Entrada destacada

Para evitar la anemia

Ingredientes Col cruda 150 ml de zumo de naranja 1 cucharada de hojas de menta (12 g) 1 cucharada de jugo de limón Preparación ...

Mostrando entradas con la etiqueta alimentación embarazo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alimentación embarazo. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de junio de 2014

Los tipos de alimentos que una mujer embarazada debe consumir


Una mujer embarazada no debe comer por dos, pero los dos se consumen los nutrientes esenciales para la salud de la madre y el bebé. La palabra clave es la calidad, no la cantidad.

Siempre hay muchas preguntas con respecto a la potencia de las madres que sólo saben que están embarazadas. Esto es normal, después de todo, la madre quiere generar un hermoso y maravilloso hijo, sano. Sepan que no hay una fórmula mágica "alimentos para mujeres embarazadas." Sí, hay muchos consejos valiosos para una alimentación saludable durante el embarazo.

Recuerde que cada madre tiene un cuerpo y sólo su médico o dietista puede recomendar una dieta específica. Así que lo que vale para María no puede depender de Fernanda.

Que quede claro que el embarazo no es el momento de comer todo lo que quiera y cuando quiera. La frase "Ahora tengo que comer por dos porque estoy embarazada" no es válido. Bien, sabemos que el hambre aumenta. Contrólate, mujer!

Yo diría que la mejor frase sería "Ahora tengo que comer por dos", asegurando así la salud de la madre y el desarrollo completo del bebé. En general, las mujeres deben aumentar la ingesta de sólo 200 calorías después del segundo trimestre.

Durante todo el embarazo, las mujeres deben comer cada tres horas. Los expertos recomiendan una dieta muy variada y colorida, incluyendo seis porciones de panes y granos, cereales preferiblemente integrales, frutos de cinco y de tres a cuatro porciones de verduras. Por otra parte, las carnes, los productos lácteos, siempre variando el fin de obtener los más diversos minerales y vitaminas que mamá y bebé necesitan. No te olvides de beber al menos dos litros de agua por día.

El primer trimestre se caracterizó por un aumento en la frecuencia cardíaca y el volumen sanguíneo mamá, importante fase de desarrollo de las partes vitales del bebé, cómo el sistema nervioso. En esta fase, la ingesta de hierro, ácido fólico y líquidos son interesantes. Esto no significa que estos componentes son importantes sólo en esta etapa, que tienen que ser parte de todo el embarazo.

Mamá tiene un sentido del valor de cada nutriente puede montar platos de acuerdo a su gusto y con la etapa del embarazo. Tome agendinha y anotar algunos ejemplos.

HIERRO: se encuentra en la carne, el hígado, los huevos, frijoles y las verduras (espinacas, por ejemplo). Para una mejor absorción del hierro por el cuerpo, consumir la misma comida rica en vitamina C, como los cítricos y los tomates, y evitar los alimentos ricos en calcio como la leche y los productos lácteos, lo que disminuye la absorción.

Ácido fólico: se encuentra en verduras de color verde oscuro (espinaca, col rizada, brócoli), cereales y cítricos. Cocción por microondas y altas temperaturas agotar ácido fólico. Prefiero humeante. Ya desde el segundo trimestre del embarazo, es el momento de aumentar la ingesta de vitaminas C (edad en la formación de colágeno - la piel, vasos sanguíneos, huesos y cartílagos, así como el fortalecimiento del sistema inmunológico de la madre) y B6 (importante para el crecimiento y el aumento de peso del feto y la prevención de post-parto) la depresión y el mineral magnesio (promueve la formación y el crecimiento de los tejidos del cuerpo).

Vitamina C: se encuentra en frutas como el kiwi, naranja, fresa, melón, sandía, papaya, piña y las verduras (brócoli, pimientos, tomates, coliflor).

B6: encuentra en el trigo, el maíz, el hígado, pollo, pescado, productos lácteos, levadura

MG: se encuentran en las nueces, soja, cacao, mariscos, granos enteros, frijoles y guisantes.

El calcio y la vitamina D deben reforzarse en el tercer trimestre, ya que el bebé comienza a agotar las reservas de la madre. El bebé necesita para su formación ósea (huesos y dientes). Además, ayuda en la contracción muscular y el ritmo cardíaco. Tiene mamá tiene que mantener las uñas fuertes, dientes sin caries, gingivitis y prevenir los calambres, y ayuda en la producción de leche después del parto.

