Entrada destacada

Para evitar la anemia

Ingredientes Col cruda 150 ml de zumo de naranja 1 cucharada de hojas de menta (12 g) 1 cucharada de jugo de limón Preparación ...

Mostrando entradas con la etiqueta madres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta madres. Mostrar todas las entradas

miércoles, 24 de febrero de 2016

El peso de la rutina de la madre


 #madres #maternidad #maternidadproblemas #sermadre #madresrutina #madresdepresión

Sí, yo no tenía que pasar por el dilema de querer o no la maternidad, deseada o no formar una familia, o elegir no dedicarme sólo para el matrimonio y una animada vida juntos.

A mí me pasó ... y sucedió tres veces!

No fue planeado, que no era una opción y todavía decir que nací para esto, amo también estar donde estoy.

Creo que muchas madres se sienten exactamente eso: la sensación de estar lleno con la maternidad. Sólo este sentimiento que llevamos no siempre viene con la felicidad.

No hablo de la felicidad idealizada, pero ese sentido de la realización de todos los días, que asegurarse de que todo va bien y vamos por buen camino. Estas pequeñas victorias en la vida que nos trae la paz y la alegría.

De hecho, hay certezas en la sala de maternidad?

La única que tengo por sentado es que sí, la maternidad es la pena!

No es fácil tratar con el día a día, no tiene la margarina comercial que nos inspira a eludir las rabietas, las tareas y la fatiga. La belleza de la maternidad pintado tan perfecto por ahí, creo que no existe.

Bueno, de vuelta al estado de la madre real, como usted y como yo, no se puede ser feliz 24 horas al día con todos los obstáculos que encontramos en el camino de la crianza de los niños. En muchos momentos, me imagino caminando por la puerta y tomar un día sólo la mía, dejando atrás el caos, aunque sólo sea por unas horas, sin la culpa.

Que la madre no quería un descanso?


Volver al pasado y visitar esa persona que antes de ser parte incondicional de alguien, una ruptura en la sala de maternidad para volver a ser lo que éramos. Creo que toda madre toparia.

No, eso no es un pecado, no nos toman malas madres! Es muy normal sentirse nostálgico y quiere - fuerte deseo por unos segundos - volver a comer en silencio, se preparan con calma, escuchar música ininterrumpida o incluso ir al baño empresa SEM! Dejando toda una noche sin pensar en tener que levantarse temprano, planificar un viaje sin los niños ... destinos fuera "luz" sin la basura de los niños.

Pensar en todo esto, me siento como la maternidad pausa durante unas horas. Sería bueno, ¿verdad?

¿Y sabes lo que es aún mejor? Capaz de volver a esta realidad, para la condición de la madre después de este tiempo sólo para nosotros!

No hay mejor lugar en el mundo para una madre abrazando a un niño, no importa lo pesada que es de rutina y responsabilidad.

jueves, 5 de marzo de 2015

Los cambios en el cerebro de la madre después del nacimiento


 #parto #posparto #madres #cambiosenelcerebro #cerebroposparto #cerebromadres

El cuerpo de la mujer que hierve en el embarazo. Un bajo número de cambios. Los cambios en el cuerpo tienen éxito, junto con el cambio de comportamiento. La cabeza de la mujer cambia con la llegada del pequeño querido. De hecho, el cerebro también crece (en serio!). Cosas que sólo la naturaleza explica.

En realidad no es un aumento grande, pero lo suficiente para ser objeto de estudios. El neurocientífico Pilyoung Kim, autor del artículo La plasticidad del cerebro humano materno: Los cambios longitudinales en anatomí durante el puerperio temprano publicado en Behavioral Neuroscience, argumenta que el aumento cerebro está compuesto por los cambios hormonales después del parto.

El cerebro de la mujer pasa por un crecimiento después del nacimiento que modifica el comportamiento y aumenta la motivación. El aumento de la superficie del cerebro, informes neurocientífico, implica razonamiento, la motivación, las emociones. Por lo tanto, la madre lado se tocó, la determinación de contribuir al cuidado y desarrollo con el niño, fortalece el investigador.

Llevar esta investigación para el día a día, podemos fortalecer el discurso de lo delicado que es el papel de madre. Sin que usted lo sepa, su cuerpo crea mecanismos para hacer frente a una situación totalmente diferente en la vida.

