Entrada destacada

Para evitar la anemia

Ingredientes Col cruda 150 ml de zumo de naranja 1 cucharada de hojas de menta (12 g) 1 cucharada de jugo de limón Preparación ...

Mostrando entradas con la etiqueta parto natural. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta parto natural. Mostrar todas las entradas

miércoles, 4 de febrero de 2015

Nacimiento humanizado


 #nacimiento #PartoHumanizado #parto #partonatural #sobreparto
La humanización del parto ya no significa una nueva técnica o más conocimiento, sino que respeta la fisiología del trabajo y de las mujeres.

Muchos hospitales y servicios médicos ignoran las regulaciones requeridas por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud, es por querer todo el control de la situación laboral, para la comodidad de los hospitales desocupar camas más rápidos o conveniencia de los médicos y las mujeres en el mundo actual no puede perder demasiado tiempo.

Pero la ciencia está demostrando que el exceso de intervenciones tecnológicas durante el parto pueden no ser tan seguro en los partos de bajo riesgo.

Se ha demostrado que las matronas son más seguros que los médicos en los partos de bajo riesgo, y que esta muy bajos centros de partos en casa riesgo de nacimiento o congénitos son tan seguras como las que se realizan en los hospitales y salas de maternidad, sin ninguna ventaja realizar muchas intervenciones, como la entrega es más natural.

El apoyo de la familia deja a la mujer más tranquilo en el trabajo, por lo que la entrega segura, al encontrar que el personal especializado de los hospitales no puede proporcionar el apoyo emocional que la madre necesita.

La posición de mentira reemplazó el parto vertical para un mejor control médico, pero la posición vertical es más seguro para la madre y el bebé, y es más rápido. La presencia del bebé con la madre después del parto es tan importante para el vínculo emocional de los dos de los ensayos realizados en el bebé después del nacimiento y lejos de la madre.

Más después del parto, la presencia del bebé en la sala de al lado de las madres es fundamental para el conocimiento tanto de mayor vínculo emocional y la lactancia prolongada. La leche artificial sustituye la leche materna y hay pruebas de que la lactancia materna es superior en sus cualidades.

Nacimiento Humanizar es dar libertad a las opciones de las mujeres, para proporcionar un servicio centrado en sus necesidades, y no en las creencias y mitos. El médico debe mostrar todas las opciones que una mujer tiene que elegir en base a la historia del desarrollo prenatal y fetal y seguir esas elecciones, interviniendo lo menos posible.

Es la mujer que debe elegir dónde tener el bebé, que acompañe o a su lado en el momento del parto y el alumbramiento, la libertad de movimiento antes de la entrega y lo que es la mejor posición en el nacimiento, el derecho a ser bien atendidos y la lactancia materna en la primera media hora de vida del bebé. Para ello, el cuidado prenatal es fundamental.

El dolor es visto como una función fisiológica normal que puede ser aliviado con métodos no farmacológicos ampliamente a tierra, pero no significa que las mujeres no tienen la opción de optar por el uso de la analgesia.

Esto no significa que el parto por cesárea o intervención médica no pueden humanizarse. La cesárea existe para salvar vidas, pero no debe ser la gran mayoría de los partos como lo es hoy, pero como último recurso. Esto también debe suceder con las intervenciones médicas que se deben aplicar sólo cuando sea necesario o cuando la elección de la mujer está bien orientado en cuanto a estas intervenciones.

El nacimiento humanizado significa dirigir toda la atención a las necesidades de la mujer y le dará el control de la situación en el nacimiento, que muestra las opciones para elegir, con base en la ciencia y los derechos que usted tiene.

domingo, 9 de noviembre de 2014

El nacimiento Activo


 #nacimiento #parto #partonatural #partoconsejos

El concepto fue desarrollado por Activa educador de parto Nacimiento Janet Balaskas en Inglaterra. Nacimiento activo significa que la mujer es el que hace que su bebé no nacido. Es el médico quien entrega al bebé. Es la partera que entrega al bebé. Se trata de una mujer, su cuerpo, su mente y su alma. Por supuesto no hay nacimiento activa sin un equipo que acepta neutralizar su participación a favor del papel de la mujer embarazada. Así que se requiere para una entrega verdaderamente activa una mujer activa, una escolta (el padre del bebé u otro elegido por ellos), un bebé y alguien está al lado de simplemente comprobar si todo está bien, sin intervenir en el proceso natural de nacimiento.

El cuerpo de una mujer se ha preparado para el parto, e incluso las mujeres en estado de coma puede tener partos normales. Sedentarios, gimnastas, activo, flaco, gordo, alto o flacos, todas las mujeres tienen la capacidad innata para permitir que el bebé vivo nace y se desarrolla a través de su cuerpo. Sin embargo la entrega es un proceso dinámico en el que el bebé hace una serie de movimientos a través de la pelvis, por lo que puede salir a la luz. Él desciende, insinúa su cráneo por la cintura pélvica, el cuello se dobla, gira, colabora. Mientras tanto, la madre se mueve, camina, los cambios de posición, voladizos apoyados por compañeros okupas, los tiros. Como cuando tratamos de tener un anillo del dedo justo, sólo el movimiento es que permite un deslizamiento alrededor de la otra.