CALCIO: se encuentra en la leche y los productos lácteos, bebidas de soja, queso de soja, yema de huevo y granos enteros.

VITAMINA D: se encuentra en la leche fortificada, la mantequilla, los huevos y el hígado. El baño de sol es esencial para esta vitamina ayuda en la absorción de calcio en los huesos.

Estos no son los únicos nutrientes que la madre y el bebé necesitan durante el embarazo. Otros importantes son:

CARBOHIDRATOS: proporcionar energía para la madre y el bebé en desarrollo. Lo mejor son entero, arroz, panes, pastas y cereales que se absorben más lentamente y, por tanto, la mamá más saciantes.

PROTEÍNAS: se encuentra en la carne, frijoles, productos lácteos. Ellos son responsables de la construcción, mantenimiento y renovación de los tejidos de la madre y el bebé.

Lípidos: son grasas que ayudan en la formación del sistema nervioso central del feto. Se encuentra en la mayoría de las carnes, productos lácteos, aguacate, aceite de oliva y el salmón.

Vitamina A: ayuda en la célula y desarrollo de los huesos y la formación de la yema de los dientes del feto y la mujer embarazada inmunidad. Se encuentra en los productos lácteos, la yema de huevo, el hígado, la naranja, la papaya, el repollo y verduras de color amarillo.

La niacina (vitamina B3): convierte la glucosa en energía, el mantenimiento de la vitalidad de las células madre y el feto y estimula el desarrollo del cerebro del feto. Se encuentra en los vegetales, yema de huevo, carne magra, leche y productos lácteos.

Tiamina (B1) también estimula el metabolismo de la energía de la madre. Se encuentra en las carnes, los granos enteros, las frutas, los huevos, las legumbres y la levadura

miércoles, 12 de febrero de 2014

Frutas al vapor


Una verdadera fiesta de vitaminas , ideal para los días calurosos . Aprende a preparar .

Ingredientes

4 fresas
½ kiwi
½ plátano Nanica
1 rebanada delgada de piña
1 corte de albaricoque en un medio
Hojas de menta
2 dientes de
1 cucharada de edulcorante culinario

Preparación :

Ponga los ingredientes anteriores picadas , en un cuadrado de papel de aluminio. Cierre , formando un paquete. Hornear durante unos 20 minutos. Si lo desea, espolvorear con menta té helado .

martes, 4 de febrero de 2014

Ensalada para embarazadas


Aprende aquí , este práctico y agradable para convencer a los niños a comer bien en todos.

Ingredientes

lechuga
Tomates cherry
zanahoria rallada
Conservas paris seta
queso rallado
aceite de oliva
sal
pimienta
Vinagre balsámico


Preparación :

Mezcle todos los ingredientes y servir en moldes

lunes, 18 de noviembre de 2013

Gelatina para embarazadas


Ingredientes Gelatina

1/2 litro de agua
1 paquete de gelatina con sabor a fresa

Ingredientes Crema

3 yemas de huevo
1 lata de leche condensada
2 latas de leche normal
2-3 cucharadas (cucharas de sopa ) de maicena
3 gotas de esencia de vainilla

Montaje Ingredientes

3 claras de huevo
6 cucharadas (cucharas de sopa ) de azúcar

Preparación de la gelatina

Hervir 250 ml de agua, añadir la gelatina en polvo y revuelva. Retire del fuego , vierta en un recipiente y colocar 250 ml de agua fría. Deje enfriar fuera de la nevera .

Preparación de la crema a través

Separar las yemas de huevo y dejar de lado la clara . Mezclar las yemas con el resto de los ingredientes , excepto el azúcar , y cocine hasta que espese. Colocar la crema en un recipiente de vidrio para ir a la nevera .

montaje

Batir las claras de huevo con el azúcar , mezcle la gelatina y revuelva con una cuchara hasta que se mezclen . Coloque en la parte superior de la crema y refrigerar para endurecer la gelatina.

lunes, 27 de febrero de 2012

Consejos de alimentación para embarazadas


No prescindas bajo ningún pretexto de la leche y los productos lácteos. El calcio contribuye a la formación del esqueleto y de los músculos del feto. Una carencia causaría perturbaciones tanto en la madre como en el niño. Y además, la leche y los productos lácteos son formidables.