La fuerza de despertar en la madrugada sin haber dormido casi nada o el deseo de cuidar al bebé y todo lo que pensamos instinto maternal puede ser algo más activa por un nuevo edificio cerebro.

Para llegar a la afirmación de que el cerebro de la mujer embarazada sufre cambios en el tamaño, el neurocientífico celebró dos resonancias magnéticas en 19 madres: uno en las primeras semanas después del nacimiento, y el segundo entre el tercer y cuarto mes de vida.

Lo que fue revelado por las imágenes de los exámenes de la momia son pequeñas, pero significativas, en el volumen de materia gris en varias partes del cerebro, incluyendo el hipotálamo (área asociada con la motivación y sentimiento maternal), la sustancia negra y amígdala (la recompensa y el procesamiento emocional), el lóbulo parietal (integración sensorial) y la corteza prefrontal (razonamiento y el juicio).

Aumento cerebro está compuesto por los cambios hormonales después del nacimiento, como el aumento de los niveles de oxitocina, el estrógeno y prolactina. Esto cambia el comportamiento de las nuevas mamás, interactuar mejor con sus hijos.

Esta investigación también es importante para otras estrategias de exploración contra la depresión posparto, que, según los científicos, las áreas del cerebro en lugar de aumentar sufren reducciones.

martes, 23 de septiembre de 2014

Papá, viendo al hijo nacido


La escena es la siguiente: mamá en la sala de operaciones dando nacimiento. Papá en la sala de espera está nerviosa y detener cualquier ser que viste de blanco para preguntar si su hijo nació y si todo está bien con el bebé y su esposa.

Este fue el guión que se repite cada vez que una mujer se puso de parto. Así es, lo fue! Esta escena está cambiando.

Lo que se ve en los hospitales hoy en día están participando y los papás también dentro de las salas de parto junto a mamá, que comparten todas las emociones que el nacimiento de un niño puede traer.

Para un padre llega a la sala de partos, no sirve simplemente conseguir en el bebé por nacer y quieren entrar en la sala de operaciones. Un papá sin preparación puede obstaculizar más que ayudar en este momento.

Sin preparación, que puede ser muy nervioso y se desmayó y tuvo que ser reparado. En tales casos, el padre ciertamente dificultan los procedimientos médicos, e incluso puede contaminar objetos que serán utilizados en la fabricación de la entrega.

Papá estará preparado para entrar en la sala de parto cuando el padre es un embarazo de participación de su esposa. Uno que va a las citas prenatales, vio el ultrasonido y escuchar el latido del corazón de pequeño corazón de su hijo, se dio cuenta de los deseos de su mujer durante el embarazo, las mujeres embarazadas asistieron al curso y se les informará de la forma en el momento del nacimiento y su complicaciones.

Es el padre el que ambos siguen el consejo termina sintiendo náuseas. No tenemos que exagerar!

Cuidado - Además se está preparando, debe haber un consenso entre los médicos, mamá y papá. Algunas madres no se sienten cómodos con papá a su lado. Otros padres piensan que no va a soportar que se topan con "sangre".

En función de la evolución del embarazo, si un embarazo de riesgo, su médico puede estar prohibido por el riesgo de complicaciones.

Existe consenso, papá traerá seguridad y protección para la madre que está en la mano de obra.

Papá tiene un papel de protección y seguridad en la sala de partos, de la mano de mamá, mirándola a los ojos, la organización de la respiración con momentos de fuerza y ??relajación.

jueves, 28 de agosto de 2014

La entrega normal es de princesas y plebeyos



Middleton, la duquesa de Cambridge. El bebé real, ya que fue llamado por los medios de comunicación que esperaban noticias de júbilo del nacimiento, vino al mundo a través de un parto normal.

Aquí en Brasil, posiblemente, lo que atrajo la mayor atención en todo esto era el tipo de parto: vaginal. En Gran Bretaña, el 80% de los nacimientos ocurren así. Aquí en Brasil, la atención obstétrica privada, que atienden a los famosos, ricos o la clase media común que tiene la oportunidad de tener un seguro de salud, la marca también se jacta de 80%. Pero aquí hablamos de más del 80% de cesáreas. Un número absurdo cuando el máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud es de 12%.

