucede: Muchas mujeres se sienten algo semejante a los calambres menstruales muy temprano en el embarazo. (A menudo se piensa que su periodo está por venir.) Que pesadez achy es causado por aumento del flujo sanguíneo hacia el útero y otros órganos de la pelvis, y es normal.
Cuándo llamar al médico: Si usted nota calambres consistente en un solo lado o si está acompañado de hemorragia (su médico tendrá que descartar un embarazo ectópico o un quiste de ovario). Calambres grave, en el segundo o tercer trimestre es más preocupante, ya que podría indicar un parto prematuro.

Hinchazón

¿Por qué sucede: Los cambios hormonales hacen que las mujeres embarazadas para retener el exceso de líquido en los tejidos y, además, el volumen sanguíneo aumenta en un 30 a 50 por ciento. Desafortunadamente, no hay mucho que puedas hacer acerca de la hinchazón.
"No tiene nada que ver con lo mucho o lo poco que el agua o la sal que ingieren", dice OB-GYN Richard Frieder, MD, profesor clínico en la Universidad de California, Los Angeles School of Medicine. Si sus piernas y pies están hinchados, elevándolos ayudará; también lo hará la natación. Incluso sentado en una piscina hasta la barbilla le ayudará a redistribuir los fluidos en su cuerpo.
Cuándo llamar al médico: Si la hinchazón repentina se acompaña de un dolor de cabeza, sobre todo después de la semana 28, lo que puede ser un signo de preeclampsia, una condición peligrosa presión arterial alta.

El flujo vaginal

¿Por qué sucede: El cuello del útero está experimentando muchos cambios que pueden resultar en la descarga de moco excesivo o inusual, dice Landers Daniel, MD
Cuándo llamar al médico: Si el flujo vaginal se acompaña de ardor, comezón o mal olor, porque puede tener una infección.

Humedad

¿Por qué sucede: Cuando una mujer embarazada ve una mancha de humedad en las sábanas o ropa interior, ella piensa: "Mi fuente se ha roto!" Pero lo más probable, la humedad es sólo orina. Debido a que el útero en crecimiento ejerce presión sobre la vejiga, muchas mujeres se escapa la orina sin darse cuenta.
Cuándo llamar al doctor: Si la humedad persiste o parece excesiva, su médico querrá estar seguro de que no pérdida de líquido amniótico, que es una preocupación antes de la semana 37 debido a fugas de este tipo podría provocar trabajo de parto o provocar una infección en el útero .
Además de su susto sangrado, Schuler admite que ella tenía otras preocupaciones en los tres embarazos, incluyendo vómitos crónicos con uno y lo que ella percibe como falta de movimiento en el útero con dos. "Ahora que he tenido tres bebés perfectamente sanos", dice ella, "Miro hacia atrás y darse cuenta de que podría haber preocupado mucho menos".

viernes, 3 de junio de 2011

Contracciones Uterinas


Este período está dominado física y psicológicamente por la noción de antagonismo con la madre.

El mundo del feto se halla desquiciado por la aparición de las contracciones uterinas y el comienzo de la fase de dilatación. Hay que destacar que, de vez en cuando, se producían asimismo contracciones menos potentes en el curso de los últimos meses del embarazo, pero eran sentidas como una molestia pasajera.

La aparición de contracciones fuertes crea una situación dramática, con la sensación de atentado contra la vida y diversos signos de incomodidad física. Madre e hijo se convierten en una fuente de dolor para el otro, y se hallan en antagonismo y conflicto biológico.
El sujeto se siente preso en un mundo cerrado y experimenta increíbles torturas físicas y psíquicas.

Esta situación es sentida como eterna y sin esperanza. Ninguna escapatoria parece posible, ni en el espacio ni en el tiempo.

Esta etapa adquiere ¡a dimensión del infierno, caracterizado por un sufrimiento infinito, físico, psíquico y metafísico, tal como es descrito en muchas religiones.

La agonía del nacimiento se une entonces a la agonía de la muerte. A nivel metafísico, este estadio se halla dominado por la noción de que no hay salida posible.

A nivel físico, se mencionan sensaciones de extrema presión sobre la cabeza, silbidos en los oídos, diversos dolores por todo el cuerpo, sensación de ahogo, de trastornos cardiacos y de frío.

martes, 31 de mayo de 2011

Primera Etapa de nacimiento


Es el fin del embarazo. Este período se halla dominado, tanto lisica como psicológicamente, por la noción de unión con la madre.
Las condiciones para el niño son entonces óptimas: seguridad, protección, medio líquido y tibio, agradable, y satisfacción de todas las necesidades: nutritivas por medio del cordón umbilical, urinarias por la micción en el medio amniótico (no hay función intestinal, por lo tanto tampoco hay deposiciones).