Si permitimos que las mujeres a adoptar cualquier posición que parece cómodo para usted, si permitimos que la libertad de movimiento y acción, si el ambiente es propicio para el parto que la libertad, la madre y el bebé se encuentra la fórmula para la travesía que tienen que hacer. Por lo tanto, es esencial que el entorno de entrega son los elementos clave que se ofrecen para un parto activo:

- Privacidad: si la mujer no tiene privacidad, ella es empequeñecido por su libertad y deja de moverse de acuerdo a su voluntad.

- Opciones a la cama, la hora de dormir suele ser lo último que una mujer quiere hacer el trabajo de parto, así que ella tiene que tener opciones como la bola suiza, caballo, taburete de parto, almohada, silla, silla, etc ...

- Equipo: Es importante que las mujeres ir acompañados de personas que están acostumbrados a la idea de la mano de obra activa, como doulas, parteras y médicos obstetras motivados y seguros en comparación con el parto natural.

- Características del dolor no farmacológico del parto: el parto es un proceso lento ya menudo doloroso (sobre todo en el pico de las contracciones), es crucial que las mujeres puedan tener los recursos a la mano para hacer frente a este dolor, como ducha, bañera, bolsa de agua caliente, té y lo que es posible en el contexto.

- Prioridad para el parto natural, por lo que las mujeres se sienten en control de la situación, que tiene que pasar por el proceso de cómo la naturaleza se propone, es decir, sin el artificio de ayuno, la rotura artificial de la bolsa amniótica, el uso de hormona del suero (oxitocina), las fuerzas dirigidas, etc ...

Dentro de esta filosofía de la atención del parto, procedimientos médicos están destinados sólo para situaciones especiales, que no deben exceder de un pequeño porcentaje del número total de mujeres sanas. La entrega siempre será un proceso normal y natural, para las que aún se están preparando las mujeres, independientemente de no más lavar la ropa por el río en cuclillas. Sólo para que las mujeres embarazadas en la paz y les ofrecerá el mínimo necesario para la comodidad, y saben qué hacer.

Si usted está embarazada y quiere tener un parto activo, leer, investigar, preguntar, preguntar a su médico, pregúntele a la maternidad, donde tendrá a su bebé, hacer un plan de parto, busque un grupo de apoyo, que su compañero de comprender la importancia de este proceso para usted y su bebé. No entregue su cuerpo, su bebé y su nacimiento en las manos de otros. Pertenecen a usted.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Papá vio al hijo nacer


 #padres #parto #nacimiento #partonatural

La escena es como sigue: Mama en el nacimiento quirófano dar. El papá en la sala de espera está nervioso y detener cualquier ser que viste de blanco para preguntar si su hijo nació y todo está bien con el bebé y su esposa.

Esta fue la secuencia de comandos que se repite cada vez que una mujer se puso de parto. Así es, fue! Esta escena está cambiando.

¿Qué se puede ver en los hospitales hoy en día son participantes y los papás también dentro de las salas de parto junto a mamá, que comparten todas las emociones que el nacimiento de un niño puede traer.

Para un padre llega a la sala de partos, no tiene sentido conseguir justo en el bebé por nacer y quieren entrar en la sala de operaciones. Un papá sin preparación puede dificultar más de ayuda en este momento.

Sin preparación, que puede ser muy nervioso y se desmayó y tuvo que ser atendido. En estos casos, el padre ciertamente dificultan los procedimientos médicos, e incluso puede contaminar objetos que serán utilizados en la fabricación de la entrega.

Papá se preparará para entrar en la sala de parto cuando el padre es un embarazo participativo de su esposa. Uno que va a las citas prenatales, vio el ultrasonido y escuchó el latido del corazón del pequeño corazón de su hijo, se dio cuenta de los deseos de su mujer durante el embarazo, las mujeres embarazadas asistieron al curso y serán informados en cuanto al tiempo de nacimiento y la complicaciones.

Es el padre que ambos siguen el consejo termina con la sensación de náuseas. No tenemos que exagerar!

Cuidado - Además se está preparando, tiene que haber un consenso entre el médico, mamá y papá. Algunas madres no se sienten cómodos con tener papá a su lado. Otros papás piensan que no sufrirán si se encuentran con "sangre".

En función de la evolución del embarazo si un riesgo de embarazo, su médico puede estar prohibido por el riesgo de complicaciones.

Existe un consenso, papá traerá seguridad y protección a la madre que está en la mano de obra.

Papá tiene un papel en la protección y la seguridad en la sala de partos, de la mano de mamá, mirándola a los ojos, la organización de su aliento con momentos de fuerza y ??relajación.

La presencia del padre en la sala de partos puede ayudarles a sentirse parte de todo el proceso de nacimiento, la construcción y la internalización de su papel como padre para vincularse con cada día que su mamá y el bebé se vuelve más fuerte.

miércoles, 22 de octubre de 2014

El nacimiento natural


 #nacimiento #parto #partonatural #preguntasparto

El concepto fue desarrollado por Activa educador de parto Nacimiento Janet Balaskas en Inglaterra. Nacimiento Activo significa que la mujer es el que hace que nazca su bebé. Es el médico quien entrega al bebé. Es la partera que entrega al bebé. Se trata de una mujer, su cuerpo, su mente y su alma. Por supuesto no hay nacimiento activa sin un equipo que acepta neutralizar su participación en favor del papel de la mujer embarazada. Así que se requiere para una entrega verdaderamente activa una mujer activa, una escolta (el padre del bebé u otro elegido por ellos), un bebé y alguien está al lado de simplemente comprobar si todo está bien, sin intervenir en el proceso natural de nacimiento.