En la tierra de la duquesa Kate, mujeres con bajo riesgo se controlan a través de los prenatales, parto y posparto profesionales por parteras o comadronas. Una mujer puede optar por dar a luz en un centro de maternidad, hospital o en su propia casa. El obstetra sólo está obligado a brindar atención cuando hay algún factor de riesgo.

En nuestro país es muy diferente. Cuidado en el prenatal y el parto. Sí, esta es una de las razones de nuestra alta tasa de cesáreas, junto con el hecho de que estos médicos no tienen la formación adecuada a la atención en el parto normal y bajas cantidades que perciban de los pactos.

Muchas cosas tienen que cambiar por aquí volver a la norma de atención en obstetricia Brasil. Lo que me hace feliz es que hay un hermoso movimiento a favor del crecimiento del parto natural. Una prueba de ello es el estreno en cines de la película "El Renacimiento de parto," Erica de Paula Eduardo Chauvet, prevista para el 09 de agosto gracias a una financiación récord colectiva en Brasil.

Y cómo conseguir un parto normal respetuoso en la tierra de las cesáreas electivas?

El primer paso es la búsqueda de información de calidad. Los grupos de apoyo son grandes para el parto natural muestran parejas cuáles son las mejores opciones en la ciudad.0

jueves, 3 de julio de 2014

El sueño esencial de ser madre


Desde el momento en que una mujer descubre la existencia de un pequeño ser interior, o incluso cuando es sólo una sospecha, su sueño ya sufre el cambio sin predecir cuándo va a ser como era antes del embarazo.

Así es, no la predicción! Una vez que las mujeres se convierten en madres, dormir probablemente nunca será el mismo.

Aun cuando el niño crece, la madre casi no dormir que los adolescentes (cuando dormía viendo Sesión de la tarde). La situación sin cambios después de años más tarde. Los hijos crecen y empiezan a ir a las "baladas"; Las madres a conciliar el sueño a la ligera de preocupación.

Ninguno de desesperación. Lo importante es tener la disciplina y la organización. Ya en el embarazo el cuerpo va a preparar el cuerpo para las noches de insomnio después de que nazca el bebé.

En los tres primeros meses de embarazo la mujer siente un cansancio y el sueño casi incontrolable. ¿Son los cambios hormonales del embarazo. Siempre que pueda, descansar. Las náuseas del embarazo puede aparecer molestar a su sueño y haciéndola más cansado y con sueño. Aún así, cualquier poco tiempo para descansar es bienvenida.

Por lo general, después de tres meses, hasta el quinto mes del sueño y cansancio vuelven a ser más equilibrada y no hay un inmenso vientre perturbar la posición de dormir de la madre. Tome este tiempo para dormir bien.

Barrigudinha - Aprobar el quinto mes, el tamaño del estómago empieza a perturbar el sueño, especialmente para mamá no encuentra una posición cómoda.

Las mujeres que están acostumbrados a dormir sobre su estómago pueden sufrir aún más. El sueño se puede fragmentar, ya que los movimientos de los bebés en la barriga de mamá para hacer despertar varias veces durante el resto. Los calambres, náuseas, así como los primeros meses, pueden aparecer en las etapas finales del embarazo ha reducido aún más la mamá del sueño.

Después del nacimiento del bebé durmiendo mamá se rompe, sobre todo en los tres primeros meses. El bebé se despierta varias veces durante la noche para la enfermera, para estar con húmedo o incluso para tener la calidez del pañal cuello. La madre debe aprovechar todas las ocasiones en que su bebé está durmiendo para descansar con él.

Idealmente, si usted encuentra a alguien como su esposo, empleado o la abuela para ayudar con las tareas domésticas y las compras.

Después del tercer mes el bebé comienza a dormir regularmente mejor, e incluso puede dormir toda la noche o al despertar sólo una vez para una enfermera. La madre no puede olvidar que dormir poco o tener sueño irregular puede dejar a la mujer más ansioso con los cambios de humor repentinos, trae problemas físicos y psicológicos, e incluso afectar sus relaciones sociales.

En este momento no es la cantidad de sueño que prevalece, pero la calidad de ese sueño.

Algunos consejos son muy valiosos para los que la calidad del sueño. Considere lo siguiente: juego del bebé ritmo y disfrutar de los momentos en los que poco sueño para descansar también.

Evite poner al bebé a dormir en la misma cama que existe peligro de asfixia. Además, cuanto más un niño está acostumbrado a dormir en la cama de los padres, peor es el proceso de adaptación a la cuna.