Esta beatitud puede sin embargo verse alterada. De modo ocasional y superficial, por ruidos externos demasiado intensos, por sacudidas sufridas por la madre, por una molestia pasajera de ésta, por el uso del tabaco o del alcohol, por el examen del ginecólogo, por las relaciones sexuales, etc. La alteración puede ser más duradera y de mayor gravedad a causa de cualquiera de las enfermedades propias del embarazo (hipertensión arterial, toxemia gravídica, choque por el factor Rh), del miedo o la angustia de la madre, de un trabajo penoso efectuado por ésta, etcétera.

A pesar de que todas esas agresiones son bien conocidas por la medicina oficial, ésta sólo ve en ellas la posibilidad de una repercusión en la salud del niño.

Las exploraciones por medio del LSD revelan que el niño puede asimismo sentir esas agresiones a nivel psíquico, con sensación de incomodidad, dolores, angustia, etc., y memorizar después esos recuerdos incómodos de su inconsciente, del que podrán «extraerlos» los métodos psicoterapéuticos ya mencionados. La sabiduría popular ya había reconocido, desde hace tiempo, la influencia de la ansiedad o la angustia de la madre sobre el desarrollo del embarazo y sobre el psiquismo del niño.

En este estadio, las descripciones suministradas por los sujetos experimentales son todas parecidas. Se describen como de tamaño muy pequeño, con la característica desproporción entre el volumen de la cabeza y el del resto del cuerpo (sabemos que el recién nacido tiene una cabeza proporcionalmente mucho mayor que la del adulto).

Pueden sentir el líquido que los baña e incluso a veces el cordón umbilical. Esas percepciones se hallan asociadas a una impresión psíquica de completa felicidad, de fusión perfecta en la unidad cósmica. Los sentimientos mencionados con mayor frecuencia son: paz, tranquilidad, alegría, serenidad, beatitud, esplendor y plenitud del ser, trascendencia del tiempo y el espacio. Todos señalan que las palabras del lenguaje ordinario son insuficientes para traducir la naturaleza de esa sensación y su significado.

miércoles, 20 de abril de 2011

La Expulsión en el Parto


El período de expulsión

Como hemos visto, es la fase activa del parto; por lo tanto, es donde debes mantener el máximo control posible de la situación.

La cabeza del niño encaja en el paso óseo de la pelvis, y después desciende por ésta en dirección a la vagina.

Las contracciones se vuelven más frecuentes e intensas. Un dolor en la zona del sacro anuncia a veces el ajuste y el descenso. Finalmente, vas a sentir la necesidad de empujar; a cada contracción, la cabeza del niño se apoya sobre el perineo y es sentida como un voluminoso cuerpo extraño, que origina ganas de evacuar. Es inútil empujar demasiado pronto; deb'es esperar la decisión del partero. Cuando llega el momento, éste te colocará en la posición adecuada y guiará tus esfuerzos expulsivos.

La posición adecuada
Te colocarán con las nalgas en el borde de la cama, y tus pies en los estribos fijados a los largueros metálicos verticales; así, tus pies se mantienen en el aire, con los muslos en la adecuada posición. Debes asir con las manos esos largueros metálicos, con lo que podrás hacer fuerza para ayudarte en el empuje.

Los esfuerzos expulsivos
Tan sólo deben efectuarse en el momento de las contracciones (fuera de ellas, son ineficaces y fatigan inútilmente).
Por el contrario, es deseable que no se pierda ni un instante durante la contracción; en ese momento, el esfuerzo debe ser tan prolongado, intenso y bien dirigido como sea posible.

Ya he descrito con detalle el esfuerzo expulsivo en el capítulo dedicado al ensayo del parto; así pues, ahora me limitaré a resumirlo:

Desde el comienzo de la contracción: inspiración profunda y bloqueo del diafragma, manteniendo los pulmones llenos.

— Empuje abdominal dirigido hacia abajo, tirando de los largüeros metálicos de la cama. No debes respirar ni hacer-ruidos con la garganta durante el esfuerzo; eso lo haría ineficaz. La barbilla apoyada en el pecho, facilita el bloqueo de la respiración.

— El esfuerzo debe realizarse de una sola vez mientras tengas aire; si te ves obligada a concluirlo cuando aún no ha concluido la contracción, respira rápidamente, hincha los pulmones, bloquea el aire y reemprende el empuje.

— Cuando termine la contracción, debes descansar y relajarte; suelta los barrotes, realiza varias respiraciones profundas y después respira con calma hasta la siguiente contracción.

lunes, 11 de abril de 2011

Embarazadas - Dilatación Cervical


La dilatación cervical

Las contracciones uterinas tendrán como resultado abrir progresivamente el cuello uterino.

La dilatación del orificio del cuello se lleva a cabo del mismo modo que se abre el diafragma de una cámara fotográfica. Dicha dilatación es un elemento fundamental en la vigilancia de la buena marcha del parto; debe ser regular, progresiva y paralela a la duración del parto.