Digamos que matan dos pájaros de un tiro. Al tomarlos, no sólo tomas calcio en gran cantidad, sino también proteínas. Una ventaja a no desdeñar, sobre todo en período de embarazo, cuando el calcio y las proteínas son absolutamente indispensables, tanto para la futura madre como para su hijo.

Se podría incluso pensar (siempre que te gusten, claro) en un régimen compuesto en exclusiva de productos lácteos y fruta, sin temor a carencias alimentarias. En la práctica, la carne no resulta imprescindible, ya que no contiene más que proteínas. En cambio, no deben suprimirse nunca los productos lácteos, que son insustituibles.

A partir del segundo mes del embarazo, debes también consumir más psoteínas (o prótidos), es decir: carne blanca o roja sin desperdicios, aves, despojos, pescado, jamón, huevos o productos lácteos. Insiste en los alimentos ricos en las sustancias indispensables para tu salud y para el desarrollo de tu hijo. Las proteínas son necesarias para la formación de los tejidos del feto, para la renovación de las células. Participan en la formación de una placenta sólida, en el desarrollo del útero y en el incremento de la masa sanguínea.

Tu organismo tiene también necesidad de una cantidad de sales minerales dos veces mayor que de ordinario, en particular de 36 mg diarios de hierro, en lugar de 21 mg. El hierro se encuentra principalmente en el hígado, los riñones y las legumbres.

No olvides que participa siempre en la formación de los glóbulos rojos. Por eso la mujer embarazada a la que le falta hierro se halla con frecuencia fatigada y anémica.

La vitamina C va a la par con el hierro, ya que sirve para fijarlo, esto es, para facilitar su asimilación. Además, contribuye a la formación de los cartílagos y los huesos del niño.

En cambio, la necesidad de azúcar (glúcidos) y de grasa (lípidos) disminuye. Por lo tanto, evita el azúcar y las grasas.

lunes, 6 de febrero de 2012

No comer demás en el embarazo


No comer menos de las cantidades indicadas.

No sirve de nada pasar hambre, ya que no se aguantará mucho tiempo. El régimen básico proporciona de 1000 a 1500 calorías diarias, según las cantidades y los alimentos elegidos. No bajes de esta ración diaria, pues te abrumaría muy pronto el cansancio y te obligaría a abandonar. La cuestión está en comer regularmente, sin saltarse ninguna comida y sin reducir las cantidades para adelgazar con mayor rapidez.

La naturaleza es muy astuta. Cuando se disminuye la ración diaria de calorías, las células grasas modifican su comportamiento, y nuestro organismo llega en un solo mes a reducir sus necesidades a la mitad. Entra automáticamente en estado de hibernación, es decir, para ejercer la misma actividad, el cuerpo consume mucho menos carburante y quema, en consecuencia, menos calorías.

Vemos con frecuencia a nuestro alrededor mujeres que se pasan la vida engordando y adelgazando, sin conseguir nunca estabilizar su peso.

La mayor parte de las veces se debe al hecho de que pasan del régimen más estricto —casi de hambre aguda—, seguido durante unas semanas (el tiempo de perder los kilos suplementarios), al abandono alimenticio más absoluto. De repente, ingieren todavía más grasas, más azúcar, salan más sus comidas y toman alimentos más ricos en calorías que antes.

El organismo, que no había necesitado más que un mes para frenar y reducir su consumo de calorías, tardará seis para aumentarlo de nuevo y volver al mismo nivel que antes de emprender el régimen. Es traidor.

Por lo tanto, no te molestes en reducir las cantidades indicadas en el régimen. No lo soportarías mucho tiempo y, al detenerte, recuperarías todavía más kilos de los que habías perdido.

miércoles, 11 de enero de 2012

La Sal en la alimentación en el embarazo


No pongas más ni menos sal que de costumbre. Salvo en ciertas complicaciones del embarazo (hipertensión, albuminuria, edemas), y sólo si el médico te lo exige, no disminuyas la cantidad de sal que sueles tomar en época normal: de 10 a 12 g diarios como término medio.

Pocas veces es necesario un régimen sin sal muy estricto, y sólo para las mujeres que tengan un problema médico muy preciso.