En caso de que grita en la mañana, trate de convencer a su padre para llevar a cabo la tarea de hacer que el niño vuelva a dormir a menos que el bebé no fue amamantado. En este caso, sólo la madre resuelve (lactancia).

domingo, 11 de septiembre de 2011

No existe la madre ideal


En la práctica, a medida que pasan las semanas después del nacimiento, debes pues ocuparte lo más posible de tu hijo durante sus «ratos de ocio», es decir sus períodos de vigilia, si bien respetando sus pequeñas siestas de después de mamar. Así, habiendo tenido una jornada bien repleta, dormirá toda la noche sin molestar a sus padres.

El cuarto paso consiste en consagrar al bebé los dos meses que siguen al alumbramiento, como mínimo. No hay duda de que resulta insuficiente, pero en nuestras sociedades modernas en que la mujer suele trabajar, es generalmente imposible que ésta pueda obtener más de dos meses de descanso posnatal.

Al menos, esos dos meses deben ser consagrados de modo prioritario al bebé. Tanto el marido como los otros hijos deben comprender esa necesidad, y no constituir una carga suplementaria para la joven madre, sino una ayuda.

El quinto paso, y el más difícil, consiste en tratar de seguir prodigando el máximo de ternura y de atenciones posibles al lactante tras esos dos meses.

Mas es evidente que las condiciones varían según cada caso particular, y que la mujer que sale a trabajar a las seis de la mañana para no volver hasta las ocho de la tarde, teniendo que ocuparse además de la casa, podrá consagrar muy poco tiempo a su hijo, confiado por lo general a una guardería o a una nodriza.

En definitiva, el ideal no existe en nuestro «evolucionado» mundo actual. A cada madre le corresponde comprender la importancia del contacto físico y sentimental que debe tener con su hijo, así como organizar su vida, en el límite de sus obligaciones profesionales, para consagrarle el mayor tiempo posible y lo mejor de sí misma.

No obstante, no debe olvidar nunca que un bebé necesita todavía más sus caricias que su leche, más su amor que el hecho de cambiarle los pañales.

martes, 6 de septiembre de 2011

La Maternidad según Arthur Janov


La Maternidad y la relación ideal entre madre e hijo forman parte desde hace milenios de las más antiguas tradiciones de la humanidad, en todas las latitudes.

Veamos cómo describe Arnaud Desjardins la relación entre madre e hijo tal como existía en la India antes de que la «civilización» occidental trastocara todas las tradiciones:

«... Todo era concebido para evitar al bebé, y después al niño, los traumas, las frustraciones, las dificultades de adaptación que son la fuente de las neurosis futuras. La relación de un niño con su madre, liberada ésta de cualquier otra tarea o responsabilidad que no sea ocuparse de él, la posterior entrada en juego del padre, el alejamiento progresivo de ambos, todo estaba previsto para permitir al niño adaptarse sin tropiezos al mundo exterior.

»La influencia de la madre sobre el niño —y en consecuencia sobre el futuro adulto— comienza desde el embarazo. Cualquier trastorno que afecte a la mujer encinta afecta también, y para siempre, al ser que lleva en su interior. En la tradición hindú, a la futura madre se la protege de toda contrariedad, y se la considera sagrada. En occidente, en la actualidad, las embarazadas se dispersan en todo tipo de actividades y preocupaciones.

»... Después, hacia la edad de siete años, al niño se le pone interno con un preceptor o gurú; no lo educan pues sus padres. El gurú se halla en condiciones de adoptar con los niños una actitud objetiva, exenta de las reacciones emocionales que los padres tienen frente a sus hijos. Así, los niños se hallan libres de la proyección de las neurosis paternas sobre ellos, lo que constituye la más grave enfermedad del mundo actual...»

Es interesante constatar que en esta última frase volvemos a hallar una de las afirmaciones formuladas por un gran psicoterapeuta occidental: Arthur Janov. La investigación occidental de vanguardia se une así a la tradición oriental.

domingo, 4 de septiembre de 2011

El Amor de una Madre


A menudo se habla del sexto sentido de que dispone la madre frente a su hijo. En efecto, aunque se halle ocupada en algún trabajo casero, la madre percibe cualquier cambio en la respiración de su bebé, un temor, un deseo, antes incluso de que se materialicen. Por la noche, la despertará el menor gemido, la menor modificación física, una pausa respiratoria, mientras que su sueño no se verá interrumpido por un ruido más violento procedente de la calle.