Al final de la etapa de dilatación ésta será completa (unos diez centímetros); es decir, el cuello habrá desaparecido, quedando en su lugar un cilindro continuo uterovaginal. La expulsión podrá realizarse.

domingo, 10 de abril de 2011

Parto Normal


Desarrollo del parto normal
A nivel esquemático, el parto evoluciona en dos períodos: Primero: un largo período de preparación.

Dicho período ocupa varias horas, y en el curso del mismo se desarrollan simultáneamente dos fenómenos fundamentales, por efecto de las contracciones uterinas:

— La apertura del cuello del útero, el cual se dilata de modo progresivo hasta permitir el paso de la cabeza del niño; se trata de la dilatación cervical (dilatación del cuello del útero).

— El descenso del niño a través del desfiladero óseo de la pelvis a fin de salir de la vagina, y de ahí al exterior.
Para simplificar las cosas, estudiaremos ambos fenómenos uno tras otro, pero hay que comprender que en realidad se desarrollan al mismo tiempo; el útero se abre a medida que el niño desciende.

Segundo: un corto período de expulsión
Se trata del parto propiamente dicho, que suele durar de 10 a 20minutos.

La expulsión, o parto propiamente dicho, tiene lugar cuando el Útero se halla por completo abierto (es decir, el cuello dilatado al máximo: dilatación completa), y cuando el niño (o al menos su cabeza, porción primera y más voluminosa) ha franqueado del todo el desfiladero óseo de la pelvis materna y llega a la vagina.

En el curso de la expulsión, el papel de la mujer se hace muy activo, ya que aparecen las ganas de empujar (esfuerzos expulsivos); y lo mismo ocurre con el partero, el cual debe intensificar su vigilancia y estar preparado para intervenir, a fin de facilitar la salida del niño.

La preparación
Tres fenómenos dominan este largo período y van a ser objeto de una atenta vigilancia:
— las contracciones uterinas;
— la dilatación;
— el descenso del niño.

Las contracciones uterinas
En la mayoría de los casos, su aparición marca el comienzo del Parto.

Son intermitentes, y cada una está separada de la siguiente por una tase de reposo más o menos larga. Son asimismo involuntarias, por lo que no se las puede provocar o suprimir a voluntad. Son sentidas como más o menos dolorosas.
Según se va desarrollando la fase preparatoria del parto, aumentan progresivamente de intensidad, de duración y de frecuencia; al principio se presentan cada media hora, por ejemplo, y se van acercando, hasta que al final se producen cada uno o dos minutos.

Esas contracciones tienen una doble acción: sobre el cuello ute-mio, que deberán abrir, y sobre el niño, que van a empujar al exterior.

domingo, 30 de enero de 2011

Contracciones

Contracciones
Ahora bien: al igual que todo músculo que trabaja, en cada contracción uterina se consume energía. Esta energía, el útero la obtiene quemando en su interior glucosa. La glucosa es el azúcar que está disuelta en la sangre y que el organismo la tiene almacenada en el hígado y en los propios músculos. Cuando tiene necesidad de ella, la saca del de pósito y la ofrece al órgano que la necesita. Pero para quemar el azúcar, el músculo necesita oxígeno. Es un proceso de verdadera combustión, como el que se realiza cuando quemamos un leño o carbón. Para prenderlo, es necesario hacer pasar una corriente de aire, que le suministra el oxígeno.
Por tanto: durante el trabajo de parto la embarazada necesita glucosa y oxígeno. El aporte de glucosa se realiza en algunos países administrándole a la parturienta suero glueosado, es decir, agua y azúcar.

miércoles, 26 de enero de 2011

Claves para el parto


Conociendo como es el mecanismo de funcionamiento de los músculos voluntarios vamos a aprovechar para ponerlos al servicio del parto.

En la primera etapa, ahorrando energía; en la segunda etapa, haciendo trabajar exclusivamente aquellos que por sus relaciones tienen una acción directa sobre el útero.

domingo, 28 de febrero de 2010

Contracciones parto


Músculos y contracciones en el parto

En el parto hay dos períodos bien diferentes. En el primer período el útero se contrae para producir la dilatación del cuello. Este trabajo lo realiza solamente el útero. De nada vale que durante cada contracción ustedes hagan algún esfuerzo muscular. Ello no va a acelerar el proceso de la dilatación.

Todo ese esfuerzo de contracciones, gritos, representa un enorme trabajo inútil, pero trabajo al fin. Se gastan grandes cantidades de energías, se consume glucosa y oxígeno, sin beneficio alguno. Pero el trabajo de los músculos (contracción), representa trabajo de todo el aparato nervioso que lo dirige: nervios y corteza cerebral.

Es decir: durante las 12 o 16 horas que dura la dilatación del cuello del iitero han estado haciendo un gran trabajo inútil, tanto físico como nervioso. El resultado es el agotamiento materno.