El cuerpo de la mujer ya está preparada para el parto, e incluso las mujeres en estado de coma puede tener un parto normal. Sedentarias, gimnastas, activo, delgado, gordo, alto o flacos, todas las mujeres tienen la capacidad innata para permitir que el bebé está vivo, para desarrollar y nacer a través de su cuerpo. Sin embargo la entrega es un proceso dinámico en el que el bebé hace una serie de movimientos a través de la pelvis, por lo que puede salir a la luz. Él desciende, insinúa su cráneo por la cintura pélvica, el cuello se inclina, gira, colabora. Mientras tanto, la madre se mueve, camina, cambia de posición, voladizos apoyados por compañeros okupas, lanza. Como cuando tratamos de tener un anillo del dedo justo, sólo el movimiento es que permite un deslizamiento alrededor de la otra.

Si permitimos que la mujer de adoptar cualquier posición que usted parece cómodo si permitimos la libertad de movimiento y acción, si el ambiente es propicio para la entrega de esta libertad, la madre y el bebé encontrará la fórmula para la travesía que tienen que hacer. Por lo tanto, es esencial que los elementos clave sala de partos se ofrecen para un parto activo:

- Privacidad: si la mujer no tiene privacidad, es empequeñecido en su libertad de circular y las hojas de acuerdo a su voluntad.

- Opciones a la cama: cama suele ser lo último que una mujer quiere hacer en el trabajo, así que ella tiene que tener opciones como la bola suiza, caballo, taburete de parto, almohada, silla, silla, etc ...

- Equipo: Es importante que las mujeres acompañadas por personas que están acostumbrados a la idea de nacimiento activo, como doulas, matronas y obstetras y seguro médico motivado en relación con el parto natural.

- Características del dolor no farmacológico del parto: el parto es un proceso lento ya menudo doloroso (sobre todo en el pico de las contracciones), es esencial que las mujeres pueden tener a la mano los recursos para hacer frente a este dolor, como ducha, bañera, bolsa de agua caliente, té y lo que es posible en el contexto.

- Prioridad para el parto natural: para que las mujeres se sienten en control, que tiene que pasar por el proceso de cómo la naturaleza propuesta, es decir, sin el artificio de ayuno, la rotura artificial de la bolsa amniótica, el uso de hormona sérica (oxitocina), las fuerzas dirigidas, etc ...

Dentro de esta filosofía de la atención del parto, procedimientos médicos están destinados sólo para situaciones especiales, que no deben exceder de un pequeño porcentaje de todas las mujeres sanas. La entrega será siempre un proceso normal y natural, para las que aún se están preparando las mujeres, independientemente de no más de lavar la ropa por la okupación río. Sólo déjanos solos embarazada y que ellos lo mínimo necesario para la comodidad ofrecemos, y ellos saben qué hacer.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Parto humanizado


Latinoamérica es campeón en cesáreas , incluso cuando no hay necesidad de recurrir a él . En situaciones más graves , las mujeres se someten a este tipo de parto sin , al menos , hayan optado por ello .

Además, en muchos centros , la mujer embarazada puede no requiere la presencia de alguien a quien aprecio durante el parto y , ya sea durante su hospitalización , si es necesario , y hay casos raros donde hay un abuso, y la falta consideración por los sentimientos de la madre durante este momento tan importante .

Por lo tanto , los partos humanizados se ha exigido cada vez más y se reivindica , y consisten en un proceso en el que el respeto a la mujer embarazada fisiológica y emocional y su bebé se objetivan . Por lo tanto , excepto en casos extremos , en detrimento de la cesárea , se adoptó el parto vaginal , y la posición que las mujeres prefieren ; obstetra lógico para seguir el proceso , lo que interfiere lo menos posible , es decir, sólo cuando sea necesario o requerido .

Así , raspando el pelo púbico , corta el perineo , el uso de suero con oxitocina , la restricción de movimiento , y la separación del bebé poco después del nacimiento , entre otros aspectos , no se consideran .

Tener una pareja , y / u otro compañero se estimula principalmente porque ofrece al paciente una más tranquila , y evita el uso indebido por profesionales de la salud . Además , se adoptan métodos alternativos para eludir el dolor , tales como masajes, baños y ejercicios.

No todos los médicos están dispuestos a hacerlo , sobre todo porque muchos creen que " Es una pérdida de tiempo. " Por lo tanto , si una mujer desea tener esta experiencia, al dar a luz a su hijo, debe buscar ahora cómo proceder para tener un parto humanizado , señalando que proporciona una recuperación más rápida para las mujeres, y menos riesgo para el bebé .

viernes, 30 de agosto de 2013

Nacimiento en cuclillas


El nacimiento se lleva a cabo en cuclillas, así como parto normal, sólo cambiando la posición de la madre. Tiene varias ventajas, tales como aumento de la velocidad, ya que la fuerza de la gravedad ayuda a la salida del bebé y permite una extensión adecuada de la cavidad vaginal en cuclillas en un 30% debido a la separación natural de los huesos de la pelvis y la relajación de los músculos que los existen.