Ese sexto sentido existe, es cierto, mas su agudeza depende de la cantidad de amor que la madre envía a su hijo, un poco como si ese sexto sentido tuviera al amor como «onda portadora». En realidad, la intensidad y profundidad de su amor condiciona la calidad de la «concentración» de la madre en relación con su hijo.

Cuanto más se concentra la atención y el objeto de la vida sobre un único tema, más se conectan, de modo inconsciente y automático, todos los sentidos sobre el objeto de esa solicitud. Esa prioridad sensitiva permite, por supuesto, una mejor recepción de los mensajes enviados por el niño, del mismo modo que enfocar todos los radares del territorio nacional sobre un mismo rincón del espacio permite una mejor vigilancia, detectándose débiles señales que en otras condiciones hubieran pasado inadvertidas. Ese sexto sentido no representa de hecho sino una mejor utilización de los otros cinco, habituales y anatómicos, utilizados en la vida corriente a una décima parte de su capacidad.

Ese ajuste de todos los sentidos de la madre sobre su hijo no quiere decir, por otra parte, obnubilación. Esa línea directa, establecida insconscientemente entre la madre y su hijo, sólo traduce una atención automática despierta, sin la acción de la voluntad, que llevaría a la obsesión. El motor de dicha atención automática es tan sólo el amor y el interés sentimental.

Es similar al interés que hace que el automovilista al que le gusta conducir y que aprecia su coche perciba de inmediato el menor ruido anormal de su motor, la menor debilidad del embrague, etc., sin que eso signifique que piensa en cada momento en su embrague o en el cigüeñal de su motor. Lo que ocurre es que un circuito privilegiado de comunicación se ha establecido entre el objeto —el coche— y el ser humano, y la «onda portadora» del mensaje es el interés benévolo y sentimental que el automovilista experimenta por su coche.

Comprendiendo dicho mecanismo, es fácil imaginar la potencia del circuito privilegiado que puede establecerse entre dos seres humanos (por ejemplo, entre dos seres que se aman profundamente) y, con mayor motivo, cuando se trata de una madre y su hijo, la potencia de la forma más incondicional de amor, el amor materno.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Madre no esclava


Por otra parte, ocuparse con frecuencia del bebé durante el día le ayudará a adquirir el ritmo de vida de los adultos, es decir a permanecer despierto durante el día y dormir durante la noche.

El niño al que se deja solo en la cuna tiene en efecto la molesta costumbre de adoptar un ritmo de vida al revés: duerme durante el día y grita durante la noche para exigir que se ocupen de él, lo que no tarda en repercutir gravemente sobre el sueño —y en consecuencia sobre la salud— de los padres, quienes están obligados a seguir el ritmo de vida de los adultos.

Es por eso por lo que estoy en contra de la actitud de ciertos pediatras que reducen a las jóvenes madres a ser esclavas de su bebé. Éste duerme tranquilamente todo el día y perturba cada noche el sueño de su madre, reclamando el pecho a cualquier hora. La pobre madre sigue los consejos del pediatra, hallándose así al cabo de pocas semanas en un intenso estado de fatiga a causa del insomnio crónico.

A fin de respetar los imperativos de la vida moderna, y el sueño de los padres, es preciso que el niño duerma por la noche, permaneciendo en consecuencia bastante rato despierto durante el día. El único medio de lograrlo es ocupándose de él con frecuencia a lo largo del día.

lunes, 29 de agosto de 2011

La Maternidad en la sociedad moderna


Freud fue el primero en demostrar que la infancia, e incluso la primera infancia, tenía una importancia fundamental en el desarrollo del ser humano adulto.

Los trabajos de los psicólogos modernos, y en especial de los norteamericanos, van más lejos aún: las neurosis, los «problemas» del adulto dependerían sobre todo de los «traumas psíquicos» experimentados por el niño en los primeros meses y los primeros años de vida. Los psicoteóricos y los psicoterapeutas norteamericanos son en la actualidad, y con mucho, los más avanzados en lo que concierne directamente a la personalidad del adulto de nuestras sociedades modernas, adulto que en general no se siente muy feliz (y es lo menos que se puede decir).