Para todas las demás, un régimen sin sal, incluso ligero, no hará más que privarlas inútilmente.

En el caso de que hayas engordado demasiado, ten en cuenta que el suprimir la sal no te servirá para adelgazar. Se trata de un simple truco: como los alimentos no salados parecen insípidos, automáticamente se come menos y, por consiguiente, se adelgaza. Esto es cierto tanto durante el embarazo como fuera de él.

Ciertos ginecólogos ordenan aún por sistema a sus pacientes que sigan durante el último mes del embarazo un régimen sin sal, con objeto, dicen, de evitar una retención de agua en los tejidos maternos y facilitar así el parto. Tal relación de causa a efecto no se ha demostrado hasta el momento, y los resultados difieren según la mujer de que se trate.

En cambio, de lo que sí se está seguro es de que el parto será tanto más fácil cuanto menor haya sido el aumento de peso durante los nueve meses.

Un régimen sin sal, por muy estrictamente que se siga durante el último mes del embarazo, no permitirá nunca perder un excedente de peso constituido por grasa. Sólo se perderá agua. El adelgazamiento será por lo tanto artificial, ya que, si bien es cierto que la sal retiene el agua, los kilos excedentes no están formados por agua, sino por grasa. Al fin y al cabo, no somos esponjas.

martes, 20 de diciembre de 2011

Consejos de alimentación para embarazadas


- Cena de manera muy ligera.
En muchos casos, en cambio, las cenas resultan demasiado copiosas. No se precisan muchas calorías para dormir. Durante el sueño, se consumen muy pocas. Un exceso de calorías en la cena cuenta doble, y una comida ligera facilita el sueño.

- Come con tranquilidad.
Mucha gente come mal y con apresuramiento a mediodía. Mastica concienzudamente los alimentos (te dará la impresión de comer más) y relájate. Eso favorece la digestión.

- No comas entre horas.
Si tienes mucho apetito, tómate un yogur o cómete una manzana o una zanahoria. Ten cuidado con las chucherías, como una tostada de pan con mantequilla, unas cuantas galletas, ios caramelos, una pastilla de chocolate, etc. Suponen una mina de calorías escondidas. Sin darte cuenta, puedes llegar a doblar tu ración diaria de calorías y engordar dos kilos sin entender por qué. No andes picando entre horas. Hacerlo desajusta el equilibrio alimentario, sobre todo durante el embarazo.

- Cocina con la menor cantidad de grasa posible.
Una cocina demasiado grasa no beneficia al organismo. Aporta calorías superfluas y ocultas, que pueden ser perjudiciales. Aprovecha el hecho de estar embarazada para cambiar de costumbres dietéticas y alimenticias. Haz disfrutar de ellas a toda tu familia. Todo el mundo se sentirá mejor. El embarazo es la ocasión soñada para familiarizarse con la dietética.

- Reduce al máximo el consumo de azúcar.
Como ya he dicho, el azúcar —o los alimentos azucarados— llama al azúcar, con lo que se entra en un círculo vicioso. Cuanto más azúcar se toma, más necesidad se experimenta de él. En la medida de lo posible, suprime el azúcar de tu alimentación.
Mucho cuidado con las bebidas azucaradas, muy ricas en calorías. Todo lo azucarado hace engordar: galletas, chocolate, caramelos, todos los dulces, los helados, los pasteles... Naturalmente, no se trata de prohibir todo eso. Pero si tienes tendencia a engordar, considéralos como tus enemigos y no reemplaces nunca una comida por ellos. El volumen no tiene gran cosa que ver con el aporte calórico. Aprende a elegir tus alimentos con discernimiento. Así podrás preparar tu propio régimen, tomando en cuenta tus gustos y tus costumbres en materia de alimentación.

- Bebe por lo menos litro y medio de agua diarios.
Se pueden pasar algunas semanas sin comer, pero no se puede vivir más de tres días sin beber. Nuestras necesidades cotidianas se elevan a unos dos litros y medio de agua al día. Claro que, los alimentos que tomamos a diario nos proporcionan ya de por sí cerca de un litro de agua.