Por lo tanto, el dolor también es menor, por lo que la compresión de varios vasos sanguíneos. La recuperación inmediata de la madre y la posibilidad de participación de los socios en todo el proceso, son otros de los puntos favorables a la técnica.

Ampliamente utilizado hasta mediados del siglo XVII, hasta la introducción de la luz acostadas, por los franceses, este tipo de entrega se ha rescatado en los últimos años. Esto se debe a la preocupación por el bienestar de la madre y el bebé han aumentado considerablemente, haciendo que las madres que utilizan métodos que son menos traumático para ambos. Los médicos Paciornik Moisés y Claudio son los precursores de la devolución de la técnica en nuestro país.

Como la vida moderna nos permite disponer de sillas, cojines y otros cómodas para sentarse alrededor y siempre a nuestra disposición, a diferencia de la costumbre de ponerse en cuclillas y tomando largos paseos que se encuentran en los grupos indígenas, permanecerá en esta posición hasta que un poco tiempo, no siempre es una tarea fácil de realizar.

Por lo tanto, para estas entregas, hay un taburete especial que ayuda a que el acto de tomar tal postura. Además, hay grupos que guían la práctica de ejercicios específicos para las mujeres, y también sugieren cómo los futuros padres deben impulsar la entrega. Lo malo de todo esto es que no todas las clínicas tienen como un banco y pocos médicos están capacitados para realizar este procedimiento.

Importante:

El parto en cuclillas se puede hacer sólo por mujeres que tuvieron embarazos sanos y en situaciones en las que el bebé se coloca cabeza abajo.

miércoles, 28 de agosto de 2013

¿Cómo es el nacimiento del agua y cuáles son sus ventajas?


El parto en el agua es una forma de luz cuando la mujer se mete en el agua y el bebé viene al mundo por el agua, como estaba en el útero.

El parto en el agua es una forma de dar a luz en el que la madre está en una bañera con agua caliente a 36 ° C y 37 ° C, que cubre todo el vientre. En este tipo de parto, el medio ambiente es la penumbra y el padre o compañero puede estar en la bañera de apoyo a la mujer embarazada.

Ventajas del parto en el agua para el bebé:

Este tipo de parto es muy natural para el bebé, ya que viene a este mundo rodeado por el agua que se calienta, ya que estaba en el vientre materno. Algunos médicos afirman que este tipo de parto es peligroso porque el niño puede succionar agua, pero otros médicos discuten que reclama diciendo que este tipo de parto es seguro, y que el bebé fuera del útero, pero respira por unos 20 segundos a través del cordón umbilical, hasta que sus pulmones se expandan y pasan a respirar por sí mismo, no en el riesgo de ahogarse.

Ventajas del parto en el agua para la mujer embarazada:
El parto en el agua es muy ventajoso para la mujer embarazada, ya que el agua caliente provoca un aumento del flujo sanguíneo, la disminución de la presión arterial y la relajación muscular, lo que alivia el dolor de las contracciones, lo que facilita la salida del bebé.

Al comparar el parto en el agua con el parto normal, la primera es generalmente más rápido y menos doloroso que el segundo, es más tranquilo para el bebé.

Es importante recordar que este tipo de parto no se recomienda para: parto prematuro, sufrimiento fetal, meconio, las mujeres diabéticas, las mujeres que experimentan sangrado, las mujeres con enfermedades virales como el VIH, la hepatitis B, el herpes genital con lesiones activas y cuando el bebé es demasiado grande, los casos en que es necesario que la madre y al bebé a ser monitoreados, etc.

En Brasil existen pocos hospitales que ofrecen este tipo de parto, pero en algunas ciudades se pueden encontrar médicos y parteras que hacen de este parto en casa. Sin olvidar que si la futura madre decide hacer que el parto en casa debe contar con la participación de personal médico cualificado y una ambulancia a la UCI para los casos de emergencia.

domingo, 10 de febrero de 2013

El dolor del parto


Dolor en la mano de obra es, para la mayoría de las mujeres, inevitables. Como ya anticipó el nacimiento de nuestra hija, yo sabía que antes de que yo me cogió del recién nacido en mis brazos, yo tendría que someterse a una cierta cantidad de dolor. El dolor no es algo que busco, pero el dolor de la mano de obra era algo que yo había tratado de prepararme para la única manera que sabía, por no detenerse en él. Yo ya había tenido una labor muy intensa con mi hijo. Decidí hacer un trabajo de intervención libre y la entrega con mi hijo. He encontrado una partera que apoyó el tipo de parto que estaba buscando.

Yo no sabía qué esperar para el dolor del parto con mi primer embarazo. A diferencia de la mayoría de las parejas, mi esposo y yo no tomé clases de los niños para dar a luz, porque "naturales" las clases de parto no se les ofreció en nuestra área. Yo quería que mi trabajo para liberarse de las restricciones y el protocolo. Yo quería que la libertad de la mano de obra de todas formas quería incluyendo la capacidad de moverse en cualquier posición que me ayude con el dolor de cada contracción. Yo no quería que se impuso por un monitor fetal, las drogas, o iv una Con mi segundo embarazo que estaba buscando las mismas libertades en la mano de obra para ayudar a controlar el dolor.