Las nuevas concepciones psicoterapéuticas, que en Estados Unidos rebasan ampliamente el entusiasmo popular que en una determinada época se concedió al psicoanálisis clásico, freudiano o post-freudiano, hacen hincapié en los traumas psíquicos de la infancia, a pesar de que dichas teorías difieran en sus principios y métodos.

Una de las psicoterapias que parece más eficaz y prometedora, la terapia primal de Janov, lo centra todo en las relaciones entre el niño y sus padres. Para Janov, los padres modernos no sólo no «maternan» al niño pequeño, no sólo impiden que se desarrolle su verdadera personalidad, sino que le obligan a ser lo que los padres quieren que sea, en detrimento de lo que el niño es realmente.
El niño es impulsado a rechazar su propia personalidad, y a adoptar, para agradar a sus padres, la imagen del niño bueno que éstos desean que sea.

El niño muy pequeño espera de sus padres que le acepten tal como es y se dediquen a él por entero, estando disponibles en todo momento para aportarle amor y confianza.

Pero prefiero citar al propio Janov: «El niño nace en el contexto de las necesidades de sus padres y empieza a luchar para satisfacerlas desde su nacimiento [...]. Lo hará todo salvo ser él mismo. Esta multitud de relaciones que se establecen entre los padres y el niño, y en las que se dejan de lado sus necesidades naturales, sus necesidades primigenias, significa que el niño sufre.

Significa que no puede ser lo que es y al mismo tiempo ser amado [...]. Si hubiera amor en sus padres, el niño sería lo que es, pues amar significa dejar al otro ser lo que es [...]. En los primeros meses y los primeros años de su vida, el niño se cierra sobre sí mismo, porque en general no tiene otra elección. Para sobrevivir, debe condenar a muerte una parte de sí mismo. Es preciso que juegue el juego de sus padres, no el suyo [...]. Hará todo lo posible para agradar a sus padres pero, por desgracia, lo que se espera de él resulta vago e indefinido, porque sus padres tampoco saben qué hacer para ser libres y felices».

En los humanos, el adiestramiento ha reemplazado al maternaje que los padres modernos no pueden ni quieren dar.
De esta incursión en el dominio del pensamiento psicológico moderno retengamos una única noción: el maternaje es una necesidad vital de todo bebé en la que se le defrauda en nuestras sociedades modernas. La frustración que supone nunca será olvidada, pese a que sea reprimida en el subconsciente, y estará en la base de la mayoría de los problemas del adulto.

Aun cuando esa influencia de los primeros meses y los primeros años de vida sobre el comportamiento del adulto pueda parecer inverosímil a muchos de nosotros, ha quedado demostrada en nuestros días por casi un siglo de investigaciones psicológicas y psicoanalíticas.
El que la mayoría de nuestros contemporáneos lo ignoren todo sobre la psicología y el desarrollo psicológico de la personalidad humana no les autoriza a negarlo todo con ironía.

Convendría quizá no criticar tanto a priori, documentarse antes, mantenerse al día en lo que concierne a las grandes corrientes de pensamiento que florecen y se multiplican allende nuestras fronteras, y después juzgar con pleno conocimiento de causa.

martes, 23 de agosto de 2011

Maternidad y Psicología Moderna


Durante los primeros meses y los primeros años, el afecto más íntimo del niño se centra en su madre. Ese cariño se inicia antes del nacimiento, cuando madre e hijo, pese a ser dos, constituyen un solo ser.

Sin duda, el nacimiento modifica la situación en ciertos aspectos, si bien menos de lo que hacen suponer las apariencias. A pesar de que ahora viva fuera de la matriz, el niño sigue siendo completamente dependiente de la madre.

Tan sólo al cabo de los días conquista su autonomía; aprende a andar, a hablar, a explorar el mundo por sí mismo...

ERICH FROMM, El arte de amar.

lunes, 22 de agosto de 2011

Aspectos generales de la Maternidad


Mas lo que me parece esencial no perder de vista es que el maternaje no sólo representa un contacto cutáneo de efectos fisiológicos más o menos claros según las especies, sino asimismo un contacto afectivo, con un efecto psicológico extremadamente importante.

Considero que, a medida que nos elevamos en la jerarquía de los mamíferos, el aspecto afectivo del maternaje se hace incluso mucho más esencial, en tanto que el lado puramente fisiológico, orgánico, se vuelve menos marcado.