Para completar este aporte, se necesita litro y medio de bebida al día (una botella grande de agua mineral). En realidad, esta cantidad de líquido se distribuye entre el desayuno (té, café, leche, etc.) hasta la última bebida de la noche, pasando por la que se toma en las comidas y durante el resto del día.

jueves, 2 de junio de 2011

Alimentación en el embarazo - Pescado


El pescado magro

Resulta particularmente interesante por ser poco rico en calorías (lo mismo que el marisco).

El pescado se prepara:

- Simplemente escalfado: colocar el pescado en un plato y depositar este plato en la cesta metálica de la olla exprés. Un poco de agua en el fondo de ésta, sal, pimienta, hierbas y e! caldo corto habitual. Cerrar la olla. Dejar cocer a fuego lento unos minutos.

- A la plancha: bajo el grill del horno o en una plancha normal.

- Asado: el mismo procedimiento que para un asado de carne. Colocar el pescado sobre un papel de aluminio abierto; añadir sal, pimienta y hierbas; disponer alrededor tomates, setas y cebollas pequeñas; añadir un poco de vino blanco si se quiere; dejarlo asar a fuego bastante vivo (25 minutos para una dorada mediana, por ejemplo); servir con perejil picado y zumo de limón.

Derrite un poco de mantequilla para las personas de la familia que no tienen problemas de peso.

domingo, 29 de mayo de 2011

Alimentación en el embarazo - Los huevos


Los huevos

Los huevos constituyen una mina de buenas recetas con pocas calorías:

— huevos duros;
— huevos revueltos en la sartén de teflón con tomate, setas, cebolletas, etc.;
— tortilla a la francesa (siempre en la sartén de teflón, a fuego lento, sin grasa);
— piperada de hortalizas (plato vasco): huevos revueltos con hortalizas diversas, calabacines, berenjenas, tomates, hierbas, etc.

Los huevos permiten también hacer soufflés o flanes, salados o dulces.

Soufflé salado, para una persona:
Dos yemas de huevo, sal, pimienta, hierbas, unos trocitos de jamón (facultativo). Batir las claras a punto de nieve (con una pizca de sal); mezclarlo todo. Meterlo en el horno a temperatura mediana, en un molde especial para soufflés (moldes que no se pegan). Alrededor de diez minutos de cocción.

Soufflé dulce:
Igual que el anterior, pero sin jamón, claro está. Reemplazar la sal por un edulcorante. Añadir una vaina de vainilla y una gota de licor, si te apetece. A fuego vivo, te saldrá un soufflé; a fuego mediano, un flan, que se come caliente o frío.
La clásica «isla flotante» se puede hacer con leche desnatada + edulcorante + yemas de huevo + claras de huevo batidas a punto de nieve firme y puestas encima.

(Veremos más adelante otras recetas a base de huevo, cuando hablemos de los productos lácteos desnatados.)
Piensa en utilizar las providenciales claras (una clara = 20 calorías). Batida a punto de nieve muy firme con un edulcorante (y siempre con una pizca de sal), hace muy buen efecto sobre un café helado o caliente, creando un «café de Lieja», que te quitará el hambre durante la jornada.

sábado, 12 de febrero de 2011

Nutrición en el Embarazo - una alimentación equilibrada


Los alimentos malos deben reducirse en el curso del embarazo a fin de poder aumentar ligeramente los que vamos a compartir a continuación en nuestro post de hoy, indispensables para el crecimiento del bebé, sin por ello correr el riesgo de ganar peso.

El resto de sustancias necesarias son aportadas en cantidad suficiente por una alimentación variada, ya se trate del calcio o de las vitaminas.

A veces, los trastornos atribuidos a una insuficiencia de calcio son debidos, de hecho, a una modificación del mismo en el organismo, causada por las hormonas específicas del embarazo. Incrementar la cantidad de calcio no cambia nada, ya que el exceso se elimina por la orina.

En cuanto a las vitaminas, éstas son ampliamente suministradas en una alimentación normal.

Así pues, las consignas alimentarias pueden resumirse en tres reglas sencillas:

1. Alimentación variada, reduciendo azúcares y grasas en beneficio de las proteínas.

2. Control cotidiano del peso. En ningún caso debes ganar más de un kilogramo al mes, es decir nueve kilos en todo el embarazo. Tu balanza te indicará si es conveniente o no seguir un régimen. Y no olvides que en los últimos meses es cuando más engordarás.