La verdad es que el trabajo me duele ... un lote. El dolor del parto es único porque es el único dolor que he experimentado que es normal y natural. El dolor experimentado durante el parto significa que las cosas van como deberían. El dolor es bueno. Una mujer en trabajo de parto, si sin obstáculos, a hacer lo que tiene que hacer, ya se trate de cambiar su posición o el canto, para obtener a través de cada contracción. Yo quería otra natural, libre de drogas, la intervención libre de la mano de obra, y el nacimiento. Durante cuatro horas, tuve contracciones fuertes, intensos y dolorosos.

Me levanté, me acerqué, me puso en cuclillas, me puso a mi lado, me metí en la piscina del nacimiento a través de contracciones. La única posición que he encontrado para ser insoportable por la que se fue sobre mi espalda (yo lo hice un par de veces para que la partera y la enfermera puede revisar mi cuello uterino). Con cada contracción llegó el dolor intensifica. Me dolió. Las contracciones seguían llegando y yo seguía respirando a través de ellos. Algunas veces se puso bastante difícil permanecer concentrado en cada contracción, pero yo tenía un gran sistema de apoyo que incluía a mi esposo, la comadrona y la enfermera. Hubo contracciones que casi lloré, pero seguí a través de la respiración y movimiento. La única manera de sobrellevar el dolor es tomar cada contracción, ya que viene y dejar que la contracción de hacer su trabajo.

Otra verdad es que el dolor del parto natural (sin el aumento de cualquier tipo) es total y completamente manejable. El dolor es el empoderamiento y la liberación. El dolor está ahí como una guía. El dolor me dijo lo que tenía que hacer para el nacimiento de mi hija (y su hijo). El dolor me dijo que me empuja. Una vez que nació mi hija, el dolor había desaparecido!

martes, 21 de junio de 2011

El Parto Sin dolor


Los métodos del PSD preparan a la parturienta hasta la salida del niño. En ese momento, el partero, que ha cortado inmediatamente el cordón umbilical, confía el niño a la puericultora, quien se lo lleva lejos de la vista de su madre para aplicarle los cuidados habituales. Esa separación tan rápida, pocos minutos después del nacimiento, constituye una auténtica desesperación para muchas madres, que se ven así privadas de sus hijos apenas venidos éstos al mundo...

Por el contrario, en el método Leboyer, apenas salido de las vías genitales el niño es depositado sobre el vientre de su madre, que puede sentirlo, verlo, tocarlo. Esos primeros instantes son especialmente emotivos, y el contacto físico inmediato con el bebé crea en la madre un sentimiento de intensa felicidad que en pocos segundos le hace olvidar las molestias sufridas.

Por su parte, el padre, que asiste al nacimiento, participa también plenamente de ese momento único y maravilloso. Las numerosas parejas que he visto llorar de alegría en los primeros minutos de vida de su hijo testimonian la intensidad emocional única que invade esos instantes excepcionales.

Momentos después, el niño es depositado en la bañera para darle un baño de agua a 37 grados centígrados. Ciertamente, entonces es arrebatado a su madre, pero el contacto físico ya ha tenido lugar; además, permanece a la vista de sus padres, a pocos centímetros de ellos.

Se desarrolla entonces un nuevo espectáculo extraordinario; el niño, al volver a hallarse en el elemento líquido y tibio que le ha sido familiar durante nueve meses, se relaja, y se calma si estaba llorando. De todo su cuerpo se desprende un sentimiento de bienestar innegable, de confianza, de tranquilidad.

Es frecuente que abra los ojos y, si bien es cierto que no «ve» en el sentido estricto del término, resulta siempre maravilloso el espectáculo de ese bebé de pocos minutos que fija sus grandes ojos muy abiertos en nosotros.

En su libro, Leboyer preconizaba que fuera el propio padre quien bañara a su hijo. Sin embargo, en la actualidad coincide conmigo en pensar que a veces es mejor que sea el tocólogo quien lo bañe. En efecto, el padre suele estar demasiado emocionado y siempre se desenvuelve con torpeza, torpeza que, por curioso que resulte, es innegable que el niño percibe, perdiendo de resultas su confianza y echándose a llorar de miedo.

Sin contar con que ciertos padres, temblorosos y paralizados por la emoción, dan algún tra-guito de agua a su hijo, pues un bebé recién nacido es algo muy resbaladizo y difícil de manipular.

Por el contrario, el tocólogo se habitúa con rapidez, pudiendo encargarse mejor de esa tarea con el máximo cuidado y eficacia. Sin contar con que ese contacto con el recién nacido proporciona al médico nuevas alegrías que, en la rutina cotidiana de su profesión, casi había olvidado. Ese «reciclaje» de humanización me parece importante para el partero, quien tenía demasiada tendencia a considerar al niño como un juguete pasivo que se apresuraba a depositar en manos de la puericultora.

domingo, 12 de junio de 2011

Parto Humanizado


La humanización está a la orden del día. Se desea humanizar los hospitales (en todo caso, se habla de ello desde hace tiempo), así como también se desea humanizar la muerte, tema que abordan, con justa razón, tanto los grandes pensadores como los grandes médicos. Pienso que sería lícito empezar por el principio, es decir humanizando el nacimiento.