Pienso que en el hombre, que ha llegado a la cima de la evolución animal, si bien el maternaje ha perdido su importancia fisiológica, adquiere en compensación una importancia afectica y psicológica capital, tanto para la madre como para el hijo.

Todo lo cual viene a confirmarnos en lo que ya apuntábamos al estudiar los datos de la psicología y la psicoterapia: la importancia fundamental del contacto con la madre en la primera infancia y de la relación con los padres en el resto de la misma.

Los datos de la psicología moderna confirman perfectamente la importancia del maternaje para el desarrollo afectivo y psicológico del futuro niño y el futuro adulto.

Anteriormente ya me he referido a los trabajos e investigaciones de los grandes psicólogos norteamericanos contemporáneos, en base a las grandes psicoterapias modernas: terapia Gestalt, bioenergía, terapia primal, análisis transaccional, investigaciones y análisis bajo los efectos del LSD, psicodramas, etcétera.

Todas estas aproximaciones psicológicas a las profundidades del subconsciente y del pasado memorizado conceden una importancia fundamental a las primeras semanas, meses y años de la vida del ser humano, a pesar de que luego difieran en sus conclusiones en el plano psicoterapéutico.

Para Arthur Janov, cuya terapia primal constituye una de las técnicas más eficaces, si no la más brutal, el porvenir psicológico del adulto se decide en los primeros meses y años de la vida del niño. Todos los conflictos del adulto encuentran su explicación, su fuente, en los conflictos cruelmente sentidos y reprimidos de inmediato de la primera infancia.

domingo, 21 de agosto de 2011

Relación Madre e Hijo



Al igual que en los-demás mamíferos, en la especie humana el maternaje comporta siempre una gran parte de contacto físico (caricias, besos, presencia física de la madre, etc.), pero asimismo una parte —más importante que para los mamíferos inferiores— de ternura, de afecto, de «presencia» sentimental.

El niño necesita sentir que su madre sigue allí, dispuesta a tranquilizarle o a calmar sus necesidades vitales fundamentales.

Por desgracia, es inútil engañarse, y es preciso hacerse a la idea de que esa necesidad fundamental ya no se corresponde con las posibilidades de la madre en nuestras sociedades modernas.

Esta ya no tiene materialmente la posibilidad de consagrarse por entero a su hijo durante meses como éste desearía. El ritmo y los imperativos de la vida moderna, así como el hecho de que a menudo la madre trabaja, crean un abismo infranqueable entre los requerimientos del hijo y las posibilidades de la madre.

Es preciso pues tratar de conciliar lo inconciliable, es decir las necesidades del niño y las posibilidades de la madre.

Dar el pecho es una condición importante en la relación entre madre e hijo

De todo lo que he expuesto se desprende la importancia de que la madre dé el pecho a su hijo. Se trata del medio más natural y eficaz de estrechar los lazos físicos entre la madre y su bebé.

Además, la leche materna constituye el mejor alimento posible para el recién nacido.
Como explicaré en el capítulo siguiente, debe darse el pecho durante dos meses como mínimo, lo que por otra parte corresponde en diversos países al período legal de reposo posnatal.

Más articulos informativos sobre maternidad e hijos:

amor madre hijo
frase de madre a hijo
poemas de hijo a madre
los hijos
maternidad

domingo, 7 de agosto de 2011

Conclusiones de la Maternidad en la Naturaleza


1. En los mamíferos, la cría se beneficia tras su nacimiento de un período de «maternaje» caracterizado por una hiperprotección y una dependencia total. Muy poco después es sometida a la educación del padre o de la madre, con una integración rápida en el mundo de los adultos. La educación concluye con la entrada en la edad adulta, que se realiza precozmente desde la pubertad, y que se caracteriza por la ruptura total de los lazos familiares, adquiriendo en ese momento el individuo una autonomía absoluta.

2. Durante la mayor parte de su historia, la humanidad educó a sus hijos siguiendo un modelo semejante al de los mamíferos. Entonces no había ni juventud rebelde ni conflicto generacional.

3. A partir del siglo XIX, la influencia creciente de la familia y de la educación obligatoria alejaron progresivamente la educación del niño del modelo animal. Fue cuando aparecieron los primeros problemas juveniles o educacionales.