3. Régimen obligatorio en caso de ganar demasiado peso. Se basará en la supresión más o menos completa de azúcares y grasas.
Estos consejos han reducido de modo espectacular ciertas complicaciones graves del embarazo, como la toxemia y la eclampsia convulsiva.

Sin duda comprendes ahora la importancia de seguir escrupulosamente estas consignas, incluso a pesar de la tendencia de ciertos médicos a descuidar la vigilancia del peso.

martes, 8 de febrero de 2011

Consejos dietéticos para mujeres embarazadas


A título indicativo, transcribo a continuación los consejos dietéticos que doy a las pacientes cuyo aumento de peso es superior a un kilogramo mensual.

1. Reemplazar el azúcar por sacarina.

2. Alimentos terminantemente prohibidos: pan, mermeladas, pastas, legurnbres secas harinosas (alubias, etc.), cuscús, pizza, aceite de oliva, embutidos, fiambres, carne en salsa, despojos, pimientos, frituras, nata, quesos grasos, pasteles, chocolate, frutos secos (dátiles, nueces, etc.), bebidas alcohólicas, cerveza, agua con gas.

3. Alimentos qUe se pueden consumir con moderación: leche, café, té, mantequilla, nuevos, pescado azul, carne de cerdo, patatas, coles, vino.

4. Alimentos recomendados: biscottes de régimen, leche descremada no azucarada, verdura de hoja, tomates, alcachofas, carnes rojas a la plancha, pescado blanco a la plancha, lechugas, limones, yogur y quesos de régimen, frutas frescas (con moderación), agua-mineral sin gas.

Es recomendable eliminar la sal y también el azúcar. El régimen sin sal, antañp impuesto hacia el final del embarazo, ya no se suele aconsejar, ahora que se conoce mejor la fisiología de la mujer encinta. Eso nq significa que haya que salar demasiado los alimentos; el exceso es Siempre perjudicial. La prudencia aconseja utilizar la sal moderadamente, sin suprimirla por completo, lo que podría alterar el equilibrio biológico de la futura madre.

Sin embargo, es absolutamente imprescindible suprimir el azúcar si se tiene tendencia a engordar. No hay que olvidar que se trata de un factor esencial en el aumento de peso. Y no sólo el azúcar con que endulzamos el café, sino sobre todo en sus restantes formas: pasteles, refrescos, zumos de frutas, frutas frescas o secas, mermelada, etcétera.

lunes, 7 de febrero de 2011

Alimentación en Embarazadas - proteínas, grasas y más!


El tema de la alimentación de la futura madre ha sido —y seguirá siendo— objeto de acaloradas discusiones entre médicos y pacientes, y aún más entre madres e hijas.

Pocos, capítulos han provocado tanta controversia como el relativo al régimen de la mujer encinta, y pocos autores se han privado de llenar páginas para tratar una cuestión en definitiva tan sencilla. No hay necesidad de complicadas tablas ni cálculos elaborados; basta con un pocote seltido común.

Con tal de que sea variada, la alimentación cotidiana normal aporta a la futura madre, en cantidad suficiente, todos los elementos que precisa, sin necesidad de correr tras las vitaminas o las proteínas. El problema radica en limitar el alimento, y no en aumentarlo. Hay que rechazar de modo definitivo el célebre dicho «comer por dos», demasiado a menudo confundido con «comer como dos».

El embarazo supone, en efecto, un aumento del apetito, sobre todo en el curso de los últimos meses, y con frecuencia lleva a la futura madre a ingerir una excesiva cantidad de alimentos.
En su obra Guide pratique de diététique, el profesor C. Sureau escribe: «El régimen ideal de una mujer encinta sana difiere poco del de una mujer de edad y actividad similares no embarazada».

Las necesidades energéticas de una mujer no encinta son de 2.200 calorías por día, aproximadamente. En la embarazada, dichas necesidades se mantienen a un nivel equivalente durante el primer trimestre del embarazo, pasan a 2.400 calorías en el segundo trimestre y alcanzan 2.600 calorías en el tercero. Es decir, supone un incremento de tan sólo un 20 %.

Existen tres categorías de alimentos:

1. Las proteínas: carne, huevos, pescado.

2. Las grasas: mantequilla, aceite, alimentos grasos.

3. Los hidratos de carbono: azúcar, mermelada, miel, pasteles, pastas, legumbres, frutos secos, etcétera.