El método del parto psicoprofiláctico, denominado «parto sin dolor» (PSD), constituyó la primera etapa importante en la vía de la humanización del nacimiento. Tras haber sufrido pasivamente el parto, entre gritos y dolores, durante siglos, la mujer occidental se benefició, hace varias décadas, de una verdadera revolución psicológica: la mujer moderna participa al fin, en tanto que adulta consciente, informada y preparada, en el maravilloso acto de dar la vida.

Al mismo tiempo, las angustias y dolores ancestrales han desaparecido o se han mitigado considerablemente. Como ya he dicho, ese cambio ha sido posible gracias a la intuición genial de un modesto tocólogo inglés, el doctor Read, y a los trabajos de los fisiolo-gistas rusos.

¿Cuál ha sido la reacción del cuerpo médico ante esas nociones nuevas? Por desgracia, y como tan a menudo ocurre cuando se habla del dominio psicológico, la ironía y el desinterés. Sólo gracias a la presión de la prensa y de la opinión pública, el cuerpo médico lia acabado por adoptar esos métodos, los cuales han tardado casi veinte años en pasar a formar parte de la práctica cotidiana. En la actualidad, todas las futuras madres se benefician de esa preparación, que supone una auténtica humanización del parto.

El «método» Leboyer (pongo «método» entre comillas porque, como veremos, se trata más de un estado mental que de un método propiamente dicho) parece completar de maravilla al parto sin dolor.

lunes, 2 de mayo de 2011

Bebé en mala posición en el Parto


¿En que consiste la presentación de nalgas?

En el 98 % de los casos, el niño presenta la cabeza hacia abajo al salir del útero. En el 2 % restante presenta las nalgas. Esta anomalía se debe, generalmente, a que no se ha producido la rotación del niño en el interior del útero hacia el séptimo mes del embarazo.

En efecto, hasta ese momento el niño se encuentra en posición sentada en el útero; después gira a fin de presentar la cabeza en primer lugar, de cara a la salida (puesto que, siendo la porción más voluminosa, abrirá paso al resto del cuerpo).

Este parto es en general un poco más largo que aquel en que se presenta la cabeza, y es asimismo algo más peligroso para el niño, en base a ciertas complicaciones imprevisibles que pueden surgir (levantamiento de los brazos, detención de la progresión de la cabeza). Hay que tener en cuenta que esta variedad de alumbramiento se efectúa, en cierto modo, «a contrapelo»; de ahí su dificultad.

Eso explica que, cada vez con mayor frecuencia, los parteros utilicen la cesárea para esta presentación, sobre todo cuando se trata de una primeriza o de un bebé de gran tamaño. El riesgo es mucho menor en las mujeres que ya han dado a luz varias veces, o en el caso de un feto pequeño.

domingo, 1 de mayo de 2011

Miedos del Parto - problemas con el cordón umbilical


¿Puede estrangularse el niño con el cordón?

Este accidente es muy poco frecuente. Puede sobrevenir cuando el cordón es muy largo y el feto se mueve mucho; en tal caso, se enrolla el cordón alrededor del cuello. Sin embargo, el partero percibe que el niño sufre, de modo que puede sacarlo rápidamente, sea por cesárea, sea por aplicación de fórceps.

miércoles, 20 de abril de 2011

La Expulsión en el Parto


El período de expulsión

Como hemos visto, es la fase activa del parto; por lo tanto, es donde debes mantener el máximo control posible de la situación.

La cabeza del niño encaja en el paso óseo de la pelvis, y después desciende por ésta en dirección a la vagina.

Las contracciones se vuelven más frecuentes e intensas. Un dolor en la zona del sacro anuncia a veces el ajuste y el descenso. Finalmente, vas a sentir la necesidad de empujar; a cada contracción, la cabeza del niño se apoya sobre el perineo y es sentida como un voluminoso cuerpo extraño, que origina ganas de evacuar. Es inútil empujar demasiado pronto; deb'es esperar la decisión del partero. Cuando llega el momento, éste te colocará en la posición adecuada y guiará tus esfuerzos expulsivos.

La posición adecuada
Te colocarán con las nalgas en el borde de la cama, y tus pies en los estribos fijados a los largueros metálicos verticales; así, tus pies se mantienen en el aire, con los muslos en la adecuada posición. Debes asir con las manos esos largueros metálicos, con lo que podrás hacer fuerza para ayudarte en el empuje.

Los esfuerzos expulsivos
Tan sólo deben efectuarse en el momento de las contracciones (fuera de ellas, son ineficaces y fatigan inútilmente).
Por el contrario, es deseable que no se pierda ni un instante durante la contracción; en ese momento, el esfuerzo debe ser tan prolongado, intenso y bien dirigido como sea posible.

Ya he descrito con detalle el esfuerzo expulsivo en el capítulo dedicado al ensayo del parto; así pues, ahora me limitaré a resumirlo:

Desde el comienzo de la contracción: inspiración profunda y bloqueo del diafragma, manteniendo los pulmones llenos.

— Empuje abdominal dirigido hacia abajo, tirando de los largüeros metálicos de la cama. No debes respirar ni hacer-ruidos con la garganta durante el esfuerzo; eso lo haría ineficaz. La barbilla apoyada en el pecho, facilita el bloqueo de la respiración.

— El esfuerzo debe realizarse de una sola vez mientras tengas aire; si te ves obligada a concluirlo cuando aún no ha concluido la contracción, respira rápidamente, hincha los pulmones, bloquea el aire y reemprende el empuje.