4. Tomando conciencia de esos problemas, la sociedad contemporánea, en lugar de dar marcha atrás, acentuó la diferencia con el modelo animal para llegar, en nuestra época, a hacer exactamente lo contrario: supresión del maternaje, hiperprotección del niño más mayorcito y del adolescente, retroceso progresivo de la entrada real en la vida adulta... Paralelamente al desarrollo de esa actitud, se puede ver cómo, se multiplican los problemas de la juventud y la adolescencia, pudiendo desembocar en grandes explosiones de cólera, como en el caso de los campus norteamericanos o el mayo francés.

5. Sólo el abandono de esa conducta nefasta, que ha demostrado ampliamente su carácter peligroso e ineficaz —a pesar de su constante pujanza—, en favor de una vuelta al modelo natural, más acorde con la naturaleza profunda del ser humano, podrá aportar una solución a los problemas que plantean en la actualidad la educación de los niños y la neurosis de los adultos.

viernes, 29 de julio de 2011

Maternaje en la Naturaleza


Numerosos trabajos científicos de zoólogos, antropólogos y fisiólogos han demostrado que el maternaje es indispensable para la supervivencia y el desarrollo normal de la cría. La ausencia del mismo ocasiona con frecuencia la muerte de la cría, y siempre causa graves trastornos fisiológicos del sistema nervioso, principalmente, del aparato digestivo, del aparato urinario, del comportamiento afectivo, etcétera.

En la mayoría de los mamíferos, la madre, desde el nacimiento, lame a su hijo. Se ha demostrado que la lamida no responde en absoluto al deseo de limpieza, sino a una necesidad fisiológica fundamental. El lameteo de la piel, y de zonas específicas como el contorno de la boca, el vientre y el perineo, es necesario e indispensable para el buen establecimiento de las grandes funciones vitales, en especial de las digestivas y urinarias.

Ello no debe sorprendernos, pues sabemos que la piel es el primer órgano nervioso del organismo, punto de partida de una multitud de reflejos orgánicos. Al parecer, el lameteo de la piel ejerce en los mamíferos una estimulación necesaria y beneficiosa que pone en marcha y controla las grandes funciones vitales. Numerosas observaciones zoológicas han confirmado sin duda posible estas nociones.

La cría de mamífero debe ser lamida por su madre para sobrevivir. Si no tiene lugar ese lameteo, muere por disfunción digestiva y urinaria. Sería demasiado tedioso citar la multitud de trabajos efectuados sobre dicho tema por los fisiólogos o por simples criadores profesionales; baste con saber que se trata de una ley indiscutible de la naturaleza, verificada en todos los mamíferos, desde la rata hasta el cordero, pasando por el ciervo y los simios inferiores.

La estimulación cutánea aparece pues como una necesidad imperiosa para las crías de todos los mamíferos.

Curiosamente, sólo los primates superiores, es decir los grandes simios (orangután, chimpancé, gorila) y el hombre, no lamen a sus crías. ¿Tienen al menos alguna actitud que supla esa omisión?

jueves, 21 de julio de 2011

Bebés prematuros y maternidad


Prematuros y maternaje

La necesidad vital del maternaje es hoy reconocida por todas las personas serias. Cuando las circunstancias obligan a separar al niño de su madre, se plantean grandes problemas tanto en uno como en otro. He aquí las reflexiones del Congreso de la Société Francaise de Médecine Périnatale (Biarritz, 1976) en lo que concierne a los problemas planteados por la hospitalización de los prematuros:

«En lo que al niño respecta, sus necesidades en los primeros días de vida ya no son negadas por nadie actualmente. El recién nacido necesita contacto físico y caricias. Necesita un entorno y, en su dominio relacional primario, la madre es el compañero privilegiado; ella puede captar los deseos de su hijo mejor que nadie.

»Separar al prematuro de su madre resulta pues muy perjudicial. El recién nacido no puede iniciar ninguna relación personalizada durante los primeros días de su vida; ya no puede "fabricarse" la imagen de su madre tal como él la percibe por la vista, el tacto, el calor...

»Del mismo modo, las transformaciones psicológicas en la madre sólo se realizan en contacto con el hijo; la ausencia del mismo, apartado de ella, tiene repercusiones importantes, no sólo en lo inmediato sino también más tarde.»