— Cuando termine la contracción, debes descansar y relajarte; suelta los barrotes, realiza varias respiraciones profundas y después respira con calma hasta la siguiente contracción.

sábado, 16 de abril de 2011

Final de la Dilatación - Parte 2


El fin del período de dilatación

Esta posición en cucullas, semisentada, con el busto inclinado hacia atrás, es exactamente la que ha servido para diseñar las sillas de partos que se han usado durante siglos en algunos países civilizados. En nuestros días, dicha posición natural es aún corriente en muchos pueblos tradicionales.

La revista Parents publicó un reportaje, ilustrado con magníficas fotografías, sobre el «parto al modo antiguo» de una joven occidental en un pequeño pueblo del sur de Marruecos. He aquí la descripción de la posición utilizada: «Me colocan en la posición adecuada: en cuclillas y con la espalda apoyada en las rodillas de una mujer que rodea con sus brazos mi distendido abdomen. Otra mujer situada enfrente nos retiene a las dos asiendo mis brazos, que mantengo estirados».

Voy a decirte, pues, cómo creo que conviene conjugar ambas tendencias, la tradicional y la actual:

durante la primera fase del parto, en la que domina la dilatación del cuello, parece beneficioso andar de un lado a otro. De vez en cuando puede tomarse un descanso, sentándose o acostándose (lo que permitirá los exámenes de control);

durante la segunda fase del parto, dominada por el descenso del niño y las cada vez más dolorosas contracciones, la más adecuada parece ser la posición en cuclillas. El apoyo tradicional de las rodillas de la comadrona será reemplazado por el sostén proporcionado por un larguero de la cama, al que la parturienta podrá agarrarse. (Dicho larguero desempeña el papel de la cuerda o el poste fijado a tierra delante de la mujer en numerosas culturas tradicionales);

durante la tercera fase del parto, es decir el parto propiamente dicho, la salida del niño, la posición moderna occidental sobre la cama de obstetricia me parece mejor, sobre todo si es semisentada y no acostada por completo.

Por otra parte, una silla de parto bien diseñada es superior a nuestras actuales camas obstétricas.

En posición semisentada, la mujer percibe y controla mejor su esfuerzo de empuje. Además, dicha posición deja totalmente libre el perineo, permitiendo la vigilancia y eventual intervención del partero. De todos modos, no se debe ser dogmático, y tampoco imponer una determinada posición a una mujer; quien desee permanecer acostada durante todo el proceso del parto, debe estar en libertad de hacerlo.

jueves, 14 de abril de 2011

Final de la Dilatación - Parte 1


El fin del período de dilatación

Viene marcado por las contracciones, que se hacen más frecuentes (cada tres o cuatro minutos), más prolongadas (de cuarenta y cinco segundos a un minuto) y más intensas.

Generalmente, es en esta etapa cuando serás transportada a la sala de partos.

El catedrático español J. Arroyo y sus colaboradores han llevado a cabo un estudio sobre la influencia que tiene la posición de la parturienta sobre la calidad de las contracciones y la facilitación del parto. Un primer grupo de mujeres adoptó alternativamente la posición acostada o sentada durante el parto. Un segundo grupo, la posición acostada o de pie.

El segundo grupo mostró con claridad una disminución del dolor y un aumento de eficacia de las contracciones, con un significativo acortamiento de la duración del parto.

Dicho estudio científico parece pues confirmar el efecto benéfico de la posición en pie sobre el desarrollo subjetivo y objetivo del parto.

Quizá sea útil recordar a este respecto que la posición horizontal no es sino una idea muy reciente de los médicos occidentales, y que durante milenios las mujeres han dado a luz de pie, poniéndose de cuclillas durante la contracción.

La obra de G. J. Witkowski Accouchements chez tous les peuples (El alumbramiento en los diversos pueblos) que, pese a su antigüedad, es sin duda la más completa sobre el tema, así como las más recientes de M. Dumont o H. Speert, muestran la gran similitud de las posiciones naturales en todos los países y a lo largo de milenios.

En la gran mayoría de los casos, la posición espontáneamente adoptada por la parturienta es la siguiente: la mujer se coloca en cuclillas o arrodillada con el busto echado hacia atrás. Para mantener la posición, se sujeta por las rodillas y el pecho a una ayuda situada detrás de ella, o bien se engancha a una cuerda o un poste colocado delante.

miércoles, 13 de abril de 2011

Signos de comienzo del Parto


Has aprendido a reconocerlos; así pues, no deben sorprenderte ni inquietarte. Puede tratarse de diversos fenómenos:

Las contracciones uterinas. Poco intensas al principio, a modo de pequeños pellizcos, más marcadas después; en esta segunda etapa, cuando son más fuertes, sentirás que el útero —es decir la pared de tu vientre— se vuelve duro en toda su superficie.
Las contracciones son al principio muy irregulares, espaciadas de una media hora a una hora, y después se producen con mayor frecuencia y a intervalos más regulares. Debes anotar con cuidado la hora en que comienzan, y controlar su frecuencia y su duración.

La pérdida del tapón mucoso. Dicho tapón está formado por secreciones coaguladas que ocupan el cuello del útero. Cuando éste va a empezar a abrirse, el tapón mucoso será expulsado, a menudo acompañado de algunos hilillos de sangre. Esta expulsión traduce pues el comienzo del parto. A veces, puede preceder a la percepción de las contracciones dolorosas, pero sin embargo revela la existencia de contracciones indoloras, si bien lo bastante eficaces para lograr que el cuello del útero empiece a abrirse.

Rotura de la bolsa de las aguas. Se trata de la salida brusca y abundante de un líquido fluido y claro como el agua. Este fenómeno traduce simplemente la apertura de la bolsa de las aguas y la salida del líquido amniótico que baña el feto. Después del primer derrame abundante, las pérdidas persisten, si bien con menor abundancia.
Cuando constates estos síntomas, debes saber que es el momento de acudir a la clínica:

inmediatamente, si has roto aguas;

cuando las contracciones son regulares, si es que aún no has perdido aguas (contracciones cada quince minutos si el domicilio está cerca de la clínica).

Asimismo, debes saber que no debes ingerir nada a partir del momento en que creas haber comenzado la primera fase del parto,
ni siquiera agua.

En efecto, una imprevista complicación puede hacer necesario el
uso de la anestesia durante el parto.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Estudiando al Parto - Parte 2



La imagen de la madre había desaparecido definitivamente.

La mujer moderna se halla a solas con su miedo, frente a la ciencia, ,i sus máquinas electrónicas y al hombre vestido de blanco.

Esta nueva teoría explica a la perfección los excelentes resultados obtenidos con el método de preparación psicoprofi láctica para el parto, más conocido por la impropia denominación de preparación para el parto sin dolor (PSD).

Antes de hablarte de las dos corrientes de pensamiento (Read y Pavlov) que han conducido al PSD tal como se suele practicar en la actualidad, querría señalar otra deducción que se desprende de la Icoría de las compuertas.

El cerebro parece ser capaz de reajustar el nivel a partir del cual se inhibe el dolor. Parecería que cuanto más se lucha contra el dolor, más se retarda el cierre de la compuerta; y cuanto mayor es la aceptación del dolor, más se favorece el cierre de la misma y con él la desaparición del dolor.

Nos parece más cierto, médica y científicamente hablando, admitir que las contracciones uterinas del parto son fisiológicas y no deberían ser dolorosas —ya que el dolor no se halla inscrito a nivel genético—, y que la sensación ligada a la percepción de la contracción uterina ha sufrido una modificación, una perturbación de orden cerebral.

El útero puede sufrir, al igual que oíros órganos internos —como el estómago por ejemplo—, influencias externas e internas que modifican su trabajo y modifican asimismo, a nivel cerebral, la traducción, la integración de la percepción de las excitaciones de que es objeto; tales influencias externas e internas son capaces de perturbar las sensaciones que van del útero al cerebro, y viceversa. [...] Nos parece que el dolor de la parturienta no es sino la expresión de la huella mnésíca o de la pantalla de una potente angustia inscrita en un cierto nivel superior de su cerebro. Nos parece incluso que ese dolor representa a ¡a vez la expresión y la pantalla de la angustia de la muerte y de un sentimiento femenino de culpa.

martes, 22 de marzo de 2011

Estudiando al Parto - Parte 1



La mujer, en el momento del parto, siempre reclama a su madre. Ya se trate de un hombre o de una mujer, se recurre a la madre en cualquier momento dramático de la vida, cuando el ser humano se halla atormentado por el sufrimiento o la muerte; el guerrero que muere en el combate llama a su madre, la mujer que da a luz. busca la reconfortante presencia de la suya. El amor materno supone protecCión, calor, solicitud; es incondicional, último refugio del desposeído, del desgraciado, del débil.

El hombre herido en combate se halla débil y desposeído, perdido, como débil, perdida y desposeída se encuentra la mujer que pare. Durante mucho tiempo, el parto ha representado para la mujer lo que el combate para el hombre, lo que aún representan a veces las «obligaciones militares»: algo ineludible, que auna la idea de deber, de sacrificio y de sufrimiento.
Antiguamente, el ruego de la parturienta era atendido; era su madre quien la asistía, o en su defecto una sustituía de la madre, una prima, abuela o pariente.

Apoyada en las rodillas de esa mujer de más edad, puesta en cuclillas sobre las dos piedras ancestrales que aún están presentes en muchas tradiciones, la madre del alba de la humanidad daba a luz a su hijo.

Más tarde, a fuerza de acumular experiencias y de asistir a un nacimiento tras otro, esas mujeres mayores que asistían a las parturientas, esas «matronas» adquirieron ciertos conocimientos. Entonces se las buscó con preferencia, debido a que estaban más habituadas, a que tabían (de ahí que en francés se las denomine sage-femme, «la que sabe») y su presencia era tranquilizadora.

A lo largo de los siglos, el concepto de «la que sabe» prevaleció sobre el de «la que representa a la madre», para desembocar en el siglo XVIII en la total preeminencia del conocimiento y la ciencia sobre el sentimiento, sobre la humanización.
Era terreno abonado para la eclosión de la imagen aún más prestigiosa del partero, el que sabe todavía más, el que conoce la medicina y la cirugía, y cuyos tímidos comienzos, a fines del siglo XVIII, desembo-caron finalmente en la supremacía absoluta en el siglo actual.